Google+ Followers

sábado, enero 28, 2006

LA CONTIENDA ELECTORAL COLOMBIANA PRENDE MOTORES


A partir del 28 de enero la campaña presidencial podría entrar de lleno al panorama electoral Colombiano. No lo hará el Doctor Uribe en atención a una jugada de ajedrecista, que lo mantendrá alejado de cualquier compromiso con las listas al congreso de sus aliados y así poder mantenerse bien con todos, sin lesionar la variada gama de copartidarios que lo respaldan. Por efecto de la contienda electoral se paraliza prácticamente la contratación y en adelante la campaña se tomará cada rincón de nuestro territorio en un país que no parece ser muy diferente al que prometió cambiar el candidato presidente hace cuatro años.
Es pertinente en aras de un debate serio realizar un estudio de los resultados de la política general del doctor Uribe en estos cuatro años de gobierno. Es cierto que la economía tuvo una mejoría sustancial, en comparación con los últimos diez años, pero también es verdad, que a la luz de un análisis comparativo con los resultados de nuestros vecinos latinoamericanos, pareciera que no supimos aprovechar una coyuntura económica internacional que difícilmente se nos volverá a presentar. En materia de orden público hemos ganado confianza, la guerrilla está replegada, pero estamos lejos de ganar la guerra y el presupuesto de la misma ha cercenado de manera muy grave la inversión social y como lo ha demostrado el gobierno en muchas ocasiones, el dialogo no está en su agenda y cuando se contempla, las condiciones que propone parecen alejar cualquier posibilidad. Es difícil creer en la cifras en materia de desempleo que presenta el Dane, pero aun así, las políticas con respecto a este ítem están lejos de solucionar el problema. En materia tributaria se hicieron cuatro reformas para aumentar recaudos, sin ningún cambio de tipo estructural que permita soluciones a largo plazo el problema fiscal, la reforma estructural está a la espera y el presidente como en la campaña anterior vuelve a prometerla. Es evidente, que tenemos una política tributaria que favorece a los grandes contribuyentes, difícil será que esto cambie en manos del Doctor Uribe. La política de vivienda fue un absoluto fracaso y la inversión social prácticamente no existe.
El debate en esta contienda electoral deberá hacerse sobre tópicos como estos; del gobierno para demostrar que estas cifras y balances son equivocadas y de la oposición para presentar alternativas al presente programa que continuará vigente de ganar Uribe, sobre la base estadística y analítica que permita demostrar lo equivocado de las políticas implementadas. Esto es lo que esperamos los ciudadanos, dentro de una democracia. Con respecto a las garantía electorales, realmente es mucha la duda que existe, máximo cuando la comisión electoral ha decidido que no es acta para investigar al presidente en esta materia y que dicha función le corresponde a la comisión de acusaciones de la cámara, lo que implica que al Doctor Uribe no hay quien lo ronde, tan solo la convicción ética de la majestad del cargo que desempeña, que en las ultimas semanas lo ha dejado muy mal en materia de igualdad.
Los candidatos, tanto del ala Uribista, como aquellos que se le oponen, deberían entrar en materia de propuestas y programas y abandonar tanta manzanilla, utilizar la tecnología que nos brinda la sociedad de la información y el conocimiento, para que la opinión se entere del debate ideológico y programático, que permita que la campaña no se reduzca a más de lo mismo.

No hay comentarios.: