Google+ Followers

lunes, diciembre 11, 2006

EL MUNDO DE LAS LETRAS EN EL 2006 UNA VISION MUY PERSONAL


Se nos fueron Moreno Duran y Arturo Alape, trabajadores incansables y quienes indudablemente hicieron un aporte importante a la literatura Colombiana. Del primero, “Taberna in Fábula”, constituye un libro, digno de leer o releer según el caso y “Pandora”.Sus novelas no son de fácil lectura, pero su valor es incuestionable. Los trabajos de Alape, tienen mucho peso como aporte a la investigación histórica nacional. El Bogotazo y el texto testimonial sobre la violencia son libros imprescindibles para entender la realidad presente que nos agobia. En los últimos años, Arturo dedicó casi todo su tiempo a la ficción, “el Cadáver insepulto” es un ejemplo esplendido de este esfuerzo. La otra noticia importante es el premio Tusquets, a Evelio Rosero, autor de la trilogía novelística 'Primera vez', conformada por 'Mateo solo' (1984), 'Juliana los mira' (1986) y 'El incendiado' (1988) y que de manera extraña, no ha tenido la resonancia que merece, por la excelente factura de sus obras y la esplendida renovación en el manejo del idioma coloquial. Eduardo García Aguilar expresa la realidad de este autor de manera esplendida en un articulo publicado por lecturas Dominicales del tiempo, que es pertinente citar: Han pasado los años y Rosero ha seguido ahí fiel a su estilo y a sus fantasmas sin ceder un solo instante a la feria de vanidades y corrupciones de la narrativa colombiana reciente, con sus ídolos falsos. Ya los adalides abusivos de cierta paraliteratura cantaban victoria haciendo tabla rasa de generaciones recientes y actuales y se pavoneaban como salvadores de pacotilla de la narrativa colombiana, acríticos y lambones ante el régimen que nos gobierna. Con las motosierras de su arribismo ya habían enterrado a excelentes escritores de la generación de la Bucholz, nacidos alrededor de los 40”. Existen paradojas y desfallecimientos, la suerte del libro “sin tetas no hay paraíso”, dice mucho de la mediocridad de nuestro periodismo cultural y la ausencia de lectores con algún sentido estético, aun así, no dejamos de alegrarnos por la venta masiva de esta mediocre novela. El libro testimonial “El olvido que seremos” de Fáciolince, de muy fácil y agradable lectura, es una muestra de un texto exquisito, que afortunadamente nos hizo olvidar la lectura pesada y fallida, para mi gusto personal, de “Angosta”, su ultima novela. Lipovetsky, nos sorprende con un excelente ensayo, denominado “Tiempos Hipormodernos”, como lo sintetiza la reseña de la editorial, el autor “muestra el hiperconsumo y el individuo hipermoderno: el hiperconsumo absorbe e integra cada vez más esferas de la vida social y empuja al individuo a consumir para su satisfacción personal; el individuo hipermoderno, aunque orientado hacia el hedonismo, siente la tensión que surge de vivir en un mundo que se ha disociado de la tradición y afronta un futuro incierto.” Vale la pena meterse en esta excelente dilucidación de nuestros tiempos desde la perspectiva del sujeto. Aconsejo leer, de anagrama, de Lubresic Dubravka, “El ministerio del dolor”, novela cargada de una nostalgia, que denota el olvido del individuo frente a las decisiones por encima de su individualidad: exilio, olvido, opresión. Las biografías: Mao de Jung Chang y Jon Hallyday y Pancho Villa de Paco Ignacio Taibo II. Seguiremos hablando en este Diciembre de otras lecturas.

No hay comentarios.: