Google+ Followers

domingo, mayo 31, 2015

CORRUPCION Y PODER

El escándalo de la FIFA, la multinacional que maneja el negocio del futbol que genera millones de dólares diarios y quien  ha puesto a temblar a más de un país cuando decide ejercer su poder de veto,  constituye uno más entre muchos del problema más grave del mundo que se sintetiza en una sola palabra: Corrupción. A este caso se le suman en la última semana las sanciones a un número de bancos y banquero importantes de los Estados Unidos, el develamiento de corrupción en Nicaragua desde la casa de gobierno, los escándalos en Panamá, los problemas de la participación indebida en los negocios de los principales partidos en España, la perversa manipulación de los negocios en Argentina, casos que muestran hechos específicos de connotaciones muy grandes a los que hay que sumarle las practicas rutinarias de la corrupción diarias, encubiertas,  en el ejercicio del poder en todas sus instancias, públicas y privadas, que hacen parte del rol normal de los negocios. Hay ciudades y gobiernos donde funciona perfectamente, hace parte de la cultura, lo que habla de cómo esta enquistado el mal en las sociedades, las que lo ven casi como un derecho, la gente asume qué  el poder es para poder.
El tema sobrepasa la visión política, jurídica y administrativa, tiene que ver con múltiples factores culturales y sociales, que descifran la mentalidad dominante actualmente, las personas sienten y asumen que  solo se triunfa y se es feliz, para utilizar algunos términos irresponsables como enlace, desde el consumo, lo único que nos hace felices es el consumo desbordado y la riqueza, expresada en la apariencia y la vanidad, debemos fungir como ricos, ejercer el poder desde el complejo de narciso, Gabo alguna vez expresó que peor que el narcotráfico para una sociedad, es el amor al dinero fácil. Siendo la corrupción un fenómeno antiquísimo, hoy  gracias a la revolución de las comunicaciones, todos los días aparecen nuevos casos, quedo impertérrito ante las noticias al respecto, que paradójicamente ya no escandalizan a nadie, se asume que esto hace parte natural del ejercicio del poder, se llega al mismo para empoderarse y enriquecerse a dos manos. En Colombia a los escándalos típicos en el sector público, se le suman las artimañas de las empresas privadas para controlar precios, mercado y eliminar la competencia, se le denomina los carteles de los pañales, del azúcar, de los medicamentos, en esta práctica oprobiosa están las principales multinacionales.
Este es el tema más importante para los filósofos en el día de hoy. Pensadores como Fernando Savater en España, quien sabe de antemano que la ética constituye el eje sobre el cual debe empezarse a tratarlo y plantear las soluciones complejas que el mismo amerita, las que tienen que ver con su desciframiento, como se impone una cultura de buenas prácticas a través de  las plataformas educativa formales,  actitud que se repite en muchos pensadores importantes ante la desmesura del fenómeno, resulta ser un reconocimiento a la gravedad del hecho, lo que ha obligado a la filosofía en la búsqueda de soluciones prácticas, ahora que el poder es para poder.   


La democracia en todas sus formas, tiene en la corrupción su peor enemigo. Cuando uno habla de corrupción no solo se refiere a las prácticas que generan riquezas y aumentan de manera sucia el patrimonio de ciertas personas, empresas o funcionarios públicos, también tiene que ver con el ejercicio del poder, como se perpetúan los gobernantes torciéndole el cuello a la ley, véase las dictaduras populistas en Latinoamérica. Lo más preocupante es el hecho que la juventud lo ve como una opción natural y fruto el ejercicio del poder, connatural al mismo. Cuando uno mira la historia de Roma, la de la monarquía Europea, desde la óptica de la corrupción, descifra gran parte de lo que sucede ahora, cada época tiene circunstancias muy especiales y gracias a las TIC, los flujos de dinero y la generalización de ciertas prácticas corre a unas velocidades impresionantes. La humanidad perdió eso que Peter Watson llama, el sentido de la trasncedentalidad, que genera compromisos morales muy fuertes, que igualmente forja conductas y prácticas afines a la moral, desaparecidas por efecto de la imposición de lo laico sobre lo religioso, una especie de racionalidad, que antes ejercía una especie de temor en las personas, ahora no pasa nada. El tema no es fácil y espero ahondar en el mismo.  

No hay comentarios.: