Google+ Followers

lunes, mayo 11, 2009

DE VISITA POR EUROPA

Por aquellas vicisitudes de los negocios, tuve que hacer un viaje intempestivo por el viejo continente, en medio de la peor crisis económica del siglo, la tasa de desempleo mas alta en en veinte años y al portas de algunas votaciones importantes en algunos países Europeos, además de la toma de decisiones de suma trascendencia en organismos de la comunidad económica. El viaje lo hice acompañado de la señora Olga Restrepo, un filántropo excepcional, preocupada por el medio ambiente y con una suma de actos y proyectos, que ameritan ser conocidos en nuestro país y el mundo. Olga, es una viajera de toda la vida, se mueve en los aeropuertos con absoluta agilidad, conoce como el relojero a sus piezas, las ciudades, sabe que preguntar, adonde ir, los itinerarios, como solo un trotamundo suele hacerlo, hoy puede estar desarrollando proyectos humanitarios en Egipto o reunida en Argentina, buscando comunicación con el mundo extraterrestre, aun así, solo se deja deslumbrar, cuando encuentra personas preocupadas por la salud del planeta, cuando logra integrar voluntades en este propósito. Este viaje me recordó los grandes libros de viajes, ahora tan en boga. Europa, pese a su esplendor, al peso de una historia que se refleja en monumentos inconmensurables, no encuentra aun el liderazgo necesario para salir de la peor catástrofe financiera del último siglo. Mi impresión de la actitud política del continente es que aun no habla en una sola voz, la comunidad no se refleja en sus pueblos y pese a su integración los Italianos, son más Italianos que nunca, no miran bien a los Franceses, estos no pueden aceptar a los ingleses quienes paradójicamente se sienten diferentes a todos, hecho que se dan en cada uno de sus miembros. Cada país es una Isla, Europa realmente ha podido integrarse económicamente y políticamente, pero sus pueblos no quieren asimilar las responsabilidades que ello implica y esto se refleja en muchas de las decisiones importantes, que no permiten una unidad de cuerpo en momentos tan graves. Paris, como dice Hemingway, es una fiesta, Toda Italia una hermosa Postal, Alemania moderna y emprendedora, Ginebra una ciudad de ensueño……….Europa, sigue siendo Europa, espero con más tiempo hacer algunos comentarios, sobre este periplo y narrar la grata impresión que me causo, este recorrido con una persona absolutamente extraordinaria, como Olga Restrepo.

1 comentario:

CANTICO PRIMAVERAL dijo...

Fue tan gratificante ese periplo, que te permitió de primera mano, entender que la unidad de los pueblos es un sofisma de distración. Todos quieren seguir liderando a su manera y estan arrepentidos de haber unificado la moneda, para ellos hubiera sido mejor continuar como antes.
Pero aquí lo que importa es a lo que fuiste, teniendo la fortuna de un acompañante de ese talante. No siempre las cosas son así.