Google+ Followers

miércoles, mayo 17, 2017

FILOSOFÍA PARA ESTOS TIEMPOS

Nunca antes se había necesitado tanto de filósofos y pensadores, el mundo está totalmente rentalizado, solo tiene validez lo que produce dinero, la sociedad esta signada a desarrollarse en un capitalismo voraz e inhumano, atiende a la ganancia, el sistema ha hecho que “El sentido de lo humano”, se haya perdido, nos movemos por intereses configurados por el mercado, que es una especie de motor, hay toda una terminología que se impuso: Competitividad, globalidad, apertura, mercados, ganancia, excelencia. No tenemos nada contra estos paradigmas, pero estamos claros que no son los únicos que cuentan.
Víctor Gómez  Pin en su blog alguna vez trató de dilucidar, qué es un filosofo: “Un filósofo es desde luego una persona cuya tarea es pensar, pero esto también caracteriza a Ramón y Cajal, Einstein, Gauss... a los que nadie (al menos de entrada) califica de "filósofos”. El embarazo del profesional de la filosofía se acentuará  además por una sospecha de lo que, ante su respuesta, el interlocutor empezará a barruntar. Pues si se hiciera una encuesta en la calle sobre el tema, la gran mayoría de los interrogados haría suya una opinión del tipo siguiente: "Los filósofos son tipos que habla sobre asuntos que sólo a ellos interesan y en una jerga que sólo ellos (en el mejor de los casos) entienden[1]. A que atendemos en esta sociedad, la que nos tocó vivir, en medio de la revolución tecnológica más grande que se tenga a lo largo de la historia, sin precedentes. Nos han hecho sentir que solo lo que es rentable y produce ganancias es lo que vale, se impusieron, como con la moda y el estilo, formas de vivir que son las únicas válidas, es la única manera de ser. Zizek expresa ante una pregunta: “un fenómeno típico de nuestros días: Starbucks. es la forma que tenemos hoy de consumir?.  “No compramos solamente café; compramos una ética de la vida, compramos el derecho de admisión en una comunidad donde encontrarse con otras personas y colaborar llevando atención médica a no sé qué país pobre de Latinoamérica. esta es la más grande manipulación poscapitalista: que la caridad y la humanidad sean parte del consumo en vez de ser parte de nuestras vidas. Y no quiero hablar únicamente de los capitalistas malos; ¿no pasa lo mismo con los alimentos bio? ¿Son menos venenosos que los otros? ¡No! Se compran porque ayudan a sentirse bien: ‘Si compro verdura bio, estoy haciendo algo bueno por el planeta’. Así es como funciona el capitalismo”. Que significa pensar, cual es la tarea del filosofo, descifrar, develar, denunciar. Víctor Gómez Pin remata: “Difícil es para el filósofo convencer (tanto a los demás como a sí mismo) de que la evocada imagen es una burda caricatura y que, en realidad, filósofo es exclusivamente aquel que habla de cosas que a todos conciernen y lo hace en términos, de entrada, elementales y que sólo alcanzan la inevitable complejidad respetando esa absoluta exigencia de transparencia que viene emblemáticamente asociada al nombre de Descartes”. Expresa en otra entrada del blog: “hombre implica tensión en pos de la lucidez (tensión en pos de que sea desvelado aquello que, de entrada, se oculta a nuestra inteligencia), entonces todo orden social sustentado en el repudio de la filosofía, o en reducirla a práctica de una élite, es intrínsecamente ilegítimo, mutilador de la condición humana”. En un texto, que es curiosamente de los menos mentados, “La tarea del héroe” Savater nos recuerda: “En el fondo, porque lo que me ha urgido siempre es la obsesión de ir al fondo, enfermedad ocupacional del filosofo”. Sócrates decía que vivir es estar un poco enfermo, padecer de las imposturas donde la voluntad de poder, de una elite, que ha ganado su postura y domina,  es el anclaje que fomenta totalitarismo de mucha amplitud, cercana al infinito, exponencial, configuraciones, que no le permiten al ciudadano pensar por sí mismo,  en esencia no es más que un producto, pareciera que no tenemos salida, eso nos quieren hacer entender, pero siempre hay salida, ese es el papel del filosofo, pensar, descifrar la crisis de la democracia, la ausencia de valores diferentes a los que el sistema vende (Habría dilucidar que entendemos por sistema).
Terminare con una cita de Zizek a una pregunta concreta: ““Se ha acabado la idea de que no es un destino ciego el que nos controla y de que, mediante la acción colectiva de los hombres, es posible llevar el timón del desarrollo?. RSTA: En los últimos años ha regresado la lógica del destino ciego. Se acepta el capitalismo global como un hecho contra el que es imposible actuar. La única pregunta es: ¿estaré entre los que se acomodan o entre los excluidos? Ha desaparecido ese cierto tipo de cuestionamiento anticapitalista, que no tiene por qué llevarnos necesariamente a la vieja lucha marxista de clases”. Pensar se hace necesario, hablar aún más.






No hay comentarios.: