Google+ Followers

sábado, noviembre 23, 2013

DOS VISIONES DE COLOMBIA EN DISPUTA CON EL ANUNCIO DEL PRESIDENTE EN COLOMBIA

Pocos entienden qué definimos realmente en las próximas elecciones, cual es la gran diatriba. No  solo estamos en una disputa por la silla presidencial, un programa y unas curules. Es mucho más. Estamos al frente de dos visiones de país.
La primera está sustentada en la fuerza, sólo ve la salida militar al conflicto armado, es caudillista, no admite ningún tipo de discusión argumentativa, tropelera, no habla de grupo al margen de la ley, sino de delincuentes y terroristas, ejecuta preferentemente, su políticas no admiten consenso, las consideraciones sobre lo que nos pasó, lo que se debe hacer y como terminar con la delincuencia ya están predeterminadas, cualquier otra posición realizada desde la academia, expresada desde otro ámbito, simplemente no existe.
La segunda es civilista, está tratando de volver a la institucionalidad, ajustada a la ley, sabe y reconoce que hay un conflicto, que es producto de décadas de inequidad e injusticia, producto del marginamiento social y la exclusión, que requiere por lo tanto de políticas inclusión, busca una democracia en todo el contexto que este término implica, para un país que deberá en adelante, respetar las reglas, los contrapesos, creer en los consensos y se someterse a la reglas.
En la primera, solo existe culto a una persona, como creyentes sin capacidad de pensar. La foto de campaña, no es la del candidato sino la del caudillo, evidencia aterradora que se pasa por alto sin ningún tipo de reflexión.
En la segunda existe un programa, muchas diferencias, pero de antemano solo se admiten discusiones civilizadas, se atienden razones y no dogmas, parten del respeto a la ley y reconocen una historia como canal de análisis al momento histórico.
Esto no es retorica. Lo demostraré. La ley de víctimas y restitución de tierras busca entregar las tierras que les arrebataron a los campesinos y nativos la mafia y los paramilitares. Ha hecho devoluciones legítimas, de acuerdo a la ley y después de un enrutamiento institucional. Estos hombres, decidieron volver, recuperar lo que habían perdido a sangre y fuego. Casi a todos los han asesinado, los siguen intimidando y el país vive en el temor reverencial de que hay fuerzas oscuras muy poderosas que no está dispuesta a dejar que el estado mafiosos y fascista se desmantele y se desmonte. Por ello persisten los asesinatos, la extorsión y la intimidación inclemente.

No será fácil para el que piensa en términos civilizados, democráticos y de consenso ganar esta contienda por la capacidad de la oposición que está dispuesta a todo y cuando digo todo, es todo. Eso que nunca hemos llamado democracia, que un grupo de personas dogmaticas que insisten que no podremos disfrutarla a cabalidad, por qué estamos condenados es vivir entre la muerte y el arrebato. Esto significa que la guerra es un negocio en nuestro país y será muy duro desmontar, desmantelar los poderes enquistados.

1 comentario:

cantico primaveral dijo...

Remito a los lectores al blog cantico primaveral, allí está publicada una poesía que se llama: EPIFANIA DE LA PAZ.
El comentarista se orienta mejor por la segunda, o sea, por la paz negociada o concertada y la puesta en marcha de la seguridad con su propio ejército y policía.
Ganaremos, los que creemos en Colombia y su institucionalidad.