Google+ Followers

domingo, mayo 20, 2018

LA SEXUALIDAD EN TIEMPOS DE LAS TIC


Joanat Bonet en su blog de Boomerang literario hace poco escribió: “En la construcción del amor romántico la idea del sexo es gozosa y alegre, la culminación del encuentro. Un descorche de burbujas de placer. No incluye lágrimas ahogadas, ni sensación de extrañeza, vacío, suciedad o frustración. En cambio, no siempre es feliz; bien puede remover fantasmas, agrandar complejos o envilecer a los amantes. Un sexo mecánico, sórdido, egoísta, violento y forzado, sí, todo eso puede caber en su práctica. Porque la falta de verdadera educación sexual sigue causando inmensos desgarros cuando se obvian el deseo y la correspondencia”. Y Adelante después de unas estadísticas escabrosas en materia de violación y acoso ratifica: “Una sexualidad anómala suele esconder roturas interiores. Por exceso y por defecto. En el mismo mundo que habitan depredadores sin culpa ni miedo existen otro tipo de tarados que se hacen llamar incel. Son célibes, y no voluntariamente. Tienen grabado a fuego el rechazo de aquellas que no quisieron darles atención ni cariño. Los incel –se habla ya de “movimiento” misógino- consideran a las mujeres puro objeto de uso. Se han autoconvencido de que nunca serán elegidos, y se desahogan en foros o comunidades donde solo reina el odio contra su enemigo número uno: las mujeres”[1]. Vicente Verdu escribe esto en uno de sus libros más memorables: “El capitalismo de producción definiría el período, desde finales del siglo XVIII hasta la Segunda Guerra Mundial, en donde lo principal eran las mercancías.  El capitalismo de consumo, desde la Segunda Guerra Mundial hasta la caída del Muro de Berlín, donde destacaron la trascendencia de los signos, la significación de los artículos envueltos en el habla de la publicidad. Finalmente, el capitalismo de ficción surgido a finales de los años noventa del siglo XX, de la virtualidad. Los dos primeros se ocuparían ante todo de los bienes, del bienestar material; el tercero se encargaría de las sensaciones, del bienestar psíquico. … Los unos querrían abastecer la realidad de artículos y servicios. El otro producir una nueva realidad como máxima entrega”[2]. Joanet en un aparte del artículo trae a colación una cita que resulta un enlace que articula estos dos realidades:”  Freud consideraba la sexualidad del individuo su ADN existencial, y sostuvo que, de la represión a la desinhibición, todo pasa por la cabeza y por el pasado". Sexo y porno figuran entre las palabras más googleadas por los jóvenes de hoy, cuando la educación sexual parece administrada por internet, sin filtro ni rigor. Y la dimisión de las instituciones implicadas no supone sino una infinita barra libre para sexualidades mal resueltas”. El internet constituye una verdadera revolución. Pero como todo avance, tiene sus contra-indicaciones. Por ejemplo:El mundo de las sensaciones desaforadas, alimentadas y creadas, producto del incontrolable negocio de la pornografía, en medio de un capitalismo que convirtió todo en lucro, las sensaciones son convertidas en mercancía y por lo tanto son un producto, al que se le somete a mil perversidades por los gurúes del mercadeo, hoy tienen a una buena parte de la humanidad descontrolada, se han creado servidumbres antes no vistas, con los efectos que todos conocemos. Cada comercial, por inocente que parezca tiene una cuota de erotismo, no hemos podido vender nada sin mostrar culos y tetas…la mujer es un objeto…Entonces el libido que es el centro, gravitamos alrededor de esta compulsión, nos coloca all garete, el individuo consume lo que le traigan, no hay control, nada parece cambiar. Nadie trabaja en serio en estos temas. La  violencia sexual, el Feminicidio y otras vemos son el resultado. Amanecerá y veremos. Es un hecho que las neurociencias y la revolución de los fármacos parecen haberle quitado vigencia al psicoanálisis, tan necesario, pero no es menos cierto, que la prisa de estos tiempos no admiten el tiempo que la terapia requiere, necesitándola de sobremanera, el individuo de hoy está des-centrado, disperso, sin punto de apoyo. Ahora, ¿quién estudia la sociedad en estos temas de tanta relevancia. Además, los libros y estudios que encontramos nadie los lee, curioso, nunca hay tiempo. El tema es absolutamente importante y vigente. 







[1] Joanet Bonet. Boomerang literario. El país de España.
 http://www.elboomeran.com/blog-post/922/19087/joana-bonet/el-sexo-triste/
[2] Verdu Vicente. El estilo del mundo. La vida en el capitalismo de ficción. Anagrama.

No hay comentarios.: