Google+ Followers

viernes, julio 31, 2009

ACOTACIONES A LA CRISIS COLOMBIANA CON SUS VECINOS
La actual crisis que tiene Colombia con sus vecinos, Ecuador y Venezuela, como un retruécano insulso pese a la gravedad, se repite sobre variables y causas diferentes, pero con algunas constantes que constituyen un apriori necesario, a cualquier análisis serio al respecto. El primero, que la arrogancia de los tres mandatarios de turno y la desmedida concentración de poder, acabaron de tajo con la diplomacia, el trabajo de las cancillerías y de los embajadores, simplemente no cuentan, son fichas inerciales, ridículas, que solo han servido para ratificar los efusivos pronunciamientos de sus jefes, que en el caso del presidente Chávez, rayan con la locura, para decirlo con absoluta claridad, la diplomacia desapareció de tajo. Segundo: Cada uno de los mandatarios habla como si fuéramos estúpidos y parecen desconocer realidades tajantes, que no pueden ocultarse: El mandatario Colombiano es un hombre de derecha, con claros alineamientos hacía los Estados Unidos, marcado por una política especifica en materia Constitucional, comercial, que constituye el norte de la mayoría de sus actos; Los presidentes Correa y El Coronel Chávez, son hombres de izquierda, con una concepción del Estado diametralmente opuesta a la del presidente Uribe, Socialistas, dicen ellos, con afinidades inocultables, con el movimiento guerrillero y en claro enfrentamiento, por lo menos en apariencia, con los Estados Unidos. Cada uno tiene una política exterior marcada por estas posiciones ideológicas y la geopolítica regional mantiene tensiones constantes surgidas de estas dos posiciones diametralmente opuestas. No hablan, como si estas realidades no existieran…deberían asumirse y generar acuerdos a partir del respeto de sus soberanías, cada país tiene su propia bitácora, difícil desconocer esta premisa. Cada vez que surge una crisis el presidente hablan del cierre de las fronteras, desconociendo doscientos años de un intercambio natural, que esta por encima de los decretos y caprichos de los mandatos presidenciales, existirá inevitablemente bien sea por las canales legales o de otra manera si así lo prefieren. El presidente Chávez, debería ya dejar la diplomacia de martillo, su interferencia en los países vecinos, sus insultos desmedidos y sin recato por el fuero de sus colegas, su verborrea. El señor Correa, parece siempre desinformado, su actitud en materia internacional solo es un eco de Chávez y no oculta su odio visceral por el mandatario Colombiano, que le ha generado sus peores errores. El presidente Colombiano, de igual manera, desconoce a sus vecinos, toma decisiones que afectan sus relaciones de manera inconsulta y lo que es peor, maneja la diplomacia como mayordomo. En esta crisis, curiosamente estoy de acuerdo con la actitud del presidente Uribe, que ha sido tranquila y creo que el Señor Chávez se ha salido de madre, su actitud es desmedida e incoherente, Colombia debería tomar actitudes que le permitan dejar el miedo a las amenazas comerciales de Venezuela, tan recurrentes y pensar en nuevos mercados, dejar de lado las confrontaciones, que estan desconociendo realidades que están por encima de sus caprichos pero es indudable que esta posición coyuntural que vivimos no pueden tapar el sol con las manos, está claro que nuestros presidentes siguen manejando estos países como republiquitas bananeras.

No hay comentarios.: