domingo, febrero 10, 2019

BRÚJULA PARA EL MUNDO CONTEMPORÁNEO


Diana Uribe es una historiadora colombiana de muchos quilates, que ha hecho una tarea pedagógica y de divulgación a través de programas radiales, de libros y grabaciones, todas disponibles, abiertas al público, que estamos lejos de valorar, los cuales son un patrimonio cultural intangible que le ha enseñado al país la importancia de la historia para entender el atribulado presente. Diana lo ha expuesto todo, la Grecia antigua, Roma, la historia de las potencias, la historia de Latinoamérica, fenómenos como el de la globalización y sus efectos, el conflicto del medio oriente, las guerras, las crisis económicas que ha tenido el mundo,  de igual manera ha narrado  y expuesto la biografía de los grandes hombres, los forjadores, aquellas de suma importancia para la humanidad por lo que significaron sus vidas para el progreso del mundo, ningún evento se le ha escapado en una labor que lleva más de veinte años.
Acaba de publicar un texto llamado: “Brújula para el mundo contemporáneo” que trata de explicar los tiempos turbulentos que vivimos, que abarca la relación intrincada entre las grandes potencias, la crisis de la emigración masiva, el renacer de Rusia y China, la complejidad de los pueblos de oriente, el papel de los Estados Unidos y la crisis sin norte, abocada por un presidente por fuera de todo canon como es el señor Trump, texto que se acompaña de un audio de más de 14 horas, bocado de cardenal para los amante de la historia.
El libro inicia con un análisis genealógico de la crisis que parece dominar el mundo, del caos presente, cada uno de los problemas más visibles, hablemos del Brexit, la salida de Inglaterra de la comunidad Europea, para tocar tan solo hablar uno de tantos problemas, lo va tratando desde la esclerótica de la historia, siempre desde su articulación con el mundo y el efecto mariposa que produce, no solo a la comunidad Europea sino sus efectos globales, narra los intereses que se ocultan en cada decisión de estas, sus implicaciones y los peligros que genera.
Miremos el caso de Europa, expresa la historiadora en el prólogo: “La Europa actual está conmocionada por elecciones en donde cada vez se abre espacio a posturas xenófobas, anti-unión Europea, y en algunos casos como Polonia y Hungría antidemocráticas. La historia Europea es fundamental para entender el mundo contemporáneo, por qué fue allí, en esa pequeña península de la masa euroasiática, desde donde hace un par de siglos se forjaron las ideas que varios países como Francia, Inglaterra, Alemania, Holanda expandieron, muchas veces a las malas, por el resto del globo.  Algunos conceptos que hoy en día en la mayoría del planeta se consideran estándares de organización y visión de la realidad se originaron en Europa.  Las formas modernas de democracia, los derechos humanos, el estado nación, el socialismo y el capitalismo hacen parte de estos conceptos que duraron en pugna durante dos siglos. Durante varias centurias Europa creo una forma de ver el mundo y la aplico en su expansión planetaria desde el siglo XV en particular durante el XIX. Asi, la manera en que muchos de nosotros vemos el mundo tiene una influencia europea,  porque se nos ha enseñado la historia del dominio de Europa y, más recientemente, de Estados Unidos. La suma de estos lugares se ha identificado como mundo occidental, y la historia que ha pasado allí desde el siglo XIX muchas veces se denomina modernidad”.
Este es el tono y la forma como la historiadora nos va adentrando en un debate que hoy no solo es necesario, sino que nos afecta a todos, pues los efectos políticos y culturales de los grandes conflictos y decisiones de las grandes potencias, están conectados de una manera que nadie escapa a sus efectos, que son casi inmediatos.
La historia, que tuvo un auge en los años cincuenta de mano de los grandes historiadores, de las revisiones hechas que hoy deberíamos releer, está a la mano, en un mundo cuyo ritmo caótico, no nos permite entender muchas de las cosas que pasan y por ende nos afectan gravemente. Este libro es una buena herramienta para entender cada uno de los problemas más álgidos, siempre articulados, responden a lo global, sin dejar de lado el pasado, que debemos conocer y entender. Bien por Diana Uribe, gracias y esperamos siga en loable labor.







sábado, enero 26, 2019

LAS CONTRADICCIONES DEL GOBIERNO COLOMBIANO


Nadie puede estar de acuerdo con el atentado cometido por el ELN. Apoyamos el cierre de las negociaciones con este grupo. Otra cosa son las contradicciones en materia de derecho internacional en la que insiste el gobierno del presidente Duque al desconocer los protocolos de cierre de las conversaciones con el grupo insurgente, protocolo que fue firmado por el gobierno anterior y comprometen al estado, no sólo frente a los países garantes, sino frente a la comunidad internacional, además dejaría las puertas abiertas a cualquier negociación futura, pues quien respeta la palabra empeñada puede garantizar el mínimo de normas en una mesa de negociación.
Lo peor es el auto-engaño, decir que nunca habló con el ELN ni hubo reconocimiento a los diálogos y que por lo tanto este gobierno nunca tuvo ningún compromiso al respecto, tal afirmación es una mentira flagrante, la sola decisión de tener la mesa abierta en la Habana y mantener la expectativa de una negociación sobre la base de que se devolvieran los secuestrados, el haber hecho despeje para la devolución de otros secuestrados, significa que tenía y mantenía un respeto por la negociación en curso, ósea la del gobierno anterior, que es política de estado. Debo recordarles a los señores sofistas que pese a sus argumentos, colocan al terrorismo como un pretexto, “Esto nos da pie, para hablar como hablamos”, no reconocer los acuerdos de apertura y cierre de la negociación, que es lo mínimo y  por esta vía meter en serios aprietos a los países amigos, que lo único que hicieron fue colaborarnos pensando en la paz, es tratar de meternos gato por liebre. En este caso, nunca hubo un cese bilateral de las acciones armadas, decidimos negociar así, con la consecuencias que fueran, entonces, el gobierno debía prever las acciones y cumplir con el deber constitucional de proteger la vida de los ciudadanos. Basta mirar los acuerdos logrados en África en medio de verdaderas tragedias hasta que se llegó a un cese final de las hostilidades y acuerdos significativos que acabaron con violencias ancestrales.  Siempre espero que al presidente le vaya bien en su gobernanza, si le va bien, al país le pasará lo mismo, no hago críticas con sentido partidista, por primera vez admito que el talante uribista y sus consejas está afectando al presidente en sus decisiones, lo peor, parece contradecirse en cada momento, estamos ante un gobierno de derecha, lo que no es malo al final, pero elegimos presidente y pareciera que son otros los que gobiernan, ojala esté equivocado en esta materia. De hecho Cuba no entregará al comando central del ELN, es su derecho, es consciente de lo que firmó y por lo tanto no le queda más que respetar el tenor de la letra y cumplir con el compromiso como garante. Por muchos años no habrá posibilidad de una negociación con el ELN, esperamos el gobierno sepa proteger a sus ciudadanos y ocupar grandes zonas que están en manos de la delincuencia, los grupos insurgentes, el narcotráfico y los varones de la política regional.

domingo, enero 20, 2019

UNA SEMANA NEGRA PARA COLOMBIA



Expreso mi solidaridad y apoyo a las víctimas del vil atentado en la escuela de cadetes de la policía de Bogotá, acompañamos a sus familiares y solo esperamos que aquellas personas que están en clínicas y en estado grave de salud puedan salir adelante, confiamos en nuestro médicos y auxiliares.

No solo tuvimos que ver la explosión de una bomba en la escuela militar de cadetes de la policía nacional en Bogotá que dejó 21 muertos y más de 100 heridos, sino la caída de los diálogos con el ELN, se produjo el cese de parte del gobierno, por obvias razones, dándole por ahora la razón a los radicalismos y voces oscuras de este país que han visto en la guerra la única manera de atender nuestras diferencias, aquí incluyo al propio ELN, estos señores venían esperando algún hecho, el de esta semana, el más demencial, para abrir la puerta a la confrontación. Las víctimas, actores de paz relevantes, la academia y politólogos, desde la firma de los acuerdos con la FARC  habían prevenido al gobierno por políticas de choque que evitara el fortalecimiento del ELN, quien diezmado para esta fecha, quedaba con territorios extensos sin presencia de autoridad alguna y de antemano se sabía que aprovecharía el momento histórico ante la inercia del estado para atender los territorios dejados por la FARC. Este grupo, radical, fragmentado, penetrado por el narcotráfico que secuestra y estalla oleoductos, por su ceguera política, puede hacernos volver atrás , al pasado, con los falsos positivos, el resurgimiento de los paramilitares y las ordenes de captura sospechosas, pues hay otro país, igualmente radical a su comando central, esperando razones para activar todo aquello que nos apenó en algún momento y genero las peores masacres, de las cuales todavía no salimos, las heridas son profundas, nuestro actual momento es grave por todas estas sumatorias, requiere un manejo muy cuidadoso, cualquier equivocación puede traer consecuencias que nos costarían mucho más de lo que este atribulado país a soportado.
Cuan equivocado está el ELN, asimilarse al peor terrorismo, al más irracional e inhumano, condenado en todo el mundo, quien podrá aceptar este tipo de lucha en este momento, perpetrar un atentado en un contexto de paz y esperanzas, mataron el proceso, lograron darle en todo el centro y entregarle razones a los violentos para volver atrás, no entendemos en que los beneficiaba, ni menos las razones que los llevaron a tal hecho.
El presidente, al que debemos rodear, en su alocución y medidas, ordenó el cese de los diálogos y volvió a dejar las ordenes de captura de la cúpula de los miembros del comando mayor del ELN vigentes, en un error, le pide al país garante, Cuba, que los detenga, como si el papel del mismo no fuese el de dar garantías al proceso, entre ellas, se evita este tipo de decisiones, las cuales son necesarias para tener unos diálogos tranquilos, recordemos que en Tlaxcala México, hace muchos años, el gobierno colombiano de la época, cerro los diálogos, pero respeto los protocolos. No se entiende, este tipo de errores, la comunidad internacional y algunos países garantes como Suecia, tampoco estuvieron de acuerdo con la decisión de solicitarle al anfitrión este tipo de medidas. En todo caso, esperamos salir avantes de este suceso, la palabra ahora es ponderación e institucionalidad.
Aún no hay un comunicado del ELN, sería bueno saber que están pensando.


sábado, enero 12, 2019

MARIA TERESA URIBE DE HINCAPIE



La muerte de esta académica e investigadora colombiana es una pérdida irreparable para las ciencias humanas, por sus grandes aportes en los estudios históricos, sociológicos y en sus análisis genealógicos sobre nuestro pasado y realidad, que inexplicablemente, con contadas excepciones de algunas publicaciones locales, no ha tenido los homenajes que su trayectoria amerita, su legado está representado en trabajos de una profundidad y calidad que está por fuera de toda discusión y que por fortuna, la universidad de Antioquia de Colombia ha sabido valorar y divulgar. “Era licenciada de Sociología de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín y Magister de Planeación Urbana de la Universidad Nacional, sede Medellín. Se dedicó a la docencia y a la investigación en la Universidad de Antioquia, donde le fue otorgado, en 2015, el titulo Honoris Causa de Doctora en Ciencias Sociales, una de las máximas distinciones que la academia puede entregar. Fue una maestra, en todo el sentido de la palabra. Comenzó sus estudios en Pereira, pero fue en Medellín donde desarrolló toda su carrera académica, que la hizo celebre en el mundo de la sociología y que le valió diversos reconocimientos como la Antioqueña de Oro y el Premio a la Investigación de la Universidad de Antioquia”. El periódico del tiempo trajo una descripción puntual que la defina a cabalidad: “No es mediática. Su vida ha transcurrido de espaldas a los reflectores. Lo suyo ha sido la investigación, la lectura, la escritura de libros, ensayos, artículos. María Teresa Uribe de Hincapié le ha dado cara a la reflexión en grupos pequeños, a la conversación alrededor de un tinto y en las aulas de clase en la Universidad de Antioquia, en donde permaneció, feliz, desde 1973 hasta el 2007. Estas actividades intelectuales propias de la profe, no ‘maestra’ y ni siquiera ‘profesora’, como le gusta que se la nombre, han trascendido la frontera de Antioquia. Su obra es estudiada en todo el país y referenciada en cientos de trabajos de académicos consagrados y de estudiantes de doctorados y maestrías”.






En esta misma publicación trae a colación el talante de su trabajo, que realmente es de una hondura y profundidad absoluta, miremos: “Muestra de su creatividad la constituye el ensayo ‘Estructura social de Medellín en la segunda mitad del siglo XIX’, publicado en el libro Historias de Medellín, 1996, que escribió a partir del relato de la gran procesión que se hizo el 24 de noviembre de 1875, en la celebración del segundo centenario de su fundación.

La socióloga describe, en el estricto orden en que desfilaron, a los participantes y se ocupa, también, de los que no fueron nombrados, y caracteriza a la sociedad antioqueña y su desarrollo: “No es de extrañar que el comercio y la minería fuesen los estamentos o sectores sociales mejor representados y más destacados en la procesión cívica, pues también lo eran en la realidad social de la ciudad. El comercio fue, sin lugar a dudas, el eje estructurante de la vida medellinense del siglo XIX, lo que marcó su ethos sociocultural y los referentes colectivos de identidad. Su importancia social estaba dada por la capacidad de articular otras actividades económicas como la minería y la agricultura, y por haber constituido la trama sobre la cual se desarrollaron las funciones del crédito, la banca, el transporte y lo seguros. Esa noción era clara y evidente para los medellinenses y, por eso, bajo la divisa y las banderas del comercio, desfilaron los representantes de todas las actividades económicas afines”…“Llama la atención que un estamento tan importante para un pueblo mercantil, como los arrieros y los cargueros o silleteros, casi todos residentes en Aguacatal y El Poblado, estuviesen excluidos del evento; más si se tiene en cuenta lo que ha significado para las generaciones posteriores los mitos del arriero y del silletero. Pero en la época no se les otorgaba ningún reconocimiento, aunque en muchas oportunidades actuaron como gremio para reclamar a la administración del estado regional la disminución del peaje por el mal estado de las vías. “Tampoco estaban los pequeños comerciantes, las vivanderas, los leñateros o carboneros, los artesanos menores, los mineros independientes, los pulperos y tenderos, los sirvientes domésticos, los empleados y dependientes de los almacenes, los bancos y las oficinas públicas. No estaban las mujeres –salvo las alumnas de la Filarmónica– ni siquiera las de la clase alta acompañando el estandarte de la Sociedad del Sagrado Corazón, asociación fundada por ellas; tampoco el gremio de institutores y de otras profesiones liberales. Ausencias que se resaltan si se compara la visión que presentaba el desfile con la visión que ofrecían los censos de población, en los cuales se consignaban oficios y actividades en la Villa durante el siglo XIX”. Y concluye: “En el siglo XIX Medellín fue algo más que misa, rosario y salve, que grandes tiendas, bancos y barras de oro, y que moralidad y progreso. Aquí tuvieron lugar las utopías libertarias de los radicales, las propuestas igualitaristas y fraternales de los artesanos, la vida alegre y despreocupada de los bohemios y artistas, y la delincuencia en todas sus modalidades. En fin, una ciudad caleidoscópica, contradictoria y llena de aciertos y de mezquindades, que como Medusa tuvo muchos rostros y facetas”.
Voy a tomar un texto específico: “Un retrato fragmentado,  ensayo sobre la vida social, económica y política de Colombia, - siglo XIX y XX”, un trabajo entre muchos, que empieza con un análisis de la estructura social de Medellín en la segunda mitad  del siglo XIX, para irse adentrando en temas específicos, todos tratados desde la esclerótica de la socióloga, con una prosa literaria clara, lúcida, estéticamente sin ninguna discusión, que pese a la temática son de fácil lectura y donde se capta toda la formación academia de quien abrevo en los mejores autores de la sociología, la historia y la filosofía del siglo XX. Recordemos que en nuestro país, con toda la influencia Europea, que va desde los estudios clásicos hasta los escritos que rematan con Foucault, Paul Recaer, desde la mitad del siglo anterior se despertó un interés por nuestra historia, por la genealogía de nuestros problemas más puntuales, con el nacimiento de las facultades de sociología, se empezaron a realizar trabajos que fueron llenando un vació en la comprensión de nuestro pasado que tuvieron en esta mujer una representante digna, con trabajos que todos debemos leer para entender mejor nuestra caótica realidad.  
Voy a dejarles una muestra de la pluma de esta investigadora: “Los fenómenos de la violencia en Colombia son algo más que coyunturales; constituyen un eje perviviente en la historia del país. De allí la necesidad de abordarlos no sólo a la luz de la crisis actual sino también en la larga duración, en la perspectiva de la diacronía, pues es allí donde puede encontrarse una alternativa interpretativa que dé cuenta de la especificidad del fenómeno en Colombia sin caer en los lugares comunes que nada explican o, en su defecto, en el fraccionamiento empírico de la realidad violenta (la violencia política, delincuencial, oficial, étnica, etc.) lo que se queda en la mera clasificación de los fenómenos, aportando pocas luces a su comprensión”. Su obra es extensa y ordenada, sus trabajos respondían a un eje  de trabajo serio y riguroso, a mis lectores les invito a buscar algunos de los trabajos más emblemáticos que por fortuna están en la red.










viernes, enero 04, 2019

LO QUE PASÓ Y LO QUE VIENE PARA EL 2019


El año que pasó estuvo marcado por la incertidumbre en todo el mundo, los anclajes que nos permitían tener seguridades en materia política, económica y social, no funcionaron, no constituyeron garantía alguna, ni siquiera la democracia liberal fue capaz de contener ciertos fenómenos que hoy son materia de mucha preocupación: Los gobiernos populistas de derecha o izquierda son el pan de cada día tanto en Europa como en América, la democracia que se consolidó después de la caída del muro de Berlín, no pudo evitar estas oleadas, en una especie de vuelta atrás, la gente ha decidido por salidas que aún los politólogos no comprenden. En materia económica pasaron cosas inesperadas, ni siquiera imaginamos, pese a los repuntes de la economía norteamericana, no fue bueno para nadie, las razones no se explican desde la teoría económica. Primero, el rompimiento de acuerdos multilaterales y el redomado proteccionismo del señor Trump, pusieron la apertura y la globalización en materia económica en jaque, produciéndose como efecto una guerra comercial que aún no termina entre China, Europa y el coloso del norte.  Parece de locos que, un solo hombre haya puesto en vilo treinta años de multilateralismo y apertura sin que nada pueda evitarlo. Creo que no pasará al final nada, es imposible cerrarle las vías a la globalización y a la conexión del mundo; las TIC y los efectos de la robótica y la inteligencia artificial, así como la revolución imparable de las comunicaciones convertirán con el tiempo estas crisis en simples coyunturas que analizaremos después como hechos históricos de carácter pasajero, aún con esta garantía los costos serán muy altos para la humanidad.
La crisis social es de dimensiones más graves. La migración seguirá siendo un fenómeno imparable y sintomático de problemas más profundos. Tanto en África, en Europa del este como en América soportaran más de lo mismo. Las causas no solo son solo políticas, sino reflejan una ausencia total de oportunidades, también tiene origen en el hambre que sufren muchos pueblos, la desnutrición galopante de la niñez, la corrupción endémica y la falta de equidad de un planeta que pese a los grandes progresos, tiene pueblos enteros en el abandono. Nadie puede vaticinar como terminarán estos movimientos tan grandes y que efectos tendrán en en el primer mundo, estos países se creían invulnerables.
Económicamente, este año las aguas volverán a su estado normal, eso pienso. La economía y el capitalismo, siempre generan sus propias salidas, el mundo tiene que funcionar al final, es imposible una inercia prolongada en una sociedad que depende del consumo, esto no evita los costos sociales, que son muchos. Pese a que desde la crisis del 2008 la economía no ha podido tener estructuralmente tranquilidad, tampoco ha colapsado. Estoy seguro que este año será mejor.
No puedo decir lo mismo de la política y los populismos, estamos en un punto de giro inexplicable que requiere mucha inteligencia para ser contenido, conciencia social y participación de aquellos que siempre han estado alejados de la política. La democracia  tiene que funcionar, sino terminaremos muy mal, ya estamos sufriendo los primeros efectos de tan nefastos gobiernos y caudillos.
La crisis social, por ahora es insuperable, los gobiernos no dan su brazo a torcer, el eslogan sálvese quien pueda es el que prima, la solidaridad parece ser solo del pasado, el futuro en esta materia es incierto, seguirá la emigración, morirán muchos inocentes y de alguna manera la humanidad, la clase media en concreto, tendrá que aplicar correctivos. Este, según mi modesto criterio, serán los lineamientos generales del año 2019.







miércoles, diciembre 26, 2018

NO TEMERÁS A TU GOBIERNO (RTVC, BOGOTÁ)


Considero de suma importancia que el mundo y sobe todo Colombia  lean este artículo de Ricardo Silva Romero, excelente escritor y columnista colombiano. No quiero hacer ningún comentario al respecto y solo espero que mis lectores saquen sus propias conclusiones. Apareció en el periódico “El país de España”. CESAR HERNANDO BUSTAMANTE


RICARDO SILVA ROMERO
24 DIC 2018 - 18:09

No es un mal tipo Bieri. No es un mal tipo Duque. Pero de buenos tipos está hecha la fila que va a dar al infierno.


Tendría que ser un mandamiento de la ley: “No temerás a tu Gobierno”. Pero desde que el uribismo empezó su campaña presidencial revanchista y temeraria –a pesar de los esfuerzos de Duque, su cara amable, por demostrar que durante una presidencia suya no habría nada qué temer– los críticos y los opositores y los electores que padecieron los dos períodos de Uribe han estado viendo por todas partes señales de que la paranoia es sentido común aquí en Colombia. Si durante aquella campaña desoladora, el uribismo, en guerra contra el fantasma del castrochavismo, planteó cerrar las cortes, cambiar los acuerdos de paz y poner en cintura a los periodistas (“una presidencia de Duque manejará con transparencia la concesiones de televisión”, trinó Uribe), en estos ansiosos meses de su Gobierno ha sido obvio e inútil el afán de callar a la oposición.
Duque el presidente ha seguido siendo un político amable, de tono democrático, al que no le salen creíbles las frases bravas, briosas. Después de unos primeros meses plagados de marchas de protesta, de caídas libres nunca vistas en las encuestas de popularidad, de desilusiones y de fatalismos exacerbados durante años por el propio uribismo –y sobre todo: de llamados a la unidad erráticos e incumplidos por el propio Gobierno–, Duque ha conseguido pactos esperanzadores tanto con los estudiantes como con los trabajadores del país, pero lo ha logrado mientras trata de que su gente en el Congreso, que a duras penas deja hablar a la oposición, le apruebe, entre otros despropósitos, una reforma tributaria que deja aún más sola a la clase media (o sea, a los estudiantes, a los trabajadores) en la atormentada tarea de sostener al Estado.
Digo “otros despropósitos” porque también persigue una reforma política coja que, de salir adelante, podría darles a los congresistas el poder de definir una quinta parte del presupuesto de la Nación: ¿puede usted creerlo? Y busca que se dé una debatible ley de telecomunicaciones más acorde a los tiempos que corren, pero en medio de torpes e increíbles actos de censura llevados a cabo desde la gerencia del prestigioso sistema de medios públicos: RTVC. No es un mal tipo el gerente Bieri. Pero, como hizo parte del equipo de comunicaciones de la campaña de Duque, sigue portándose como si tuviera que proteger –de Colombia– a su candidato. Y, con motivo de los primeros cien días de Gobierno, permitió que el serio noticiero radial de RTVC le hiciera a su presidente una entrevista de “ente al servicio de la divulgación estatal”.

Pongo entre comillas esa frase porque la dijo el propio Duque cuando era un candidato que insistía en que RTVC no se reduciría a eso en su gobierno. Quién sabe qué esté pensando ahora. Si la impopularidad, tan común en estos días de redes, lo tenga un poco ido. Si le parezca absurdo que sus subalternos, en el empeño de escoltarlo y congraciarse con él, estén haciendo con el sistema de medios públicos semejante tontería: tomárselo como una trinchera castrochavista. Dijo el exdirector digital de RTVC, en W Radio, que le dieron la orden de trinar “El Futuro Ya Comenzó” durante la triste entrevista de los cien días. Dijeron los periodistas Chica y Olano, en la misma emisora, que les impidieron participar en la conversación con el presidente en su propio programa y que su propio programa no va más.

O sea que los paranoicos, que tendrían que ser un partido acá en Colombia, una vez más tenían toda la razón. O sea que el independiente RTVC se está volviendo lo que no fue ni en el controvertido gobierno de Uribe: un “ente al servicio de la divulgación estatal”.
No es un mal tipo Bieri. No es un mal tipo Duque. Pero de buenos tipos está hecha la fila que va a dar al infierno.

@RSilvaRomero

viernes, diciembre 14, 2018

21 LECCIONES PARA EL SIGLO XXI



Primero les ofrezco disculpas a mis lectores, una enfermedad intempestiva me alejo veinte días de mis lecturas e inquietudes. Aquí estamos de nuevo.
Este es el nombre del texto de Yuval Noah Harari, es una visión de los principales cambios que tendrá la humanidad en este siglo,  cómo nos afectan y cómo incidirán en nuestras vidas en el futuro. Categoriza el autor en su introducción: “Como historiador, no puedo proporcionar a la gente comida ni ropa, pero sí intentar ofrecer cierta claridad, y de este modo contribuir a nivelar el terreno de juego global. Si esto empodera solo sea a un puñado de personas para que se incorporen al debate sobre el futuro de nuestra especie, habré hecho mi trabajo”.  Desde el aquí y el ahora aborda los asuntos actuales y el futuro inmediato de las sociedades humanas.
Empieza con la revisión de la problemática política y tecnológica actual. El autor, hace una genealogía de las grandes batallas ideológicas ( comunismo, fascismo, democracia liberal), de la consolidación de la democracia liberal y el capitalismo de mercado, de la revolución de las TIC y la globalización y la apertura. A  partir de la consolidación de la democracia liberal, pensábamos que se terminarían  gran parte de los problemas políticos de la humanidad,  quedó claro, que aparecieron nuevos fantasmas y muy graves.  Suponíamos que la democracia liberal sería pieza de garantía, lejos de estarlo, los retos nuevos la han puesto en cuestión inexplicablemente, ejemplo, el populismo, para citar solo uno, le han puesto sobre la cuerda floja, a ellos se suma la crisis migratoria y el terrorismo, que es de toda índole.  Esto quiere decir, que el liberalismo pierde credibilidad paralelo a la revolución tecnológica y biotecnología, la infotecnologia. Hoy enfrentamos otros retos, gracias a la revolución tecnológica y a la conectividad. Ejemplo, los algoritmos de macrodatos están creando todo tipo de monstruos, desde dictaduras popular, hasta óptica manqueas sobre cualquier suceso o elección.
El libro no es un memorial de agravios contra la tecnología, la descifra para advertir las consecuencias que genera  y las consecuencias para las sociedades humanas. De igual manera, después del primer capítulo aborda las respuestas potenciales a estos retos dentro de la revolución de las TIC y las redes sociales. Se pregunta: “¿ pueden los ingenieros de Facebook utilizar la inteligencia artificial (IA) para crear una comunidad global que salvaguarde la libertad y la igualdad humanas?”.
Trata igualmente el tema del terrorismo frente a estos fenómenos concomitantes. En la tercera parte habla de los desacuerdos políticos, la cuarta explica fenómenos como la posverdad, la pregunta que se hace es, ¿ Hasta qué punto podemos comprender los acontecimientos globales y distinguir entre las fechorías y la justicia?.
En la quinta parte, está el análisis puntual de todos estos fenómenos, hilvana todas estas referencias, ya conocemos la lucidez de este gran historiador Israelita para hacerlo.
Su lectura es fácil, el texto como todos lo de este gran historiador, constituye una mirada diferente y lúcida de lo que afrontaremos, espero mis lectores lo aborden.