Google+ Followers

martes, junio 09, 2015

DE VUELTA A LA HABANA

No hemos acostumbrado a hechos atroces que conmoverían cualquier persona en otro país. La guerra en Colombia es muy cruel, pese a ello, los diálogos continúan. Ayer hubo un atentado de proporciones mayores contra la naturaleza, se regaron intencionalmente miles de barriles de crudo en el departamento de Putumayo, con daños incalculables; en el mismo Dpto un niño de nombre Kevin esta mañana fue alcanzado por una mina quiebra patas perdiendo su pie derecho; a estos hechos se suman secuestros realizados por la delincuencia común e incursiones de la guerrilla en algunos municipios del sur de Colombia, que son el pan de cada día.
Socializar el proceso de la Habana resulta absolutamente prioritario, en estos días las partes llegaron a un entendimiento en lo que concierne al tema de la justicia, que es muy delicado, pues define, sí los victimarios pagan cárcel o no,  es el más controvertido, al respecto son muchos los puntos de vista encontrados.  Está claro que están resueltos los acuerdos básicos de la agenda, se hace entonces necesario desde ya que el gobierno, las instituciones en general, los actores del conflicto, la sociedad civil y la academia, empiecen a trabajar intensamente, en cómo se aplicarían en todo el país los desarrollos producto de los compromisos acordados, con base en los protocolos y plataformas establecidas por las partes, que supongo requieren para su implementación de mucho trabajo, debería hacerse por lo menos en aquellos temas donde hay pleno consenso.
Por efecto de todo lo que ha pasado en los últimos meses en la Habana, paradojicamente habrá un recrudecimiento del conflicto, parece que es lo común cuando se está en la etapa final de la agenda, así lo demuestran otras experiencias de este tipo en el mundo, este se recrudece, quienes salen más afectados de este absurdo es la población civil. Las partes, gobierno y FARC tienen la obligación de producir el deses-calonamiento de la guerra, que le permita a los Colombianos sentir que los diálogos sí producen resultados reales en este conflicto eterno. Parte del escepticismo del común parte de sentir que todo sigue igual, que aquí no pasa nada, que no hay cambios de ninguna naturaleza y que en la Habana no se genera ningún efecto en el conflicto.
Sigue sin aclararse el tema de la constituyente. El gobierno asegura categóricamente que no existe posibilidad alguna que se pueda dar, la ratificación de los acuerdos deberá hacerse a través de los mecanismo de participación contemplados en la CN y las facultades que tiene el presidente para tal efecto y  por su puesto de algunas leyes aprobadas por el congreso. Para la FARC la constituyente sigue vigente. Es bueno resolver este galimatías de una vez por todas. No deja de ser un riesgo abrir esta puerta, sabemos cómo empiezan, pero nunca cómo terminan. Esta semana el congreso terminará la legislatura con la aprobación de la ley de justicia y la de equilibrio de poderes, ya se empezaron las campañas para la elección de gobernadores y Alcaldes, tendremos tres meses muy agitados en materia política que esperamos no afecten los diálogos.




No hay comentarios.: