Google+ Followers

sábado, abril 22, 2017

COLOMBIA EL DESPERTAR DE LA MODERNIDAD

Con este nombre se compilaron en un excelente libro 1991 varios textos sobre la modernidad, que desde varias ópticas trataron este tema que estaba en plena efervescencia, en el marco de una apertura económica muy amplia, en plena globalización, en medio de la revolución de las tecnologías de la información y el conocimiento, un mundo optimista en últimas.  Colombia pretendía renovar su aparato productivo en el marco de reformas acordes a las exigencias del mundo de la mano de una nueva constitución que  en esencia sería la plataforma legal para tal efecto, carta que incorporó todos los derechos de participación que una  sociedad democrática moderna pudiera tener, la tutela y un amplio corolario de derechos fundamentales que la hicieron especial, llenó al país de esperanzas de cambio, en medio de una violencia lacerante e inmanejable promovida por actores muy cercanos al narcotráfico, en el marco de las peores iniquidades y con problemas sociales de tipo estructural sin ninguna posibilidad de resolución.
Expresaban los compiladores[1]: “Un país en el cual ha llegado a ser común que la mínima diferencia se resuelva con la eliminación sumaria del contrincante y para ello se paga cualquier cantidad de dinero y se utilizan las más sofisticas armas y los últimos aparatos electrónicos  de comunicación, seguimiento, personal y transporte. Donde el primitivo matar a otro, se convirtió, para parte de su población, en la única manera de remplazar  miseria por la posibilidad de conseguir, aquí y ahora, los más novedosos aparatos electrodomésticos”. En Colombia vivíamos en pleno auge de un fenómeno oprobioso , cruel y fuerte: el paramilitarismo, que contrató lo mejor de la maquinaria militar disponible en el mercado de mercenarios del mundo, que estableció un proyecto fascista alrededor del monopolio de la tierra, con candidato presidencial a bordo y que al final generó unos niveles de eficacia aterradores, que demostraban hasta donde había llegado el poder de estos señores.
Todos los artículos del libro se refieren a la experiencia de la modernidad, son muchos, muy serios,  el texto per se, constituye una antología excepcional e importante, que es bueno releer. Empieza con un texto de Hurguen Habermas: “Modernidad Versus posmodernidad”, asume el debate desde su centro: Hace un desciframiento histórico de la modernidad, primero atendiendo a sus etimologías y contraposiciones lingüísticas desde la Grecia Antigua, el cambio de paradigma en el renacimiento, la ilustración y la revolución Francesa, la relación con la vanguardia y la estética a partir de Baudelaire. La modernidad cultural y la modernización de la sociedad, su laicidad y por su puesto la posición de las tendencias neoconservadoras, des-sacraliza la mirada de los pensadores Franceses, quienes en su parecer han tras-pasado los contextos sobre los se debe unificar la interpretación de la historia, el discurso que lo hace coherente. Lyotard, en el mismo libro, en un artículo denominado “La posmodernidad” asume la discusión con aquellos que hacen la defensa de la modernidad, Habermas principalmente. El filosofo Alemán establece que las nuevas vanguardias, ausentes de un puente que enlace conocimiento, ética y política, se caracterizan por la fragmentación del pensamiento y las artes en el marco de especializaciones del pensamiento cobijado sobre un lenguaje carente de significaciones y de sentido histórico[2]. Lyotard  focaliza el debate en desvirtuar la mirada unificadora del pensamiento, la interpretación  de la historia como fin, la óptica totalizante, aquella que trabaja de la perspectiva de la continuidad, como hasta la fecha lo ha hecho la filosofía y los propios historiadores clásicos, sobrepone una óptica deconstructivista, descifrando los acontecimientos desde la relación saber-poder, atendiendo a los meta relatos, descifra y denuncia la racionalidad propia del capitalismo, le quita sus mascaras, por lo tanto contradice la visión de la modernidad desde la perspectiva Hegeliana, sin negar su importancia. En este texto hay un descripción de las tendencias del arte frente a las perversidades del capitalismo, de la valoración a partir del comercio y de las imposturas del mercado dominante, relevando las vanguardias, “Sorteando la reticencias de Adorno y Benjamín, hay que recordar que la ciencia y la industria no le llevan ventaja al arte y la literatura en lo que toca a las sospechas que inspira su relación con la realidad. Creer lo contrario sería hacerse una idea excesivamente humanista del funcionalismo mefistofélico de las ciencias y las tecnologías. Hoy no se puede negar la existencia dominante de la tecnociencia, es decir, de la subordinación masiva de los enunciados cognoscitivos a la finalidad del mejor perfomance posible, que es el criterio técnico. Pero lo mecánico y lo industrial, cuando entran al campo reservado del artista, son portadores de algo completamente distinto, aunque son efectos de poder. Los objetos y los conocimientos salidos del pensamiento científico y de la economía capitalista pregonan, propagan con ellos una de las reglas a las que está sometida su propia posibilidad de ser, loa regla según la cual no hay realidad sino es atestiguada en un consenso entre socios sobre conocimientos y compromisos”[3]. La génesis de este pensamiento la dieron Adorno y   Max Horkheimer quienes expresan una mirada que se contrapone a la lógica histórica tradicional, categorizan una mirada que se contra-pone  a la tradición científica: "se pagan con una creciente decadencia de la cultura teórica" además de que si bien el cultivo de la tradición científica es un momento indispensable del conocimiento, en la quiebra de la civilización burguesa se ha hecho cuestionable no sólo la organización sino el sentido mismo de la ciencia". “La ciencia es dominada por la 'razón técnica' y ésta por la 'razón política' de lo que resulta "la dominación de los hombres sobre los hombres". Así es como "esta técnica y esta política perpetúan la esclavitud"[4].
El siguiente texto está escrito por Marshall Berman: “Brindis por la modernidad”, que hace parte del libro “Todo lo solido se desvanece en el aire”, simplemente es un exquisitez y solo recomiendo leerlo, con la siguientes contextualizaciones del mismo hechas por Perry Anderson a continuación del anterior, la idea es contraponer estos ensayos a la situación actual del pensamiento.
El texto de Cornelio Castoriadis, un texto descriptivo, no solo sobre las fases principales del desarrollo y sus respectivas interpretaciones históricas, sino de los procesos de quebrantamiento e inequidad de una sociedad que pone el conocimiento al servicio de una elites y donde para nada se resuelve el problema de la distribución de la riqueza, es una expoliación del sistema y de la propia naturaleza y por su puesto la peor alienación de la naturaleza humana. Se pregunta: ¿Qué es el desarrollo, para qué el desarrollo, de donde viene y adonde va?. El filis Aristotélico, domina y define de antemano las entelequias racionalistas que ha dominado a occidente, se conciben como extensión, una manera de descifrar la historia. Hay en este texto un cuestionamiento al poder. Es el único autor que se refiere a la matematizacion de la economía, a la manipulación técnica, para planear, dominar, dirigir e imponer, conceptos que no son otra cosa, que perversidades de los poderes impuestos. Es uno de los artículos más lucidos del libro.
Octavio Paz en, “La búsqueda del presente”, realiza en este contexto una mirada de latinoamerica y es fuente de claridad absoluta, como para niños de cuatro años, en este tema que es harto difícil.
Modernismo y posmodernismo de Lipotvetsky, es un texto absolutamente claro, hace la mirada desde la condición propia del sujeto, desde la perspectiva del ciudadano de a pie. La síntesis es de suma importancia: [5]
1.-  Rupturas y discontinuidades, negación de la tradición en el culto a la novedad y al cambio.
2.-Busca romper con la continuidad que nos liga al pasado.
3.-Prohibe el estancamiento, obliga a la invención perpetua, a la huida hacia adelante.
4.-Autodestruccion creadora” Este furor descalifica las obras mas modernas, ya que tan pronto como han sido realizadas, pasan a la retaguardia, y se hunden en lo ya visto. Esta es la contradicción inmanente del modernismo.
5.-Lo inédito se convierte en la libertad artística.
6.-Cultura profundamente individualista y radical.
7.-Esta cultura individualista se convierte en hedonista con el consumo de masas en Estados Unidos en los años 20´s, ahí reside la gran revolución cultural de las sociedades modernas. El responsable de esto es el capitalismo más que el modernismo artístico.
8.-De modo que se establece una cultura bajo los efectos conjugados del modernismo y del consumo de la masa, centrada en la realización personal, la espontaneidad y el placer. 
9.- La sociedad moderna se presenta como la articulación compleja de tres órdenes distintos: el tecno-económico, el regimen politico y la cultura. El orden tecno-económico  ó estructura social  (estructura socio-profesional, reparto de los bienes y servicios.) está regido por la racionalidad functional. El principio fundamental que regula la esfera del poder es la igualdad, la cual ya no se refiere a la igualdad de todos ante la ley, sino a la igualdad de medios, es decir la igualdad en oportunidades, a la salud, a la seguridad económica, participación en decisiones, es la edad de la democracia de participación.
10.-Hay una tensión estructural entre los tres órdenes, lo que lleva a una crisis espiritual y cultural en la sociedad moderna.


Y LA POSMODERNIDAD:
1.-La negación pierde su poder creativo, los artistas no hacen mas que reproducir y plagiar los grandes descubrimientos del primer tercio de siglo.
2.- Fase de declive de creatividad artística (D. Bell)
3.- Cultura cuyo objetivo es generar algo absolutamente distinto, pero se produce lo idéntico, lo estereotipado, una monótona repetición.
4.-La rebelión se convierte en procedimiento, la transgresión en ceremonia: vivimos el fin de la era del arte moderno.
5.-Lo posmoderno es el resultado de la hipertrofia de una cultura cuyo objetivo es la negación de cualquier orden estable.
En sus propias palabras: “El proceso de personalización procede de una perspectiva comparativa e histórica, designa la línea directriz, el sentido de lo nuevo, el tipo de organización y de control social que nos arranca del orden disciplinario-revolucionario convencional que prevaleció hasta los años cincuenta. Ruptura con la fase inaugural de las sociedades modernas, democráticas-disciplinarias, universalistas-rigoristas, ideológicas-coercitivas, tal es el sentido del proceso de personalización cuya asimilación a una estrategia de recambio del capital, aunque tenga aspecto humano, resulta absolutamente limitada”[6].
Tambien hay textos de André Gortz, “La utopía contra la modernidad”.
De los autores Colombianos relevo el de Jorge Orlando Melo, el de Fabio Giraldo.
La relectura es importante por qué la discusión no  está resuelta, los factores del debate y el análisis reverberan con más intensidad, la sociedad hedonista, las imposturas del capitalismo, los poderes enquistados y la crisis del sujeto frente a las servidumbres que le imponen tienen una vigencia perversa, peor aún, el pensamiento que se contra-pone a los totalitarismos políticos y del mercado parece ceder ante el poder de los mismos. Es necesario abrir estos debates de nuevo.



















[1] Fabio Giraldo Izaza y Fernando Viviescas. Carvajal. Editorial Norma. Compiladores
[2] Esta es la crítica del pensador Alemán a las nuevas maneras de entender el proyecto de la modernidad.
[3] Lyitard Jean Francos. “La posmodernidad”.
[4] HORKHEIMER,M. y ADORNO,T. "Dialéctica de la Ilustración. Fragmentos Filosóficos", Madrid, 1994. p.51
[5] http://nuevastendenciasplasticasmarisol.blogspot.com.co/2013/09/modernidad-y-postmodernidad-la-era-del.html
[6] Gilíes Lipovetsky, La era del vacío; ensayos sobre el individualismo contemporáneo, Barcelona: Editorial Anagrama, 1983, p. 5. 

jueves, abril 20, 2017

EDUARDO MENDOZA PREMIO CERVANTES


El premio cervantes se ha vuelto un referente de suma importancia para la literatura hispanoamericana y universal, no solo por el rigor y la seriedad del mismo, sino por la tarea de avivamiento que produce cuando se otorga, el autor escogido vuelve per se,  a ser estudiado, leído y su obra pasa a primer plano de la crítica especializada, se produce un reconocimiento y una vuelta a su obra, que en el caso de Eduardo constituye una tarea imprescindible e inaplazable en el marco de nuestras letras.
Eduardo es un escritor valioso, con una obra de culto, su escritura es directa, una prosa en apariencia sin mayores arabescos, lejos de cualquier barroquismo. “Nacido en Barcelona en 1943, comenzó su carrera literaria con la publicación de 'La verdad sobre el caso Savolta' en 1975, en una época en la que vivía en Estados Unidos. Con esa primera novela, cuyo título se vio obligado a cambiar por la censura, obtuvo el Premio de la Crítica. Su siguiente novela, 'El misterio de la cripta embrujada', de 1979, es el comienzo de una pentalogía que mezcla la parodia con el género policiaco protagonizada por un detective ingresado en un manicomio. La serie ha sido un gran éxito de ventas, aunque la consagración literaria de Mendoza llegó en 1986 con 'La ciudad de los prodigios', una obra que muestra la evolución social y urbana de Barcelona entre las exposiciones universales de 1929 y 1988. Ganador en 2010 del Premio Planeta con 'Riña de gatos. Madrid 1936', Mendoza es colaborador habitual de el periódico “EL PAÍS”.
Su vida siempre ha estado rodeada de un ambiente creativo, se crió en el mundo del teatro. Dejemos que el mismo nos cuente: “En varias ocasiones he contado que mi padre había sido actor en su juventud. Sin llegar a profesional, tampoco fue un actor aficionado. Dejémoslo en un grado intermedio. No sé cuál habría sido su carrera si el país y las circunstancias no le hubieran forzado a renunciar a lo que sin duda era su vocación. Pero el teatro siguió siendo su pasión hasta el final de sus días. Iba a ver todas las funciones que se hacían en Barcelona y desde que tuve uso de razón me llevaba con él muy a menudo. No recuerdo a qué edad vi la primera obra ni cuál era, pero guardo un recuerdo muy vivo del hecho en sí. A mi padre nunca se le ocurrió llevarme a ver teatro infantil. En aquella época los niños apenas teníamos un mundo propio y a ese reducido territorio mi padre, con muy buen criterio, ni se acercaba. En cambio no le parecía mal llevarme a ver las obras que a él le gustaban, que eran casi todas. En su etapa de actor había hecho teatro de texto, con preferencia, teatro en verso. Los clásicos del Siglo de Oro, por supuesto; el teatro romántico de Zorrilla, García Gutiérrez y el Duque de Rivas; y también un teatro en verso contemporáneo, es decir, de principios del siglo xx, algo residual, como el de Eduardo Marquina o los hermanos Machado, o paródico, como La venganza de don Mendo, de Muñoz Seca, que mi padre detestaba. Supongo que cultivaba un estilo declamatorio que habría matado del susto a Stanislavski. Pero esto no le impedía estar al corriente de las novedades e incluso de apreciarlas: le oí hablar en términos elogiosos de Sartre y de Tennessee Williams, por citar dos nombres, e incluso reconoció los méritos de Samuel Beckett, aunque le resultara del todo ajeno. En este ambiente crecí. Entre mis lecturas abundaban las obras de teatro, tanto clásico como moderno. No es de extrañar que también hiciera mis pinitos en el teatro aficionado”[1].  
“La verdad del caso savolta” fue el principio de una obra extensa, valiosa y exitosa. “Su título original era Los soldados de Cataluña, pero se vio obligado a cambiarlo debido a problemas con la censura franquista. Esta ópera prima, en la que se puede observar la capacidad de Mendoza en la utilización de diferentes discursos y estilos narrativos, lo lanza a la fama. Considerada por muchos como la precursora del cambio que daría la sociedad española y como la primera novela de la transición democrática, la novela narra el panorama de las luchas sindicales de principios del siglo XX, mostrando la realidad social, cultural y económica de la Barcelona de la época. Apenas unos meses después de su publicación muere Francisco Franco y al año siguiente La verdad sobre el caso Savolta recibe el Premio de la Crítica”. En adelante su obra se va fortaleciendo y renovándose, transita siempre del género policiaco a el corpus de la novela tradicional, es eminentemente urbana, describe las tensiones de una sociedad en transición, que no cura aún sus heridas, mostrando lo más perverso de de la misma y por su puesto la naturaleza humana desde un perspectiva muy escabrosa.
La primera obra que leí de este autor fue “El misterio de la cripta embrujada”, desde esta lectura leo todo lo que publica, sus columnas del “El país” de España y lo escucho en algunos conversatorios en los que ha participado. En el prologo de “El laberinto de las aceitunas” Fernando Marías sintetiza esta primer parte de su obra con una definición certera: “Como en química y gastronomía, es muy fácil reducir a simple definición el hallazgo brillante una vez se ha demostrado su validez. El laberinto de las aceitunas —como su predecesora— no es una excepción a esa regla, aunque su componente diferenciador lo agregara Mendoza sobre una base preexistente que podríamos enunciar así: Novela negra norteamericana + Transición-Democracia española”.   Además de contextualizarla en el marco de una generación de escritores muy valiosa: “En los últimos años setenta y primeros ochenta, narradores natos como Manuel Vázquez Montalbán, Juan Madrid o Andreu Martín dieron brío, personalidad propia y razón de ser a esta fórmula con la creación de personajes y títulos memorables. Pero su propuesta quería voluntariamente surgir de la venerada fuente norteamericana, y asumía por ello, sin plantearse perturbarlos, todos los fundamentos originales de lucidez triste, desencanto y oscuridad: Toni Romano o los desesperados de Andreu Martín son personajes negros hiperclasicos, marginales y trágicos que vagan por un mundo podrido donde no hay lugar ni tiempo para la sonrisa”.  
Nada más acertado este premio, esperamos volver a leer a este gran escritor. Aquí les dejo el discurso.





lunes, abril 17, 2017

LOS OFICIOS DEL EX PRESIDENTE PASTRANA Y EL SENADOR URIBE

En este blog suelo escribir muy poco sobre política colombiana,  he defendido el proceso de paz del actual gobierno con vehemencia y convicción, lo que no ha impedido hacerle críticas, siempre en pro de que se corrijan sus incoherencias y se consolide, partiendo del hecho que el dialogo y el acuerdo firmado con la FARC es de suma importancia para el país, irreversible por lo tanto, la única tarea que nos debe unir es su consolidación, lo que nos permitirá superar un conflicto armado de cincuenta años de duración con las nefastas consecuencias por todos conocidas.
De antemano sabia que este acuerdo no sería fácil, no solo por lo que implica para las partes, para el gobierno, para el congreso, para los gremios, y para el ciudadano común, estos procesos de inclusión son complejos, sino por la fuerza que aun tiene una derecha recalcitrante, conservadora, con mucho poder y no sobra decir, respaldado por una buena parte de la sociedad, que hará hasta lo imposible para torpearlo y cerrar su consolidación, la historia nuestra está llena de estos retrocesos y de hecho las acciones violentas que se están dando ( Van más de 180 asesinatos selectivos de líderes de sociales y de izquierda) no me sorprenden.
La actitud que ha mantenido el ex presidente Andrés Pastrana a lo largo del proceso y el doctor Álvaro Uribe, la he entendido como demócrata y partiendo de la premisa que son necesarias y sanas, siempre que sean bien intencionadas, pero estos dos insignes ex presidentes le han dado golpes muy bajos al proceso, son un palo en la rueda para la paz, no se entiende la campaña que vienen realizando en el exterior, visitan todos los estamento internacionales, a los presidentes, envían comunicados, en fin, mantienen  una campaña negra, constante y perversa, llena de mentiras, con posiciones amañadas y sesgadas, se supone que esto debates deben ser  internos, siempre han tenido las puertas abiertas para el mismo, de hecho el presidente fue demasiado permisivo con ellos y no como suelen vociferarlo en el exterior donde fungen como víctimas. No es ético atacar el proceso con mentiras, asumir posiciones ideológicas como sustrato para inventar condiciones inexistentes.
Es imperdonable que el presidente de los Estados Unidos haya decidido dialogar primero con estos dos ex presidentes que con el propio gobierno, no se entiende desde ningún punto de vista, va en contra de todo lo que ha hecho este país a lo largo del proceso, no es  el trato para un aliado incondicional como el nuestro, que ha ido más allá de lo que podamos aceptar. De estos dos personajes, me refiero al doctor Pastrana y al señor Uribe, nada nos sorprende, se de lo que son capaces para imponer sus criterios, pero con lo sucedido hay que estar muy prevenidos con la posición que asuman los Estado Unidos ahora que la guerra entre las potencias se mantiene buscando escenarios para enfrentarse pese a su anacronismo histórico.





domingo, abril 09, 2017

UN ANIVERSARIO MÁS DE LA MUERTE DE JORGE ELIECER GAITAN COLOMBIA




La mayoría de asesinatos políticos en Colombia no han sido resueltos, existen interrogantes a granel, dudas, velos: sobre las causas, los autores, las conspiraciones, los motivos, que mantienen nuestra historia en un envilecimiento típico de aquellas sociedades de control donde incluso la historia es manida y poco clara. Arturo Alape en el libro dedicado al Bogotazo, creo que es la mejor indagación, en el capítulo 8 del texto narra los hechos exactos que traigo a colación, con el ánimo de volver a recrearlo pues las consecuencias aun las padece nuestro país, de ello dan cuenta la multiplicidad de interpretaciones, casi todas validas: “El 9 de abril, de 1948, a la una y cinco de la tarde, Jorge Eliecer Gaitán, fue herido de muerte, en frente del edificio donde tenía su oficina en el centro de Bogotá, mientras agonizaba en la clínica central, donde expiro en menos de una hora después del atentado, un grupo de exaltados linchaba al supuesto asesino, un tal Juan Sierra Roa, un hombre de origen humilde y hasta ahora desconocido. La muerte de Gaitán se propago rápidamente en Bogotá y el resto de la nación. Una multitud enardecida se congregó en el centro de la capital, mientras un grupo de manifestantes se trasladaba hacia el palacio presidencial acusando a su paso presidente Ospina y al partido conservador de ser los culpables del asesinato del líder liberal. Algunos se tomaron las estaciones de radio e invitaron a unirse en la revolución en contra del gobierno. Y aunque los militares permaneció leal a las autoridades civiles, gran parte de la policía se solidarizó con los rebeldes”.
Si aun se discute sobre los autores, los mismo pasa sobre las consecuencias de tal hecho en la historia de Colombia. Recuerdo algunos textos de Marcos Palacios, sobre el hecho que nuestro país es el único que nunca ha tenido gobiernos de origen popular, nunca un caudillo cercano a la izquierda o en contravía del establecimiento ha llegado al poder. Ana Lucia Magrini lo sintetiza, en un trabajo doctoral de manera magistral: “Detrás del nombre populismo y violencia subsisten relatos de lo traumático, lo indeterminado y, fundamentalmente, lo enigmático de la experiencia histórica colombiana. La Violencia (en mayúscula) remite a la denominación que la historiografía le ha dado al período posterior al asesinato del político liberal de corte popular Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948. Pero la violencia también refiere a un concepto que polemizó los debates sobre la experiencia histórica de este país desde mediados de los años cuarenta hasta nuestros días. Durante los años setenta y ochenta dichos conceptos, eminentemente polisémicos, comenzaron a articularse ¿Qué tipo de disputas y articulaciones se produjeron en el campo político-intelectual entre el concepto de populismo y el de la/s violencia/s? ¿Qué modalidades asumió la representación de la figura del pueblo? ¿Cómo se re-significó el gaitanismo? Son algunas de las preguntas que orientan nuestro análisis”[1].
Mucho se ha escrito en Colombia sobre estos hechos, lo que significó para nosotros la muerte del caudillo liberal, las relaciones entre la clase obrera y los partidos tradicionales después de este hecho, el surgimiento de la guerrilla y su consolidación entre el cincuenta y el 70, la dictadura del general Rojas, el frente nacional con su nefasta hibernación a otras alternativas de poder. Expresa Ana Lucia Magrini al respecto: “En Colombia estas oposiciones binarias se tensionan al extremo. Gran parte del debate sobre el populismo en este país ha rondado y aún ronda alrededor de la pregunta por la posibilidad o la imposibilidad del populismo. Algunos análisis que argumentan la inviabilidad del populismo en Colombia sostienen un supuesto implícito contundente: el populismo pudo haber sido “bueno” para los argentinos o para los brasileros pero no fue deseable o viable en Colombia. La inviabilidad del populismo se ha explicado por la ausencia de una serie de elementos socio-económicos estructurales que se produjeron en otros países del Cono Sur (como industrialización acelerada, migraciones externas, formación de una clase obrera organizada, entre otros) sumado al carácter no-autónomo o dependiente de la clase obrera colombiana respecto a los partidos políticos tradicionales. Estos trabajos discuten la condición populista de los movimientos populares desarrollados en Colombia durante el siglo XX y ponen el foco especialmente en el gaitanismo 11 , proceso que desarrolló una amplia movilización social durante los años cuarenta y que quedó inconcluso luego del asesinato de su líder, Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948. Estos estudios generalmente señalan el carácter no genuinamente popular tanto del movimiento como del líder y depositan la evidencia de la condición desorganizada del pueblo en la producción del bogotazo”. No podemos olvidar del contexto: “Sobre estas realidades de crisis de la república liberal, con su colofón reaccionario en el gobierno de Alberto Lleras, quien propició un clima de violencia laboral, se dio la división del liberalismo entre el político seductor de las maquinarias y usufructuario de los gobiernos de partido, Gabriel Turbay, y el creador de la Unión Nacional de Izquierda Revolucionaria (UNIR), defensor de los trabajadores, también partícipe en los gobiernos de partido en calidad de ministro de Educación, del Trabajo y alcalde de Bogotá, Jorge Eliécer Gaitán. Los dos buscaron el favor popular, pero fue más nítida la proyección de Gaitán hacia lo popular y democrático, y de enfrentamiento a lo que denominó las “oligarquías” liberales y conservadoras”. La tensión entre las clases políticas tradicionales, aquellas que dependían de la burocracia partidista y la emergencia de un movimiento popular que representaba un peligro para la clase dominante y que no se veía bien en otras latitudes, reflejaba también el principio de la guerra fría entre las dos potencias. Con el proceso de revisionismo de una corriente histórica novedosa se presentan nuevas interpretaciones que es preciso tener en cuenta. Lo que es un hecho es que el tema continua siendo caldo de muchos debates y mantiene demasiadas variables no resueltas.
“La forma de las ruinas” es una novela de Gabriel Vásquez toca puntualmente  el tema[2], en las memorias de Gabo también hay una alusión sobre este día, son en fin, muchos  los textos históricos al respecto y los análisis académicos, el hecho es que gran parte de las nuevas generaciones no lo conocen. Será muy bueno profundizar sobre este hecho tan importante.




[1] Populismo/violencia y gaitanismo en Colombia
http://web.isanet.org/Web/Conferences/FLACSO-ISA%20BuenosAires%202014/Archive/e38288ac-4da8-4c56-86dd-9fe020ef7dff.pdf
[2]Entrevista a Juan Gabriel Vásquez:  Cómo nació ‘La forma de las ruinas’, esta novela repleta de teorías conspirativas que intenta explorar qué hay detrás del  asesinato de Jorge Eliécer Gaitán y de Rafael Uribe Uribe? Lo que pasó con esta novela fue que conocí a un hombre que por diversas casualidades de la vida, llegó a tener en su poder una vértebra de Gaitán. Su padre era un médico forense muy importante. En el momento, hace más o menos una década, en el que él me puso en mis manos esa vértebra de Jorge Eliécer Gaitán,  nació la novela, estalló el proyecto.  Pero me tardé diez años para saber cómo escribirlo. Era un monstruo muy difícil de manejar y me tomó mucho tiempo en aprender a hacerlo. 





lunes, abril 03, 2017

CRONICA DE UN DESALOJO EN LA CIUDAD DE MEDELLÍN (PRIMERA PARTE)

PREAMBULO:
Desde el 10 de agosto del 2012, 27 familias, en total 107 personas, dentro de los cuales hay 54 niños, abocados por graves situaciones de violencia variopinta, de facto, en su condición de amenazados, desplazados, en un estado de necesidad muy grave, se asentaron en la calle 59ª No 63 170 al frente, sobre el margen izquierdo de la quebrada la Iguana, en el sentido de las aguas, como única manera de sobrevivir y solucionar la fatalidad, pues estaban siendo sometidos a constreñimientos ilegales  producto de múltiples factores, del conflicto armado colombiano y de algunas situaciones particulares de hecho irrefrenables. Desde hace un tiempo se les reconoció la condición de victimas y desplazados en el papel, tienen una resolución que lo acredita, expedida por la unidad administrativa especial para la atención y reparación integral a las víctimas. Aun así, llevan cinco años luchando con una burocracia paquidérmica buscando la eficacia de sus derechos, sin obtener hasta la fecha nada y más bien en una situación Kafkiana inexplicable, su líder va de oficina en oficina, de juzgado en juzgado, en la lucha por una vivienda digna, de su reubicación, sin obtener nada. El martes de la semana en curso después de un desalojo oprobioso, desproporcionado, cruel e intimidante se vislumbró una solución con la alcaldía de Medellín, en el límite de muchas discusiones se llegó al final  a una concertación, como suele suceder en nuestro país, después de una toma de la universidad nacional por parte del estudiantado, comprendieron que esta gente iría a la calle y a nadie le importaría, ante el hecho, trasladaron la comunidad al campus universitario, su único objetivo dar apoyo a estas familias e intentar un acuerdo con las instituciones tratando de obligarlos a cumplirles en el propósito que perseguían desde hace muchos años . Esta es la crónica de estos hechos:

EL AVISO DE DESALOJO
La inspecciones notifican, esa es la manera como comunican sus actos. Xyomara, la líder de este grupo, madre de siete hijos, quien lleva esta lucha a cuestas desde hace seis años, de manera súbita recibió la noticia diez días antes del desalojo. Ella, que no le sorprenda nada que venga de la administración, desde hacía quince días había promovido  e interpuesto una acción popular, instrumento jurídico muy eficaz para estos casos, buscando que la justicia tome las riendas en este caso y haga eficaz sus derechos. Colombia ha vivido una violencia muy fuerte y los desplazados son el pan de cada día de nuestra sociedad. Cada una de estas familias, 25 en total, tiene una historia particular, llena de tragedia, de muerte, de orfandad, en un país de muchas violencias entrecruzadas. Han sido amenazados por paramilitares, guerrilleros, delincuencia común, mineros ilegales, extorsionistas, al final no importa quien los corra, cada uno narra su particular historia desde la esclerótica de su existencia trágica, develan situaciones reales de desplazamiento, de violencia, que han convertido sus vidas en una verdadera caldera, después de la toma de este terreno, terminaron incorporándose a esta ciudad por necesidad, empezaron un proceso de inclusión llenó de muchas vicisitudes, al final se han acomodado y viven de acuerdo a sus limitaciones, sacando día a día sus hijos adelante. La mayoría viene de pueblos del Dpto de  Antioquia, del Dpto de Choco, de la costa atlántica colombiana e incluso de zonas muy alejadas.  Sólo los une la tragedia, su fragilidad y el arraigo a este pedazo de terreno que han perdido de súbito. Xiomara, que conoce bien cada uno de sus moradores, que a tenido que lidiar con su precariedades y analfabetismo, no sabía cómo asumiría este hecho, buscó la gente que venía ayudándola: Apoyarse en los estudiantes de la universidad Nacional, en las personas que había presentado la acción popular y en todo aquel que tuviese experiencia en desalojos. Nunca su posición fue quedarse en terreno, buscaba siempre  incansablemente su reubicación, sin obtener ninguna solución real hasta la fecha.
A partir de esta notificación se convocaron reuniones de apoyo. Primero con las personas que llevaron a cabo la acción popular para hacer un inventario de los recursos jurídicos que tendrían a mano, a renglón seguido se señalaría la bitácora con los estudiantes de la universidad nacional y se harían las reuniones tendientes a tener un orden que permitiera tener control sobre el desalojo, se planificaba buscando sólo el respeto de sus derechos, la puesta en marcha de la reubicación, pues entendían que el recio invierno no contribuía en nada al manejo de su precaria posesión y la situación de hecho según la alcaldía. Xiomara, era una líder ordenada, perseverante, con el carácter necesario y tenía una virtud, nunca se sobre-pasa en el lenguaje, es una mujer de buenas maneras…conoce al dedillo las debilidades de esta comunidad, todo lo que los hace vulnerables, su pobreza extrema y el estado de indefección en que se encuentran. De antemano sabía  que la acción popular es muy lenta, pese a que buscaba la puesta en firme de sus derechos, el llamado a la responsabilidad de todas las instituciones que tienen que ver con ello se ponía en movimiento desde muchos flancos. Esta acción les permitió de alguna manera tener el inventario total en tiempo, actuaciones, documentos, el cronograma de seis años de lucha interminable que tenía un capitulo más con este desalojo, a todas luces injusto.
Se hicieron las reuniones, se propuso crear para el día del desalojo una mesa de concertación que hiciera valer los derechos, se estableció que por nada del mundo habría violencia, se crearon los comités de apoyo de la universidad  y se entabló una tutela buscando parar el desalojo. Sobra decir, que cada acto acompañado de la atmosfera de incertidumbre, temor y de tensión aguda que producen estos hechos.
La noche anterior, alrededor de una fogata, se hizo una reunión para sensibilizar los hechos. Los universitarios con sus respectivos comités atendieron los niños y en una vigilia con cantos, música y oraciones esperaron conscientes el hecho fatal que cambiaría sus vidas totalmente.

EL DÍA DE LA TOMA  Y EL DEALOJO.

3. AM DE LA MAÑANA
Las lluvias torrenciales hicieron de esta noche una espera interminable. Sentados al pie de los ranchitos, alrededor de una fogata improvisada que no superó los ímpetus de la lluvia, dilucidaban la manera de enfrentar a las autoridades: Estudiantes, comunidad y líderes aportaban sobre cómo deberían comportarse frente al hecho inevitable que se les venía encima. Sorprendía la claridad que abocaron y las buenas maneras en cada decisión. Todo, absolutamente todo debería estar controlado. Se habló de que se pondrían camisetas blancas, que se alistaría una mesa con mantel blanco para atender a la autoridad y a los funcionarios de la alcaldía, haciendo prevalecer los derechos y además tratarían de obligar a las secretarías y a las instituciones con el cumplimiento real de sus obligaciones.
De súbito dejaron de pasar automóviles por las dos calles que convergen en el sitio….Los universitarios que son sabios en esta materia, lo comprendieron de inmediato: Sellaron las calles, esto arrancó. Más de trescientos policías comenzaron a acartonar las dos entradas, la de la calle 65,  la del rio y el acceso por la quebrada. Quedaron admirados de dos hechos, la desproporción del operativo y la rigidez de las fuerzas del orden, que parecían actuar en un operativo militar….el proceso de intimidación comenzó más temprano de lo que esperaban.
De inmediato se organizo la estrategia establecida: se organizo la mesa, las personas que atenderían la alcaldía, el sitio donde estarían los niños, el comité de comida y apoyo y las acciones de contingencia necesarias….muchos alumnos eran expertos en estos desalojos y conocían el orden que se debía tener. Xyomara, con camiseta blanca como la mayoría, volvió hacer énfasis en la necesidad de respetar el operativo, actuar con absoluta decencia y reaccionar de acuerdo a las circunstancias, siempre pensando en la reubicación.

6 AM LA DILIGENCIA

Nadie puede imaginarse un operativo de estos hasta que los vive. La institución se mueve con toda su fuerza, crueldad y la racionalidad en pro de su objetivo policivo. Este significó para la gente humilde, sentir el poder y la inequidad en su máxima expresión. La inspectora, quien tiene el manejo directo del desalojo, habla solo después de la toma del lugar: Mas de cuatrocientos agentes, cincuenta motos con agentes poco amables, camiones, inspecciones móviles, una maquina Caterpillar, camas bajas ( Camiones con carrocerías planas) para trasladar escombros, volquetas, obreros, gente de la secretaria de inclusión social, del bienestar familiar, psicólogos, la racionalidad administrativa en su máxima expresión puesta al servicio de un operativo; llegan en masa, como cuando uno ordena invadir….de pronto la comunidad sintió toda la fuerza de la institucionalidad y al principio nadie habló, nadie explica, solo se ve la toma desde su óptica más cruel.












jueves, marzo 23, 2017

EL DERECHO A LA CIUDAD


El problema más grave de los países latinoamericanos es el de la inequidad y su consecuencia más nefasta la marginalidad. Las ciudades son espacios donde estas dos realidades en contravía de los imaginarios utópicos establecidos, se confrontan con una crueldad sin precedentes, tristemente ya no conmueven a nadie, son parte del paisaje natural de nuestras rutinas: opulencia y pobreza perviven en un mismo espacio,  en unas tensiones permanentes, sin solución cercana. La violencia en Colombia, en un conflicto de más de cincuenta años, ha producido emigraciones y cordones de pobreza, collares que cuelgan en los extremos de las ciudades, reflejan de alguna manera las consecuencias de un conflicto que apenas empezamos a resolver, sumado a otras variables sociales aun más difíciles de explicar.  
Las relaciones entre conflicto y marginalidad han dado para discusiones teóricas de carácter académico harto conocidas. Pero la realidad cruda, muestra sus llagas sin que nada pase. En Medellín Colombia, 107 personas, 25 familias, 37 niños, viven asentadas sobre la quebrada Iguana, al frente de la universidad nacional de Medellín, desplazadas por la violencia desde hace más de cinco años. Viven entre una zona comercial muy importante y fuerte, un barrio de clase media alta y la propia universidad, asentados en la ribera de la canalización en unas casas de madera expuesta a los mayores peligros en estos días de invierno y lluvias perpetuas. “El derecho a la ciudad, definido por Henri Lefebvre en 1967 como el derecho de los habitantes urbanos a construir, decidir y crear la ciudad”, constituye el marco cotidiano que pervive en medio de procesos no resueltos, no definidos y que pese a los esfuerzos para generar procesos de inclusión, se caracterizan por la indiferencia social, que se volvió el pan de cada día, como el caso típico de estas personas.
La alcaldía de Medellín, que se caracteriza por su diligencia, en este caso especifico, ha sido negligente, indiferente y cruel. No ha entendió nunca el problema central de estas gentes, no es otro que la re-ubicación, el derecho a una vivienda digna y la necesidad de ser atendidos con toda la fuerza y la capacidad del estado al respecto, son desplazados, violentados, su situación es producto de presiones sociales muy fuertes. He decidido liderar y presentar una acción popular, un instrumento jurídico idóneo para ese tipo de situaciones, busco poner en manos del poder judicial este caso, para obtener soluciones sustanciales. Cuando me presentaron el caso, quede impertérrito ante esta situación, nunca imagine tal panorama, la mayoría de las veces nos encerramos en urnas de cristal sin saber que pasa a nuestro lado. Recordé, hablando con sus moradores, los análisis del peruano Fernando De Soto, experto en estas economías, sobre la capacidad de la gente marginada para salir de sus problemas coyunturales y de diario. Descubrí hasta donde llega la economía del rebusque de estas gentes, su capacidad para no dejarse avasallar por tanta tragedia junta, su inteligencia para ir rasguñándole a la institucionalidad sus derechos y como al final, sólo buscan una inclusión que se les niega  todos los días. Pese a todo sobreviven, tienen valores, atienden y educan a sus hijos y permanecen día a día en pie de lucha tratando de hacer valer sus derechos. La alcaldía de Medellín decidió desalojarlos sin solucionarles su problema central, su reubicación, sacarlos a la calle, romperles su unidad, hasta la fecha, fuera del aviso de desalojo, no hemos visto ningún trabajo social de sensibilización, de escrutación, de evaluación, sólo una medida policiva por fuera de cualquier proceso de inclusión, de reubicación.

Hay una líder inteligente, batalladora, la señora Xyomara, carga con la totalidad de este problema, vive en esta comunidad, va de despacho en despacho gubernamental defendiéndose de los atropellos, recopila todas las leyes que les favorecen, entutela cuando lo necesita, abre espacios, habla con autoridades, recurre a la academia esperando encontrar sentido y  lucidez para su lucha,  busca soluciones por donde quiera que se vislumbren, siempre solitaria, protegiendo a una comunidad desvalida. Cuando le escucho en sus largos soliloquios, me asombró de su capacidad, se ha formado en medio de esta tragedia, conoce las leyes sustanciales que la protegen, sus derechos, corrige a los abogados que pretenden desvirtuar su lucha y sobre todo es perseverante.
La lucha por los espacios, la tierra el problema central de nuestro conflicto, atiende a una serie de miradas, que se han olvidado. “En 1990 se produce una transformación en ese sentido y las diversas disciplinas comienzan a recoger a la geografía y a los estudios del espacio; comienzan a reconocerlos y a incorporarlos en sus trabajos intransdiciplinarios […] lo que conocemos como giro espacial, entendido como un cambio ontológico, una lucha ontológica, es decir, un cambio en la manera más bien básica de ver la existencia humana, de comprenderla. Autores contemporáneos no dudan en señalar que el espacio geográfico debe leerse como el espacio construido, lugar en el cual se desarrolla la acción humana, el territorio que se ordena y gobierna, donde se manifiestan los intereses políticos y se ejerce poder, desde donde se puede interpretar el pasado y soñar la construcción de un futuro, aquel que es habitado por diversidad de grupos étnicos con dificultades y problemas sociales”. No podemos seguir viviendo con realidades como está como sí no estuvieran pasando, indiferentes. Recurdo conceptos que parecían obsoletos y es evidente que siguen vigentes: “Henri Lefebvre (1901-1991) construyó su hipótesis de trabajo sobre el derecho a la ciudad como la posibilidad y la capacidad de los habitantes urbanos y principalmente de la clase obrera, de crear y producir la ciudad”. La academia trabaja con esmero estos temas, pero ya es hora que se incorporen a la institucionalidad. Espero que se le de solución a estas comunidades.








jueves, marzo 09, 2017

LA SOCIEDAD DEL CANSANCIO

Este es el título de uno de los textos de  Byung-Chul, que diagnostica la patología central que acosa la sociedad de estos tiempos. El enfoque no solamente es absolutamente lúcido, sino que constituye una radiografía de las servidumbres que nos someten desde la perspectiva de un filósofo. “la sociedad occidental está sufriendo un silencioso cambio de paradigma: el exceso de positividad está conduciendo a una sociedad del cansancio. Así como la sociedad disciplinaria foucaultiana producía criminales y locos, la sociedad que ha acuñado el eslogan Yes We Can produce individuos agotados, fracasados y depresivos”.  Desde hace varios años, en plena efervescencia de la revolución de las TIC, de la globalización y la apertura, cuando gozamos de una aparente libertad de acción en todos los ámbitos, el individuo como tal, se encuentra más avasallado que nunca, desde ámbitos encubiertos con una sutiliza, los procesos de subjetivizacion del poder se imponen desde la misma interioridad del ser que crea los mecanismos de coacción que le oprimen”.
“Hoy creemos que no somos un sujeto sometido, sino un proyecto libre que constantemente se replantea y se reiventa. Este tránsito del sujeto al proyecto va acompañada de la sensación de libertad. Pues bien, el propio proyecto se muestra como una figura de coacción, incluso como una forma eficiente de subjetivizacion y de sometimiento. El yo como proyecto, que cree haberse liberado de las coacciones externas y coerciones ajenas, se somete a coerciones internas y a coerciones propias en formas de una coacción al rendimiento y la optimización”.
Esta libertad aparente desde el poder hacer  genera más coacciones que el disciplinario deber, este último tiene limitaciones, el poder hacer no. Por ello la coacción en este tópico es ilimitada. ”La libertad es contrafigura de la coacción. La libertad que ha debe ser lo contrario de las coacciones, genera hoy más coacciones. Desde está aparente libertad nos imponemos ( O no las imponen) idealizaciones, metas, que de no consolidarse, nos frustran, sin ellas no somos; enfermedades como la depresión y el síndrome de bornout, son la expresión de una profunda crisis de la libertad. Son un signo patológico de que hoy la libertad por diferentes vías se convierte en coacción”. Después afirma categóricamente: “El sujeto del rendimiento, que se pretende libre, es en realidad un esclavo, es un esclavo absoluto en la medida en que sin amo alguno se explota así mismo de forma voluntaria”.
José Manuel Orozco en la red lo sintetiza magistralmente: “Cada vez hay menos sometimiento del tipo amo-esclavo en el que la lucha por el reconocimiento implicaba que el esclavo deseaba ser visto por el amo, y por eso se esforzaba buscando en el otro-amo  la mirada gratificante que correspondiera al esfuerzo. Por eso uno es amo y esclavo de sí mismo. Uno se impone las tareas, las demandas excesivas, las metas inalcanzables. Entonces uno vive para el trabajo sin necesidad de que el amo lo recuerde. La esperanza de ser reconocido se desvanece y en ocasiones ya no importa. Es como si hubiésemos introyectado al amo en cada uno de nosotros”[1].
El capitalismo voraz al que no le enfrenta ninguna alternativa, no se vislumbra un sistema que le compita, que ha generado una acumulación de capital sin precedentes, que implementó  en la psiquis un tipo de imposiciones que terminan condicionando la forma de ser (El poder es neuronal), de pensar, el sentido de realización, de sublimidad y de triunfo de las personas, hoy paradojicamente, cada trabajador se explota así mismo en su propia empresa." Cada uno es amo y esclavo en una persona. La lucha de clases se trasforma como una lucha interna consigo miso”. Todos los temores los miedos nacen de nuestra propia idealización, está introyectada con una sutiliza impresionante, nos convierte en esclavos de sí mismo, con todas las ansiedades, depresiones y frustraciones de una sociedad siempre condicionada por metas inalcanzables, lineadas a través del consumo.
“Luego, la sociedad es sumamente competitiva, cada quien ve por sí mismo. Muere la colaboración, el trabajo conjunto, el esfuerzo de hacer cosas entre todos. Hay una especie de temor disperso que remite a alguien que lo sabe todo acerca de uno. Pero no se sabe cuándo lo sabe. Tampoco quién está vigilando. Cámaras escondidas, inspección de los correos electrónicos, verificación de las páginas que se visitan en la red. Además, todos saben todo de todos en esas redes mal llamadas sociales. Se publica todo en el muro del Facebook: fotos, historias, reseñas personales. Nada se deja en secreto. Hay una muerte del misterio y, por lo mismo, se pierden los intercambios personales. Bastan unos minutos virtuales para suponer que uno se relacionó con otro. La relación es una irrelación. Esa es la positividad como negación del otro que nos niega. Velocidad, violencia, consumo, competencia, individualismo, hartazgo, silencio, pensamiento escaso, atención fugaz, desprecio por los pobres guerra sin remisión, hambre y lo que se conoce como darwinismo social (el mundo es para los más aptos, que merecen tener más que los menos aptos)”[2]. Por ello el filósofo Byun anota: “El comienzo del siglo XXI, desde un punto de vista patológico, no sería ni bacterial ni viral, sino neuronal”.
Los estudios de Foucault sobre la subjetivizacion del poder están más vigentes que nunca, estas lecturas de parte de un filósofo, que interpreta a cabalidad un momento donde se han perdido todas las iniciativas y estamos embarcados en un proyecto que  anuló de manera absoluta la capacidad de elegir, no hay sujeto, nos permiten confirmar que ahora más que nunca se hacen necesarios pensadores de este tipo. No veo por donde la humanidad se pueda sacudir. Las TIC, la revolución de los medios de comunicación, las redes sociales, los procesos de idealización colectivos, las series e incluso el cine son mecanismos de configuración del poder, crean paradigmas de comportamiento.








[1] José Manuel Orozco. De la sociedad del cansancio a la sociedad del aburrimiento Un estudio del pensamiento.

[2]   José Manuel Orozco. De la sociedad del cansancio a la sociedad del aburrimiento Un estudio del pensamiento.
http://biblioteca.itam.mx/estudios/111-120/113/000262710.pdf