Google+ Followers

lunes, octubre 19, 2009

CLAUDIA LOPEZ Y EL PERIDIDICO EL TIEMPO
Recuerdo fielmente la controversia entre el tiempo y el humorista Klim a propósito de sus columnas contra un presidente muy afín a la casa editorial del “El tiempo “, hace más de veinte años, que terminó con la salida del humorista y la apertura de un debate sobre las intricadas relaciones entre la libertad de prensa y los posibles excesos en que pueden incurrir algunos columnistas, quienes indudablemente tienen responsabilidades frente al ejercicio. Es un hecho que en el caso de Lucas Caballero Calderón, la casa del Tiempo, no respetó la libre expresión y utilizó el poder de propiedad del medio para coartar el ejercicio periodístico. Daniel Samper Pizano en su columna de este domingo, escribe que el caso es bien diferente, pero creó que en el fondo el debate es el mismo. Claudia López columnista del tiempo deja ver en su último escrito un desacuerdo por la desproporción en el tratamiento de dos temas delicados del periódico, entre los falsos positivos y la relación directa con Juan Manuel Santos y el trato al escándalo ahorro ingreso seguro y la relación con el ex ministro Andrés Arias. Algo es absolutamente cierto, los juicios emitidos por Claudia López, representaban un rompimiento con el periódico, no se puede estar en una casa Editorial, con la cual está en total desacuerdo, por principios, visto de esta manera, el escrito constituye una tacita renuncia. El periódico al unisonó con la aparición de la edición, contesta en los comentarios y de manera unilateral, que entiende la posicion de Claudia como una renuncia, ósea cierra el vinculo y le cierra las puertas a la periodista. Esta reacción fue apresurada. Previa esta aclaración es definitivo dejar en claro que los medios escritos hoy son verdaderos Holding, que responden a presiones del mercado y una competencia muy fuerte, que lo obligan a expandir sus negocios, pues sino lo hacen, están condenados a desaparecer, como de hecho a sucedido con grandes periódicos en el mundo, igualmente tienen presiones políticas muy complicadas, por lo que difícilmente serán independientes. La casa editorial el tiempo, tiene demasiados intereses económicos en este país que hacen difícil su papel como medio de acuerdo al canon, más cuando tiene dos personas tan cercanas en la política lo que termina por minar su independencia, aun asi, es un hecho que sus columnistas gozan de alguna independencia, siempre y cuando halla un mínimo de correspondencia entre las partes. El debate queda abierto, pero hoy existe una presión grave de algunos medios cercanos al gobierno, por ejemplo el periódico el “Colombiano” de Medellín se ha sesgado y todo el que escriba en contra del actual gobierno termina saliendo de sus paginas editoriales, lo que dice mucho de la libertad de expresión, pues los dueños de los periódicos en Colombia son los mismos y nadie podrá negar que están más cercanos al poder que nunca. El debate está sobre la palestra. Amanecerá y veremos.

No hay comentarios.: