Google+ Followers

domingo, diciembre 29, 2013

EL 2014 EL AÑO DE LA PAZ EN COLOMBIA




Este no es el tema de Perogrullo de todos los años. Este punto, frente a las circunstancias especialísimas que vive el país, constituye el reto más importante de los colombianos en cabeza del presidente de la republica, el doctor Juan Manuel Santos en el próximo año. La paz siempre nos ha sido esquiva. Las razones, los actores involucrados y las  circunstancias coyunturales para lograrla están a la mano;  de la actitud que tomemos, dependerá que la consigamos, la partida está lista
No me regodearé en matizar aquellas posiciones dogmáticas y recalcitrantes que se oponen a los diálogos y acuerdos de la Habana. Hablaré del posible escenario en los próximos doce meses en Colombia. La mesa de negociación pasó ya en la Habana la ronda 19, sobre los mecanismos de participación política, los temas más relevantes para las partes y para el país han sido superados casi en su totalidad, aquellos que son vitales para la convivencia pacífica y equitativa socialmente hablando del país en general. Creo que por primera vez se llega a estas instancias con la FARC, es un hecho histórico. El grupo guerrillero sabe que el palo no está para cucharas y que el país vive una coyuntura sin igual. Incluso al narcotráfico, que ha sido un cáncer para el país, las políticas públicas están prontas a darle un vuelco revolucionario  y, en cuestión de años, la marihuana y otras drogas tendrán un tratamiento diferente, más preventivo y desde la esclerótica de la salud. Esto tiene como consecuencia  un recrudecimiento del narcotráfico en los actuales momentos, una lucha sin cuartel por las rutas y los carteles que, parecen conocer bien estas variables públicas, muy a pesar de esta coyuntura han duplicado sus ganancias y tienen un poder inconmensurable, por ello también se están re-acomodando. La hoya de pito está a punto de reventar, el gobierno y la FARC saben que entre los acuerdos deberán tener con absoluta claridad cómo se tratarán tantos intereses contrapuestos. el problema más grave a mi entender serán las BACRIM: Qué hacer frente a la criminalidad y la delincuencia organizada. Constituyen verdaderos micro poderes enquistados en las ciudades: Con jerarquías de mando visibles, cobro de impuestos, fronteras y capacidad militar incuestionable. Este será el verdadero problema que afrontaremos. A ello se suma la inequidad general, grandes poblaciones de desplazados, ausencia de cubrimiento educativo y abandono total en vastas zonas del territorio nacional; un desarrollo económico débil y un fortalecimiento de las importaciones y el contrabando que está minando la industria. Problemas que significan que la coyuntura económica es delicada, pues el crecimiento no es el deseado, la producción industrial está pasando momentos malos y en mi humilde parecer, el empleo sigue siendo el peor problema que tenemos.
En este año se elige nuevo congreso. En los últimos 8 años la coalición de gobierno es una colcha de retazos armando sobre el poder del ejecutivo en medio de unas sanguijuelas espureas preocupadas por el presupuesto público, por su puesto para saquearlo y desangrarlo. Esto no quiere decir que todo haya sido malo, pero es un hecho que en este ente, las malas costumbres pululan. Cada vez hay un electorado más responsable y más consciente de la importancia de su voto. El congreso que se va, le aprobó al presidente la agenda completa para la paz. Se quedó en el tintero, la reforma a la salud, a la justicia y ciertos estructuramientos administrativos pertinentes para el cumplimiento de las metas que quiere el ejecutivo en el proceso de modernización del estado.
En las elecciones hay de todo como en botica. Existen muy buenas opciones y depende  mucho de nosotros el futuro del nuevo congreso, este poder sigue siendo muy importante para la consolidación de la democracia.
El ELN, pronto estará en la mesa de negociación y de hecho aceptara parte de la agenda ya aprobada con la FARC en la Habana. Podemos estar firmando la paz después de las elecciones del congreso. Como siempre, no será fácil, pero hay que asumirla con entereza y a partir de este momento se viene lo más complicado que es el desarrollo práctico de la agenda aprobada.
Otros temas son de suma importancia. Qué pasará con el Doctor Petro y  la alcaldía de Bogotá, con el procurador, con las reformas que le quedan al congreso por aprobar y con la izquierda, que debe buscar mejores caminos y sostenerse, pues la democracia requiere sustancialmente que participe de todos los procesos del país, pero la paz será el tema fundamental del 2014.
Creo que en estas circunstancias entonces, el próximo año será el de la paz. Esperemos que así sea. FELIZ AÑO Y MUCHA PROSPERIDAD PARA EL PROXIMO. QUE LA PROVIDENCIA LOS GUARDE.








1 comentario:

canticoprimaveral dijo...

Ya el "ex" del Centro Democrático emitió su concepto en donde dijo "que ellos no serán obstáculo para la paz". Se va ganando adeptos lentamente, pues todos estamos comprometidos con la PAZ. Siguen otros cuerpos alzados en armas, pero pricipio tienen las cosas, primero lo primero y luego lo demás. Llegará el momento de meter en cintura a esos grupos, para ello hay que seguir proponiendo la legalización de la coca, para que deje de ser negocio.
Bien por el Presidente.