Google+ Followers

lunes, marzo 22, 2010

EL ELECTOR COLOMBIANO


Hemos hecho el análisis de los resultados de las elecciones parlamentarias desde la perspectiva de los movimientos y de las opciones individuales, pero no desde el propio electorado. Los resultados ratifican o desmienten las cábalas de politólogos, periodistas y el mismo ciudadano común, reflejo de  las propias estrategias de los partidos y aquellas candidaturas independientes florecidas en contra de los primeros. En Colombia está claro que aun estamos lejos de tener partidos serios y  no existe un electorado responsable, menos con formación política. El electorado pese a la participación alta no pasó el examen. Empecemos a deshojar la margarita: Por qué no existen partidos: Ninguno escogió su candidato a través de consulta, ni mucho menos basados en estructuras internas que reflejen procesos democráticos internos y ni hablar de los programas y la ideología de cada colectividad, nunca hubo una discusión de este talante realmente importante, el debate brilló por su ausencia, hubo fue empresas electorales. En todo caso el elector nuestro parece que viviera desinformado siempre. Analicemos algunas perlas. La votación del ex ministro Arias, dice mucho de nuestra conciencia critica frente a resientes escándalos que acabarían a cualquier político en otro país. No solamente en su ministerio se violaron normas legales y se actuó en contra del interés general, sino que se favoreció a una clase privilegiada con el regalo de sumas exorbitantes a través del famoso programa agro ingreso seguro, premiando la arrogancia de quien nunca aceptó sus errores. El partido PIN, ratifico con las curules ganadas que el paramilitarismo y el narcotráfico continúan siendo pan de cada día…..por qué el electorado continua siendo frágil al soborno y a la compra de votos?…..inexplicable en un país que ha pagado con tanto saqueo y corrupción estos encumbramientos. La lista de elegidos con dudosa ortografía de nuevo es un oprobio para las instituciones, parece que los ríos de dinero en algunas regiones, dice mucho de la conciencia política crítica del electorado. Peor el caso del hijo de la gata en el norte del país, que además de salir elegido ampliamente, usufructo la cuota de poder que mantiene a través de testaferros, con contratos y puestos como cualquier vecino de barrio. Cada partido tiene su pecado. El liberal su cabrales, Noemí su Pimiento, Santos a Piedad Zuchardi, el Pin la lista completa, fuera de aquellas candidaturas camufladas en la variedad de movimientos variopintos con personería jurídica.


Alejandro Gaviria en su última columna analiza el comportamiento del voto de opinión en Medellín y Bogotá con respecto al ministro Arias que contradice la presunción sobre un electorado crítico. Dice el columnista: “Por otra parte, el triunfo del ex ministro en Bogotá y Medellín, en los centros tradicionales del voto de opinión, sugiere que los escándalos de corrupción, las denuncias de la prensa, no siempre tienen un efecto definitivo sobre el voto de opinión. Si la política colombiana fuera como la pintan con frecuencia, Arias habría ganado en el campo por cuenta de los subsidios y perdido en las ciudades por cuenta de los escándalos de corrupción.” No fue así, el voto de opinión esta lejos de catalizar un cambio real en las instituciones y en la propia presidencia. Si miramos, este gobierno tiene algunos escándalos no resueltos de una gravedad incuestionable y que comprometen en algunos casos al propio candidato Santos: Mas de cinco mil casos de falsos positivos y en los últimos meses novecientos, algo imperdonable; notarias y prebendas; referendo lleno de verdaderos lunares al interior de su organización con dinero dudoso, chuzadas del Das que comprometen al ejecutivo, con persecución a bordo a periodistas y magistrados…….son muchos los casos para no hablar de la concesión de licitaciones inexplicables, contratos en el ministerio de transporte y otras perlas, aun así es incuestionable que el propio presidente esta hoy más fortalecido que nunca y su candidato por efecto bumerán de igual manera. La votación en todo caso favoreció al gobierno y a sus candidatos, es innegable el triunfo del presidente en los pasados comicios. Este es nuestro país. Positivo, definitivamente la altísima participación, el fortalecimiento del partido verde……. pero ahí quedan las dudas a flor de piel. Amanecerá y veremos.

2 comentarios:

canticoprimaveral dijo...

Pregunta usted "¿Por qué el electorado continua siendo frágil al soborno y a la compra de votos?"
Pues porque estamos pasando por unas generaciones que nacieron en estos ancestros. Los que veníamos atrás, nos tocó la transición y quedamos como carne de sandwich, sin fuerza para resolver nada. Además, por ese mismo fenómeno, los "Partidos Políticos" y los coloco entre comillas, porque no lo son. Usted lo dice claramente, no estan esducando la masa, no les interesa la masa; tan sólo les interesa la elección a cualquier precio. Ese es el pecado. Tendrán que pasar dos o tres o mas generaciones, antes de que la verdadera democratización política se de en este país. Los dirigentes actuales tienen todos los vicios, imposible dirigir diferente.
El Partdi Conservador y el Partido Verde, sí se pueden llamar así, son los que más se acercan a esta posibilidad; y usted mismo lo dice, también tienen su Pimiento y ...
El pueblo actual quiere a Uribe unicamente por lo de la seguridad democrática; es decir, lo liberó del secuestro permanente a donde se había llegado despues de los dos gobiernos anteriores; y el pueblo lo da todo por ésto.
De ahí, en otros comentarios lo he hecho, el candidato que hable en su campaña de la SEGURIDAD y de la educación, tiene el camono abierto para su triunfo.

Jhon Wlliam dijo...

Excelente columna, afortunadamente me jacto de ser su amigo( compañeros de causa del nado sincronizado)

Personas como usted hacen que las demas empiecen a definir propias lineas de pensamiento