Google+ Followers

sábado, enero 21, 2017

EL SILENCIO

En una discusión casual con mis hijos debido al ruido, les dije: Muchachos, el silencio es necesario, hay que valorarlo en toda su sabiduría. Después de emitirla como una sentencia que, en el caso de mi hogar sirvió tan solo para apagar un adminiculo y someter a la casa a una paz momentánea en pleno domingo, pensé en el silencio desde muchas perspectivas, lo que significa para la vida. Lo primero, es difícil disfrutar del silencio en estos tiempos, así sea de manera breve, el mundo siempre esta vibrando con algún sonido o peor, ruido, casi siempre de manera invasiva.
Jairo Gutiérrez Bossa en un artículo aparecido en el portal de “Antropodernismo” se preguntaba desde la óptica de la comunicación: “Por consiguiente, la palabra dada es el código esencial de como la comunicación llegó a ser lo que es, pensar que el que dice algo sobre algo es el que comunica, es la base de todo tipo de propuestas teóricas; sin embargo, ¿Qué sucede con el que calla? ¿Con el que se sumerge en el silencio?”. María Zambrano alguna vez escribió: ““La palabra entonces no es necesaria, pues que el sujeto se es presente a sí mismo y a quien lo percibe. Es el silencio diáfano donde se da la pura presencia”. El silencio es una forma de comunicación, con el también se dicen muchas cosas, se afirma o se niega, se protesta, se reflexiona, se corta una conversación inoficiosa, se evade….. “hoy, en general se sostiene que la palabra no puede conquistar todos los territorios de la comunicación y algunos de ellos son sólo inteligibles desde el silencio. La muerte nos hace guardar silencio y la vida muchas veces también”[1]. Nicolas Fontaine establece una especie de genealogía del silencio como posición: “La filosofa, Mónica Virasoro, señala que la primera imagen del silencio es  la figura de Antígona: “La heroína del silencio, muere por callar, por salvar la honra de la casa de los Labdacos” [1] Antígona, resuelve su conflicto por medio del silencio. Transformándose, según la autora, en uno de los primeros personajes que sacrifica sus ideas por la honra de los otros”. Heidegger escribía en su juventud: ““la palabra misma ya descubre algo (conocido) y encubre con ello lo que en el decir pensante debe ser manifestado” (Heidegger, 2003 p. 81), es decir, que el habla implica el preguntar, pues la experiencia fundante no es el enunciado o la proposición sino el contenerse de la afirmación. Lo que está calla u oculta, es lo que surge como silencio, y está a su vez surge como esencialidad del lenguaje: “el decir como silencio funda”.
El ruido es el lugar común, ocupa los espacios, se nos roba la atención, perturba, por donde quiera que vamos abunda, se nos olvidó el silencio como factor determinante en la vida, como recurso importante en los procesos de interiorización de larealidad. Wittgenstein le daba al silencio todo un significante esencial para la comprensión y era cortante en su aplicación:  “De lo que no se sabe, es mejor no hablar”.
Mahatma Gandhi hizo del silencio un arma política y muchas veces este fue más efectivo que todas sus argumentaciones y actividades en busca de su objetivo mayor, la independencia de India. Callar es tomar posición. Incluso “En el lenguaje verbal también se grafía el silencio. Así, los puntos suspensivos dejan colgado el discurso, lo suspenden. Pero el valor de estos puntos depende de la palabra que los antecede”. En la composición musical este juega un papel importante: “En el interior de esa metáfora, el silencio posee un valor cuantitativo: la figura que lo representa y que indica por cuánto tiempo se debe interrumpir la nota, así como un valor que podría llamarse intensivo y que depende del lugar que ocupa el silencio en la composición. El modo en que se escucha el silencio en esas construcciones viene determinado, generalmente, por la manera en que se atiende al sonido.  Pero, se podría asimismo, escuchar el sonido que continúa en función del silencio que le precede. No obstante, esta segunda posibilidad solía quedar relegada y cuando se hablaba del silencio en música, se acostumbraba a afirmar que la función del silencio consistía en concurrir al sentido de la melodía. En consecuencia, el silencio se convierte en una pausa cargada de intención[2].
La velocidad, lo efímero, lo fugaz, constituyen la única constante del mundo moderno, el ruido es una consecuencia de cierta imposición mediática por imponerse, todos quieren hacerse oír, hace parte de los efectos de una guerra por prevalecer sobre los otros, la voz se alza.
La literatura que tiene como instrumento ineludible la palabra, a pesar de ello, el silencio cumple un papel relevante y está cargado de significaciones: “En definitiva, será nuestro intento reflejar cómo el silencio, en palabras de George Steiner, «[...] parece, en virtud de la perspicacia de Wittgenstein, no tanto un muro como una ventana»[3]. Rosa M.A. Mateu Serra en un trabajo excelente sobre literatura y silencio expresa: “Nosotros nos interesa, pues, el «callar» como producto intencionado del escritor. Partiendo de este presupuesto, queremos anticipar que, aunque a lo largo de esta exposición utilizaremos generalmente el término «silencio» por ser el que habitualmente se emplea para expresar la antinomia de la palabra, en realidad debe adquirir la significación atribuida por Bajtin de «callar», porque esa acepción es la única que permite explicar la ambigüedad, la falta de respuesta, la polisemia, el vacío, la angustia, etc.. Que refleja la escritura poética de los autores que serán objeto de nuestro análisis. El «callar» se produce, pues, cuando no hay intención o hay imposibilidad de decir, no simplemente cuando no se habla”[4].
Deberíamos disfrutar más del silencio. Hay que darle espacios en nuestra existencia.






[1] http://sitiocero.net/2012/el-silencio-2-como-concepto-filosofico/
[2] http://www.uclm.es/artesonoro/olobo3/carmen/formas.htm
[3] George Steiner, Lenguaje y silencio (Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano), Barcelona: Gedisa, 1990, pág. 45. Recordemos que Wittgenstein cita varias experiencias en las que aparece lo que él denomina la esfera de lo místico, lo inexpresable verbalmente. En estas situaciones el intento de expresión verbal conduce a la perplejidad. Así la filosofía, según este autor, será la encargada de poner límites al discurso verbal (cfr. Francesc Torralba, Rostres del silenci, Lleida: Pagés Editors, 1990, págs. 16-17)
[4] http://cvc.cervantes.es/literatura/aih/pdf/13/aih_13_3_085.pdf

jueves, enero 12, 2017

DONALD TRUMP

Realmente no había querido escribir sobre este líder que tanta pena nos produce y quien es el nuevo presidente de la primera potencia del mundo gracias a un sistema electoral que aun no comprendo del todo, o lo que es peor, no acepto por lo contradictorio y sorpresivo, pues quien gana en el voto popular puede perder en los colegios electorales, cada estado tiene unos cupos y ganar en unos implica mayorías sobre otros, que pese al voto directo son al final los que cuentan y eligen. Hilary ganó por más de dos millones de votos directos pero perdió las elecciones. Así funciona la primera democracia en el mundo y no hay nada que hacer.
De esta manera se eligió al hombre fatal de los negocios, inculto, xenófobo, explosivo y quien nunca ha ocupado en su vida un cargo público. Como buen negociante es más importante para sus propósitos los intereses que las personas, los negocios que el colectivo y ganar siempre es la meta, no importa cómo, este siempre ha sido el norte de su vida. Una buena parte de la clase media y baja de los Estados Unidos, de la mano de la clase más conservadora y radical que lo acompañó, terminaron eligiéndole en contra de todas las predicciones, el mismo que en sus ruedas de prensa y nombramientos, viene confirmado todos nuestros temores, el señor presidente decidió que los Estados Unidos trabajará solo para defender sus intereses, cosa que siempre han hecho, pero que ahora será el propósito frentero y sin cortapisas de su política nacional, se olvidaron del país abierto y hospitalario que se hizo grande gracias a los emigrantes, los principios que hasta el día de hoy pretendían proteger: la democracia, los derechos humanos, constituyen el mayor problema de la nación, que se dedicó a cuidar el mundo y dejó al garete a sus conciudadanos, afortunadamente ya se olvidaron de tanta filantropía, América para los Americanos, su predica ya es política de estado.
El país que ha promovido la apertura y la globalización, que impuso esta política con todo tipo de presiones, hoy empieza a implementar el proteccionismo más anacrónico y como suele hacer con sus políticas de estado, las que siempre impone, intempestivamente se olvidará de sus tratados y compromisos suscritos, el presidente electo decidió echar para atrás su política económica y política en favor de sus industrias, hecho que constituye una grave decisión, falta de toda sindéresis que afecta al mundo. Miremos algunas perlas adicionales para terminar de abrumarnos.
“El Senado de EEUU ha dado el primer paso para desmantelar definitivamente el conocido como 'Obamacare', la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible que promulgó el presidente Barack Obama, y que Donald Trump prometió tumbar. El resultado de la votación fue de 51 senadores a favor de su desmantelamiento frente a 48. El paso siguiente le corresponde a la Cámara de Representantes, donde previsiblemente se votará esta semana”.
¡Jeff Sessions es el senador de Alabama cuya nominación a un cargo de juez federal fue bloqueada por sus comentarios racistas. Ocurrió en 1986 y esa fue una de las dos únicas veces en casi cinco décadas en que un presidente, Ronald Reagan, no conseguía sacar adelante el nombramiento de un magistrado a nivel federal. Sessions puede lograr su mayor revancha si, como ha determinado el presidente electo Donald Trump, se convierte en el próximo fiscal general de Estados Unidos y acaba liderando el mismo departamento al que le cerraron las puertas hace treinta años.  Sessions, de 69 años, fue el primer senador en declarar su respaldo a Trump durante la campaña. Ahora el presidente electo le ha elegido para liderar el Departamento de Justicia, que supervisa el FBI, ampara el sistema de derechos civiles del país y articula el marco legal de acciones ejecutivas que abarcan desde la inmigración hasta la lucha contra el terrorismo. El senador de Alabama, que preside actualmente el Subcomité de Inmigración, ha bloqueado en el pasado cualquier ley migratoria, ha sido apodado como el “enemigo máximo de la amnistía” para los indocumentados y rechazó también una ley contra la tortura”.
Ayer en la rueda de prensa el presidente Trump fustigó al periodista de CNN en español ante una pregunta, no le permitió hablar y lo señaló vehementemente, su rostro adquiere los matices de un dictador, grita y excluye, olvida fácilmente su investidura, se encoleriza.
No sabremos que va a pasar pero la cosa no pinta nada bien. Sí este es el desayuno como será el resto del día. Amanecerá y veremos.


  


miércoles, enero 11, 2017

SE NOS FUE ZIGMUNT BAUMAN


Se nos han ido los últimos Marxistas lúcidos, Bauman era uno de los más emblemáticos, aquellos que desmenuzan las sociedades modernas en sus más elementales contradicciones, que la definen sin allanarse a los análisis de mercado que se imponen desde la esclerótica de los tecnócratas que siempre miran hacia otro lado, Bauman releva los efectos nocivos del capitalismo sobre el sujeto común, el ciudadano de a pie. De la mano de los textos de Hannad Arendt  y Theodor Adorno, en su primera etapa estudio el holocausto desde una óptica novedosa “Expuso que el holocausto no debe de ser simplemente considerado como un evento accidental en la historia de la raza judía sino una regresión a la barbarie precivilizada. Más aún, el holocausto debía de ser visto como una consecuencia lógica (aunque no inevitable) de la civilización moderna y de la creencia de ésta en la ingeniería social a gran escala. Procedimientos racionales, la división del trabajo, la categorización taxonómica de las diferentes especies y la tendencia a ver obediencia y buena moralidad, jugando todas juntas un papel en el Holocausto viniendo del pasado. Argumentó que las sociedades modernas por esta razón no han agarrado estas lecciones del Holocausto. Esto tiende a ser visto como la metáfora de Bauman desde su punto de vista, como una pintura en la pared ofreciendo pocas lecciones”. Mirar la razón desde el lado más perverso y el estado como el arquetipo de dominación que de alguna manera sigue ocultando el problema de la servidumbre humana en la más sutil de sus categorizaciones, constituye el papel de una obra muy nombrada y citada pero poco estudiada.
Las sociedades modernas en su compleja trama  responden a una economía cada vez más abierta, a todas partes llegan las mercancías, más no las personas, sin controles ni regulaciones, al arbitrio de las multinacionales, de los poderosos, dueños de casi todo, poder que regula de acuerdo a sus intereses, educa de la misma manera y otorga oportunidades en un sistema laboral sólo al servicio de su riqueza.
Bauman no solo abarcó esta complejidad en la famosa sociedad liquida, expresión que le sirvió para descifrar esta trama desde una visión y óptica absolutamente novedosa, certera, abarcándola en su totalidad como buen Marxita pues abrevó en Gramisci y todo los teóricos del Marxismo clásico.“Según sus planteamientos, en la modernidad líquida el único valor heterorreferenciado es la necesidad de hacerse con una identidad flexible y versátil que haga frente a las distintas mutaciones que el sujeto ha de enfrentar a lo largo de su vida. La identidad se configura como una responsabilidad reflexiva que busca la autonomía del resto y la constante autorrealización y que, además, está abocada a la constante inconclusión debido a la falta de un telos en la modernidad tardía”. “Entiende que la felicidad se ha transformado de aspiración ilustrada para el conjunto del género humano en deseo individual. Y en una búsqueda activa más que en una circunstancia estable, porque si la felicidad puede ser un estado, solo puede ser un estado de excitación espoleado por la insatisfacción. El exceso en los bienes de consumo nunca será suficiente”. Joaquin Estafania de “El país” de España hace una descripción muy certera sobre los libros propios de su desencanto con las sociedades modernas: “Se le considera un pesimista. Su diagnóstico de la realidad en sus últimos libros es sumamente crítico. En ¿La riqueza de unos pocos nos beneficia a todos? (2014) explica el alto precio que se paga hoy por el neoliberalismo triunfal de los ochenta y la “treintena opulenta” que siguió. Su conclusión: que la promesa de que la riqueza de los de arriba se filtraría a los de abajo ha resultado una gran mentira. En Ceguera moral (2015), escrito junto a Leonidas Donskis, alerta de la pérdida del sentido de comunidad en un mundo individualista. En su nuevo ensayo vuelve a las cuatro manos, en diálogo con el sociólogo italiano Carlo Bordoni. Se llama Estado de crisis y trata de arrojar luz sobre un momento histórico de gran incertidumbre. Leerlo resulta necesario. Su muerte me sobrecoge. Afortunadamente ahí están sus libros, conferencias y entrevistas. Esperamos volver con más rigor sobre su obra.






martes, enero 03, 2017

UN PRONÓSTICO RESERVADO PARA EL POS-CONFLICTO COLOMBIANO

El presidente Juan Manuel Santos de Colombia, que pasará a la historia por el acuerdo logrado con la FARC después de 50 años de conflicto interno, el cual hasta la fecha era el grupo guerrillero más grande del mundo, en muchos de los temas de gobierno diferentes a a este tema sus resultados dejan muchas dudas, no son tan negativos como suelen argüir sus críticos, pero tan poco pasa en todas las materias como suelen defenderlo sus aúlicos, lo que sí está claro es que debe mirar con lupa el proceso de implementación variopinto del pos-conflicto, pues existe una oposición de la derecha radical y recalcitrante de este país dispuesta a lo que sea para torpearlo, son los reaccionarios de siempre, para utilizar un término Marxista anacrónico, pero que cabe perfecto para describir el fenómeno que se viene.
Son varios los factores que obligan a tomar el tema con mucho rigor. La oposición utilizará todas las armas posibles: inventará estadísticas, nunca reconocerá las victimas de 50 años de guerra, que pasan los 6.000.000 millones, los 250.000 muertos, los desplazados, los daños ecológicos….En  fin, todos aquellos índices que dejarán de incrementarse por el sólo hecho del acuerdo, sino que harán énfasis en aquellos puntos  en los que están en total desacuerdo, pese a su importancia, la justicia transicional, la inclusión social de los desmovilizados o aquellos que los afectan directamente, como la devolución de tierras, el más delicado desde mi óptica, a esto se le suma la mentalidad conservadora de este país, lo que hace necesario que el proceso siempre este en cuidados intensivos por parte del ejecutivo.
Esta derecha encabezada por el partido del Centro Democrático, no reconoce ni reconocerá la importancia del acuerdo, lo que podría entenderse por sus ambiciones políticas, de hecho el proceso de paz le ha servido para fortalecer su partido electoralmente, pese a todas las mentiras y artimañas que utilizó para demeritarlo en una miopía política que confirma su falta de sentido patriótico, para utilizar el mismo termino tan manido de su líder. Las cifras de disminución de muertos, secuestrados, de enfrentamientos y el sólo hecho que se desmovilicen 8500 combatientes constituye un logro sin igual para Colombia. Ricardo Santamaria en el periódico “El tiempo” de Colombia recordaba que el posconflicto no es nuevo: "El posconflicto no es nuevo en Colombia ni en el mundo. En las tres últimas décadas, en los cinco continentes, por acuerdo de paz negociado entre gobiernos e insurgentes, por intervención de la comunidad internacional o porque una de las partes en conflicto se impuso, se dieron o están en curso procesos de posconflico en varios países. Algunos de ellos son: Angola, El Salvador, Fiyi, Filipinas, Guatemala, Irlanda, Nepal, Nicaragua, República de Macedonia, Ruanda, Sri Lanka y Sudáfrica”. También sintetiza por qué este es diferente a todos: “ pero lo interesante del caso colombiano es que el proceso de paz en curso con la guerrilla incorpora, además de elementos nuevos, todos o buena parte de los que se dieron en otros países: verdad, reparación, reconocimiento de las víctimas, justicia transicional, reformas constitucionales y políticas, proyectos y reformas económicas y sociales, dejación de armas, reintegración a la vida civil de excombatientes ilegales, cese del fuego, referendo, entre otros”. La agenda del posconflicto está determinada por la ley que refrendo los acuerdos, el mismo acuerdo y los instrumentos creados para su implementación por parte del congreso. Los factores que lo hacen vulnerable van desde las mentiras de la oposición hasta las fallas del propio ejecutivo en su falta de comunicación. Esta ultima variable es de suma importancia. Fabio Lopez De La Roche en la revista “Análisis político”  explica: "Un aspecto significativo en la evaluación de las democracias latinoamericanas se relaciona hoy con la manera como los presidentes conciben la comunicación gubernamental, los derechos de la oposición, y su relación en tanto gobiernos y en tanto mandatarios, con los medios de comunicación y con el periodismo. En el tipo de comunicación que construya un mandatario, hay elementos para valorar su visión del poder, de la democracia, del pluralismo, y de los derechos comunicativos de la oposición. Postularemos aquí que estos elementos son tan importantes para la evaluación de la calidad democrática del sistema político y de los gobiernos, como lo pueden ser la independencia del poder judicial, o del Congreso frente al Ejecutivo, o la existencia de elecciones verdaderamente competitivas”[1]. La manera como se ha tergiversado el proceso, como se atacó con mentiras garrafales y perversas, sumado a la debilidad del gobierno en materia de comunicación, una falencia inexplicable, determinaran  en gran parte los resultados del pos-conflicto en los próximos meses. El gobierno debe preparar sus baterías y crear una verdadera política fiable y certera en materia de comunicación que cree un canal confiable entre el país nacional y la importancia del proceso. Este es el mayor reto, relevar la importancia del pos-conflicto, la necesidad de cuidarlo para llevar al país a una nueva manera de hacer política, de convivencia y de progreso.











[1] http://cdn.ideaspaz.org/media/website/document/573c807999104.pdf

jueves, diciembre 22, 2016

QUE NOS DEJO ESTE AÑO Y ALGUNAS LECTURAS


Joanat Bonet una filóloga y periodista española, tiene un excelente blog que aparece en el portal de “Bomerang literario” del periódico ““El país” de España, el cual suelo leer habitualmente, realizó una descripción del año que termina, la cual traigo a colación por sabía y elegante: “La palabra del 2016 según el Diccionario Oxford, post-truth (posverdad), ha sido profusamente utilizada para entender el nuevo mundo que desafina –el Brexit, Trump y el auge del populismo de extrema derecha–. Aseguraba The Economist que el presidente electo es el principal exponente de la política de la posverdad, que se basa en frases que “se sienten verdaderas, pero que no tienen ninguna base real”. Me resulta imposible afirmar que lo factual es menos influyente que lo emocional. Pero no cabe duda de que vivimos instalados en la era del fake: importa más la apariencia que la autenticidad. Y por otro lado, parece que la verdad no interesa a esos votantes que, sacudidos por un vendaval nostálgico, alimentan pasiones temerarias: reivindican un pasado que no han conocido y utopías ya disipadas: la de un mundo lavado en seco, que no se arruga ni encoge”[1]. Solíamos  hace pocos años tomar algunas verdades expresadas con mucho acierto por Debord, para describir el desasosiego que nos producía la sociedad de consumo que se tomaba el mundo a pasos agigantados “En la sociedad del espectáculo” que describe todo lo que pasó este año: “"Y sin duda nuestro tiempo... prefiere la imagen a la cosa, la copia al original, la representación a la realidad, la apariencia al ser... lo que es 'sagrado' para él no es sino la ilusión, pero lo que es profano es la verdad. Mejor aún: lo sagrado aumenta a sus ojos a medida que disminuye la verdad y crece la ilusión, hasta el punto de que el colmo de la ilusión es también para él el colmo de lo sagrado”[2]. En Colombia el proceso e acuerdo con la FARC nos ha mostrado la disfuncionalidad del sistema, de nuestros políticos, nos ha dejado ver una democracia débil, corrupta y plagada de intereses particulares perversos, camuflados con una demagogia barata y mentirosa. Como dice la autora en su escrito, nos ha tomado cierto abatimiento frente a hechos que nos parecen inexplicables a la luz de lo razonable. En todo caso estos días no dejan de obligarnos a reflexionar y tomar algunas lecturas como refrescos para el alma.
Tomé un libro que desde hace dos  o tres años reposaba en mi biblioteca pese a que Juan Gustavo  Cobo Borda es uno de mis críticos y poetas preferidos, su labor encomiable y lúcida en pro de la lectura y la literatura es ardua, lleva muchos años en esta tarea, sus textos son un verdadero bálsamo. Quiero hablar de: “Cruce de lecturas” publicado por el fondo editorial de EAFIT, la universidad de Medellín. La primera parte es un cumulo de pequeños ensayos, lucidos, bien hilvanados, con una prosa impecable, sobre nuestro idioma, el español de los americanos, las culturas hibridas configuradas en un multiculturalismo poco comprendido y menos estudiado aún.  La denomina “Cultura, identidad y raíces”, las trasformaciones del español en medio de una emigración hacía los países del norte incontenible, el spanglish, como fenómeno lingüístico sin parangón, cuyo sustrato sociológico es muy particular y que no dejade ser un tema importante y recurrente. Después hay varios textos sobre poesía hispanoamericana, harto estudiada por este autor, ha caminado por su geografía desde hace muchos años: Gonzalo Rojas, Claudio Rodríguez, Joao Cabral De Melo Nieto, José Hierro, Angel Gonzales, Alvaro Mutis, José Angel Valente, Mario Benedeti, Pere Gimferrer y el cual remata con un texto que llama “Recuerdo del boom de la novela latinoamericana”. Después hay un ensayo que debería ser leído con mucha atención:  “ La década en la cultura Colombiana, Dos revistas”. Escribe también sobre algunos poetas Colombianos de su preferencia: Rafael Pombo, Meira Del Mar, Mario Rivero, Mutis de Vuelta, Eugenio Montejo, sobre pintores y críticos, desde nuestro Botero hasta un texto sobre Marta Traba. Este libro que es una excelente recopilación de muchos de sus artículos y ensayos, del cual sólo les hable de la primera parte, sería una lectura fresca para estos días. 

Fernando Cruz Kronfli, uno de los más importantes escritores y críticos de la literatura Colombiana, muy poco leído por infortunio, dedicado a la academia, por fuera de los círculos cerrados de nuestra mojigata y encerrona elite cultural capitalina, afortunadamente tiene lectores de culto y la academia en toda Latinoamérica es estudiosa de su obra. “Falleba” es una novela fascinante, donde las formas, una prosa exquisita, respetuosa, de un clasicismo que decanta en la medida que hacemos una lectura juiciosa y reflexiva: “ Y logró llegar hasta el filo de la última alcoba del patio, atravesando la neblina que cuajaba como vaho seco alrededor de las paredes, para quedarse de esta manera plantado ante el desastre del tiempo, perdió sin necesidad de más tramite, toda la cordura de su visión”. Como expresa su reseña: Los asuntos de Falleba son múltiples: La muerte, la crisis del sujeto que estalla en fragmentos, el derrumbe de la pareja en la batalla del desamor, la pasión realizada pero imposible, el cuerpo y sus servidumbres”, que buen texto.
El otro, más duro de mascar, pero igualmente encantador, es “Los orígenes del orden político” de Francis Fukuyama”, este es un recorrido desde los primates hasta la revolución francesa de la conformación de las instituciones políticas con todo el sustrato de sus batallas ideológicas y sus contravenciones con el poder instaurado a lo largo de los tiempos. Que buen texto.












[1] http://www.elboomeran.com/blog/922/blog-de-joana-bonet/
(A) Aquí el primer texto:
http://www.cepi.us/posgrado/recursos/archivos/ebooks/JGCobo.PDF
[2] FEUERBACH, prefacio a la segunda edición de La esencia del Cristianismo”.

domingo, diciembre 18, 2016

ALDEA GLOBAL Y SUBJETIVIDAD

Cada vez sentimos más desasosiego por lo ínfimo que somos frente al cumulo de poderes que nos avasallan, que deciden todo y que nadie puede identificar a cabalidad. Nunca terminamos de saber quien decide sobre lo fundamental de nuestras vidas. Sí miramos el tema económico, la vida está sometida a variables que nunca entendemos ni sabemos de dónde vienen y las cuales nos imponen implacablemente deberes, de pronto se nos aparecen nuevas servidumbres que nos atan y de las que es muy difícil escapar, nadie por ejemplo podría vivir sin internet, sin cable en el mundo comercial de hoy. Así pasa con la mayoría de cosas. Nacemos con diez mil compromisos que es imposible eludir. El solo estudio constituye una obligación ineludible, de entrada tenemos 20 años de academia por delante cuando nacemos, para poder ser alguien como dicen las mamas, de no ser así, no seremos competitivos, no serviremos para algo y no podremos entrar al mundo comercial con alguna opción de sobrevivir al mismo. Todo nos viene de afuera, tal vez así ha sido antes, pero ahora constituye un camino ineludible, sino valemos cero, no decidimos nada, se nos dan opciones, pero la ruta está marcada de antemano.
Lo global, con el infinito de articulaciones, de entravamientos, configurados desde los poderes, que no identificamos sino a través de sus efectos, de pronto nos va imponiendo modas, requisitos, pensamientos, no solo en el marco de jerarquías premeditadas sino de sanciones sociales,  pautas dentro del voraz capitalismo, cada vez más inhumano. “La configuración de nuevas articulaciones sociales, una nueva relación entre el estado y la sociedad civil, el surgimiento de actores políticos diversos, nuevas formas organizativas y de poder económico-político, mercados regionales y movimientos sociales de nuevo tipo y una profunda crisis de representatividad, son algunas de las dimensiones que dan cuerpo a este escenario y nos habla de la profundidad de las transformaciones emergentes sugiriendo la idea de que el proyecto de la modernidad pareciera explotar”[1]. No sólo, las relaciones de poder entre el sujeto y poder atienden a un genealogía que sigue siendo impuesta por el sistema económico, la trama de los intereses: “Es decir, el Estado moderno atribuye al hombre los derechos solo en la medida en que el hombre mismo es el fundamento que se desvanece inmediatamente (y que incluso no debe nunca salir a luz) en la figura del ciudadano. Ese ciudadano tiene obligaciones con la ley (el estado) y solo después, tiene derechos”. Dentro de la virtualidad que administra los imaginarios y crea las pautas de reconocimiento y ascenso, el capitalismo se sirve del infinito de sus articulaciones para extender el cumulo de valores, de lo que es viable y reconocible, de nuevas servidumbres, que siempre se traduce en que unos pocos ganan mucho y casi todos muy poco, apenas para cumplir con las obligaciones que el sistema impone. Ahora, en estas circunstancias, es imposible salir de la red, vivir de otro modo, pensar diferente, no existe alternativa, todo es permitido en la aldea global, pero nadie puede salirse de ella, no existiría, entraría en un agujero negro.
Este final de año he pensado en estas divergencias con el sistema en una especie de divertimento, pues imposible escapar del sistema. La literatura, que es una manera de ser Dios, de crear, para mí se ha convertido en una verdadera opción. He sido un lector impenitente y ahora quiero ser un escritor de tiempo completo, no solo por el hecho de apasionarme, uno debe vivir de lo que le apasiona, sino también como una manera de rebelarme. Este es el propósito de mis próximos años.
                                  



[1] Susana Melcaza.  
https://periodicos.ufsc.br/index.php/katalysis/article/viewFile/7120/6621

miércoles, diciembre 14, 2016

EXPECTATIVAS POLÍTICAS Y ELECTORALES DE COLOMBIA

El proceso de negociación de la Habana de manera curiosa acentuó los radicalismos  en Colombia, los actores políticos, tanto del partido de gobierno con su variopinta coalición, como la oposición centrada en los partidos “Centro Democrático” y “El polo”, hasta la fecha no han sido capaces de remover el ausentismo anquilosado del electorado Colombiano, está en un 70 %, la mayoría de los ciudadanos capaces de sufragar decidieron no participar, darle la espalda a cualquier proceso político, cansados de la corrupción y de lo mismo, ni siquiera el plebiscito que significaba el principio de una salida al conflicto los conmovió, lo que habla mucho de la grave situación en materia política de nuestro país.
El año que viene será de campaña total, no solo arranca la renovación del congreso con toda su parafernalia, sino saldrán a la palestra los candidatos presidenciales. La situación política del país es muy compleja. Habrá tres candidatos muy fuertes: El de la coalición de Gobierno, el del Centro Democrático y uno que denominaré de tercera vía. Ninguno de estos tres está claro y de hecho su  suerte depende no sólo de las alianzas, que medirán el peso de las fuerzas y la capacidad de los lideres en lo que tiene que ver con su aceptación masiva, sino del mismo proceso de paz, como se vaya desenvolviendo, lo que generará nuevas expectativas, no siempre electorales. A esto se suma la situación de facto de un país seriamente radicalizado, con vastas zonas en una situación difícil, nueva por demás, la FARC se medirá electoralmente y de hecho es previsible que se le provoque buscando hacerlo caer en actos de violencia, los actores radicales que no aceptan esta nueva realidad están al acecho.
El partido Liberal, una parte del partido conservador y ciertas fuerzas independientes están más cerca de elegir a Humberto De La Calle, que al Doctor Germán Vargas Lleras, quien pese a su fuerza electoral y peso en el actual gobierno, después del plebiscito ha perdido liderazgo a nivel nacional, lo que no le resta importancia, pues su capacidad electoral está descontada, de hecho su partido, cambio radical, mantiene una organización electoralmente vigente, esto quiere decir con muchos votos. La ortodoxia del partido conservador que escogió candidato hace mucho tiempo, el doctor Ordoñez, parece no verlo hoy tan fuerte, como cuando fungía como procurador de la nación, parece que sin cargo ya no es el mismo, aún así, no está descartada su candidatura. Sergio Fajardo y Jorge Robledo, son dos candidatos con muchas posibilidades, depende de la capacidad que tengan para convertirse en una tercera vía, aquella que puede canalizar el descontento inmenso de este país. Muchas variables son las que deberían tenerse en cuenta para que les brille el sol a estos señores con más liderazgo que partido.
El mundo ha demostrado las sorpresas en que se mueve la opinión en los últimos tiempos a la hora de votar. Nada está garantizado y las campañas dependen de variables muy poco medibles, difíciles de cuantificar y  definir; las redes sociales, las campañas negras, lo perverso del mismo sistema y la falta de educación política son factores que inciden en las elecciones y nadie garantiza un control sobre estas variables. La atomización de los partidos en pequeñas maquinarias electorales, convierte cualquier elección en un mercado persa de alianzas y favores. Hay posiciones que no se pueden esquivar y los candidatos presidenciales tendrán que exponerlas sin sesgos. Cada candidato deberá sentar una posición clara frente a la actual negociación con la FARC y con la que se vendrá con el ELN. A esto se le suma el reto que será el manejo de  las relaciones con el próximo gobierno norteamericano en cabeza del imprevisible Trump, la situación delicada con la frontera Venezolana y el proceso de apertura comercial, para sólo citar algunos de los más importantes.
Quiero enfatizar en el proceso electoral, está para alquilar balcón, cada región se cocinarán una infinidad de alianzas que matizarán todas las relaciones políticas en adelante, incluyendo el proceso de paz. Como siempre viviremos en medio de una delicada situación frente a los actores radicales y los factores de violencia que no dejan de mostrar su lado más grave, cualquier hecho fatal puede incidir en el orden público.