Google+ Followers

lunes, marzo 02, 2009



EL LIBRO DE LOS LIBERADOS AMERICANOS
El libro se llama "Fuera de Cautiverio, 1967 días en la selva colombiana". Cuesta 28 dólares (60 mil pesos) tiene 457 páginas y es un relato cronológico, a manera de diario, en donde Keith Stansell, Marc Gonsalves y Tom Howes "evacúan" todos los sentimientos que acumularon en la selva.
Difícil hablar de un texto que no hemos leído. Pero la publicación de estas trágicas memorias, sobre la experiencia del secuestro, ya suscita comentarios muy fuertes. El primero, lo constituye el hecho de revelar aspectos de la intimidad de Ingrid, que supuestamente, no deben salir de la esfera privada. Natalia Springer, columnista del tiempo, se pregunta: A Íngrid Betancourt le interesa el sexo. ¿Y qué? ¿Cuentan Marc Gonsalves, Keith Stansell o Tom Howes la forma como lidiaban con su propia sexualidad en cautiverio? ¿Hablan sobre sus fantasías, sus prácticas o sus disfunciones sexuales? ¿A alguien le interesa? No. Pero dicen los tres contratistas-escritores que hablar (de los demás) tiene un efecto catártico. También ayuda a superar el trauma el recibir una buena oferta económica por revelar detalles sobre la vida íntima de una mujer reconocida globalmente. Humberto de la Calle, en el diario "el Espectador" va mucho más allá: Dibujar a Íngrid como una especie de capataz que daba órdenes y manipulaba decisiones en el campamento, es sencillamente olvidar que ella estaba allí en condición de secuestrada, no de secuestradora. El comportamiento humano en estado de indefeccion y cautiverio, así como permite al ser humano sacar recursos inimaginables para sobrevivir, en medio de una impotencia excepcional, también deja aflorar lo peor de la naturaleza humana, por razones harto conocidas. La novela “el señor de las moscas” de Golding es buen tratado sobre el tema, sin aludir propiamente al secuestro, permite escudriñar la naturaleza humana en estados excepcionales. La enciclopedia Wilkipedia, sintetiza la trama con mucho acierto: El tema principal abordado por el libro es el choque entre dos posturas que existen en el comportamiento humano: el instinto de vivir bajo normas, actuar pacíficamente, seguir mandamientos morales y hacer todo por el beneficio del grupo contra el instinto de satisfacer los más bajos deseos, salvajismo, la crueldad y la ferocidad. Este conflicto se puede expresar de múltiples maneras: orden versus caos, bien versus mal, razón contra instinto, evolución contra involución (En la novela, el autor asocia la civilización con el bien y la barbarie con el mal). Cuando se tiene a un secuestrador como la FARC, con todo su aparato, con cancerberos iletrados, ágrafos, con un comportamiento cercano a la barbarie, es difícil predecir nuestra respuesta. La novela “Suite-francesa” de Irene Nemirovsky, describe lo peor y lo mejor de la naturaleza humana en estos estados excepcionales, lo hace con la ocupación Alemana de Paris: combina un retrato intimista de la burguesía ilustrada con una visión implacable de la sociedad francesa en estos años. Dibuja con precisión las escenas, unas conmovedoras y otras grotescas, que se suceden en el camino: ricos burgueses angustiados, amantes abandonadas, ancianos olvidados en el viaje, los bombardeos sobre la población indefensa, las artimañas para conseguir agua, comida y gasolina. A medida que los alemanes van tomando posesión del país, se vislumbra un desmoronamiento del orden social imperante y el nacimiento de una nueva época. Seis años de cautiverio en la selva, no son cualquier cosa. Esta gente indudablemente aun sufre mucho de los efectos del secuestro, lo más inteligente es no dejarse tentar por los contratos de las editoriales, por esa nefasta venta de lo íntimo y amarillista, que para ellas constituye un gran negocio. No debió ser fácil esta convivencia, con todas sus ataduras, donde un pedazo de pan, un radio, ciertos privilegios ganados en la intimidad con los guardianes, en dado momento se pueden convertir en toda una lucha por el poder. Estos libros hay que leerlos con mucho cuidado, sin olvidar las condiciones de los plagiados. Esperamos con avidez la traducción del texto de los americanos.

No hay comentarios.: