Google+ Followers

lunes, junio 11, 2018

A PROPÓSITO DEL MUNDIAL DE FÚTBOL


La pasión irracional por este deporte nos hace olvidar todo lo desmesurado alrededor suyo. Las servidumbres a que nos somete una sociedad de consumo avasallante y un capitalismo voraz se expresan de manera fidedigna alrededor de este deporte, el capital es el centro, las trasferencias, el inmenso negocio alrededor de este espectáculo de masas, absolutamente todo es cotizable, de la A a la Z, la mirada, el grito, la manera de vestir,  la boleta, los derechos de suscripción, cada acto suyo refleja la esencia del sistema en que vivimos, el aficionado se articula con su equipo, desde lo más intimo de su fe, desde el ámbito de sus deseos, estos son infinitos y escalonados, la relación perversa va creando cada vez más servidumbres, siempre busca un control, mantenerlo en su granja, de mil maneras, por cada una de ellas se paga, lo esclaviza, ahí reside la pasión desmedida, se crea una especie de noviazgo, irracional por supuesto, el pensamiento cede ante la compulsión, el apoyo no tiene medida, el fútbol lo vale todo, el gol es una síntesis desde donde perdonamos esta explotación.
El negocio es desmesurado, la palabra aquí se aplica en todo el sentido literal. Es de  pocos y está perfectamente controlado. La FIFA, es una multinacional, cada equipo, por democrático que sea, es manejado por una junta muy pequeña y la mayoría de negociaciones terminan siendo un secreto muy a pesar de las grandes cifras que  se manejan. Con la televisión digital, la globalización se expresa aquí de manera emblemática, este fenómeno encuentra en este deporte su mejor ejemplo. Un clásico entre el Barcelona y el Real Madrid, se ve en todo el mundo y cada vez atrae más espectadores. He visto en Latinoamérica, en Medellín, verdaderos hinchas de estos equipos, comprometidos, apasionados, con camisetas originales….
La industria, que cuenta con la televisión y el mercadeo como sus grandes aliados, mueve más de 500.000 millones al año... y ni se diga cuando llega el mundial. Victor Diusubu Rojas en la revista Semana lo explica mejor: “Esta no es una economía cualquiera, como coinciden Rory Miller, Carles Murillo y Oliver Seitz en el Fútbol como negocio. Desde hace mucho los alcances del balompié desbordaron lo deportivo para convertirse en un fenómeno que cabalga entre lo social y lo político, además de dar lugar a marcados rasgos culturales que dependen de dónde se juegue. Porque una cosa es un hincha de Boca Juniors y otra uno del Chelsea; en términos de pasión y, para lo que nos ocupa, de poder adquisitivo. Aquí, aparte del vaivén del juego, existe un solo designio, el que marca el dinero. Eso sí, para crecer y crecer, el fútbol se vale tanto de su carisma como de sus fortunas para romper fronteras. Si el mapa de influencia de la Fifa está representado en las actuales 211 asociaciones nacionales afiliadas, el de las pretensiones de irrumpir en territorios que le eran supuestamente ajenos no da tregua. En ese sentido, hace rato que sus bastiones dejaron de ser solo Europa y América del Sur. Ahora la mancha del fútbol se extiende –aparte de África, Asia y el resto del continente americano– a Estados Unidos, China, Japón, Corea del Sur y Australia, cinco potencias a las que vale meter en la red. Tres de ellas (Australia, Corea del Sur y Japón) irán a Rusia. Otra llora su ausencia: Estados Unidos (tanto como Fox Sports, que puso en riesgo los 400 millones de dólares que pagó por los derechos de televisión del mundial, y a los que poco caso hará la audiencia de ese país tras la eliminación). Y China, que ahora compra jugadores por su peso en oro, mientras no pierde tiempo para apostar a una política de Estado: estar en Qatar 2022, porque, están seguros, tendrán la sede de 2026”[1]. Toda una monstruosidad, un negocio de locos….quienes somos nosotros…piense usted donde se ubica.




[1] https://www.semana.com/contenidos-editoriales/ahora-si-rusia/articulo/el-futbol-es-el-negocio-del-siglo/551550

No hay comentarios.: