Google+ Followers

miércoles, febrero 17, 2010

LA CRISIS ECONOMICA ESPAÑOLA

El debate de ayer en el Congreso sobre la situación de la economía confirmó, por si alguna duda había, que no hay posibilidad de un pacto político anticrisis entre el Gobierno y el Partido Popular (PP). El presidente del Gobierno anunció la creación de una comisión, encabezada por la vicepresidenta Elena Salgado, y formada por los ministros de Fomento e Industria, José Blanco y Miguel Sebastián, encargada de sondear un amplio consenso político sobre cuatro iniciativas económicas: fomentar la creación de empleo, reducción del gasto público, políticas para cambiar el patrón de crecimiento y reforma financiera. La respuesta de Mariano Rajoy no sólo fue intempestiva, puesto que condicionó cualquier pacto a que el Gobierno aplique la política económica del PP, sino que convirtió un debate económico en una llamada a sustituir al presidente. Diario el pais 17 de febrero del 2010



España vive las consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria,  que se dió fatalmente después del estallido de la crísis financiera e inmobiliagria  norteamericana, punta del iceberg de la peor crisis económica y social de los últimos treinta años en la nación Ibérica. El primer error del gobierno de Zapatero, ocultar por mucho tiempo lo que los indicadores evidenciaban y peor, actuar como si los síntomas no fueran graves…..cuando pretendió realizar los correctivos, definitivamente era muy tarde. Joan Mayo, escribe al respecto en el “país” de Madrid:


"Frente a la crisis, la actuación del Gobierno español no ha sido rápida ni decidida. Pero, seamos serios, el Gobierno no es el culpable de la crisis porque no es él el que puso en marcha ni hinchó la burbuja inmobiliaria, aunque se le puede responsabilizar de no haberse atrevido a contenerla y a deshincharla de forma controlada y suave. Heredó una dinámica infernal y no la detuvo, hasta que explotó por causas externas. Muchos de lo que ahora critican, desde el mundo político y empresarial, tienen una responsabilidad directa en ella. A pesar de la necesidad de resolver el problema, el Gobierno ha pasado meses sin coger el toro por los cuernos, confiando en que algunas cosas irían mejorando y evitando tomar medidas que pudieran crear conflictos.”

España vive un desempleo impresionante, esta claro que cuando la crisis toca directa a los hogares, la situación se agrava y paradójicamente, con el número de inmigrantes latinos, esta repercute inevitablemente en nuestros países.

Problemas como el elevado déficit público, que cerró 2009 en el 11,4% del PIB, para poner de manifiesto que: España deberá hacer todos los esfuerzos para controlarlo. A esto se suma, una grave crisis política y la eterna tensión con las regiones autónomas.

El gobierno aplica formulas clásicas de marcado corte Keynesiano, aumento del gasto publico y políticas generales de empleo a través de la contratación pública.

El tema de España demuestra cuan lejos está la salida de la actual crisis mundial. Curiosamente la Banca  aumentó sus ganancias demencialmente en todo el mundo y el ciudadano de a pie, quien pagó via impuestos el hoyo negro de la banca unos meses antes, sufre ahora las peores consecuencias de la misma.

Son relevantes los enfrentamientos entre los dos principales partidos en España, que permitan crear políticasw de consenso que eviten a la nación no caer en el colapso como Irlanda y Grecia.  Las disputas entre Zapatero y Rajoy, la lectura de la crisis y la aplicación de políticas macroeconómicas para salir de ellas, han sido la comidilla de los últimos seis meses. Se supone que Europa en estas materias responde con criterios técnicos, lo demostrado ahora, es que en todas partes se cuecen Abas y en este caso muchas veces los intereses partidistas están por encima de la nación, pues han retardado decisiones necesarias que evitarían consecuencias aun peores.

No será un año fácil para nadie. Lo que pasa en el mundo es vital para cualquier país, en una economía global, que esta completamente entrelazada en redes y repercusiones inimaginables. Un solo dato confirma este paradigma. Una ciudad como Pereira en Colombia ha visto disminuir sus ingresos gracias a la caída de las remesas de España.

1 comentario:

canticoprimaveral dijo...

EN VERDAD A LOS POLITICOS NO LES INTERESA RESOLVER EL PROBLEMA ECONOMICO MUNDIAL. A ELLOS LES INTERESA SUS PROPIAS CURULES Y EL DINERO QUE RECIBEN POR PAGO DE LA "PRESTACION DE SU SERVICIO" ESTA ENTRE COMILLAS, PORQUE ESE SERVICIO ES MUY FLACO; Y LO QUE RECIBEN PARA SUS REGIONES, DEL CUAL SE QUEDAN GRAN PARTE.
LOS BANCOS SON USUREROS POR NATURALEZA, Y LOS GOBIERNOS SON ALCAHUETES DE ELLOS. EL COSTO DE SUS SERVICIOS ES MUY ONEROSO Y LES IMPORTA UN BLEDO, SI USTED SE QUIEBRA POR NO PODER PAGAR SU CREDITO, PUES ELLOS LO RECOGEN.
TODAVIA NO HA SALIDO NINGUN GENIO QUE ESCRIBA UNA PROPUESTA ECONOMICA QUE SOLUCIONE LAS ¡BENDITAS BURBUJAS HIPOTECARIAS! SIN HERIR EL BOLSILLO DE LOS MAS POBRES.