Google+ Followers

martes, enero 31, 2006

EL FESTIVAL DE LITERATURA DE CARTAGENA

El festival que vivió Cartagena, demuestra una vez más la vitalidad de la literatura y la importancia de la misma para la sociedad en general, más alla de cualquier privilegio elitista y excluyente, como la pretenden ver ciertos intelectuales de Colombia. También quedó claro que se necesita mucha más divulgación y apoyo institucional, pues este evento, al igual que el festival de poesía en Medellín, ratifica una vez más, que existe una masa de lectores ávidos de orientación y contacto con sus autores.
Páscale Casanova, en su hermoso ensayo, “La republica mundial de las letras”, nos recordaba que el país de la literatura no es la isla encantada de las formas puras. Es un universo desigual, un territorio en que los peor dotados literariamente se encuentran sometidos a una violencia invisible. Talvez, festivales como el de Cartagena, nos enseñan una manera distinta de relacionarnos con el mundo, de compenetrar nuestra difícil realidad con otros estilos y maneras de narrar lo acontecido. Es impresionante ver extensas colas para escuchar escritores que en apariencia eran desconocidos en el país y como el conservatorio fue la manera para exponer cada uno de los temas propuestos y no la charla magistral que siempre excluye al público.
Igualmente este festival confirma el país de contraste que es Colombia, que devela facetas que hacen olvidar por momentos, el mar de sangre y violencia descarnada que nos caracteriza y nos recuerda esa otra cara que ha producido mundos imaginarios y de interpretación tan valiosos como los de Gabo y Botero.
Bien por este festival, esperamos que se publiquen sus memorias y ájala se pongan a disposición en la red de manera democrática. Bien por Javier Cercas, Hanif Kureishi y el negro Collazos.

No hay comentarios.: