Google+ Followers

domingo, julio 23, 2006

EL OCASO DE LA ESPERANZA


He estado leyendo un formidable libro del autor Británico Martín Amis cuyo titulo es Experiencia. Es una autobiografía novelada, que nos enseña el laborioso trabajo que es, hacer memoria; los mecanismos enrevesados de las miradas al pasado. Hoswbaun, ha vuelto a estudiar el siglo XX, dejando ver todos los entramados, que los historiadores oficiales ocultan. Y para rematar, la relectura del libro que reúne las mejores columnas de Enrique Santos Calderón, denominado Fiestas y Funerales, un recorrido por la Colombia trágica y frívola, que al final de su recorrido,nos deja muy pocas esperanzas sobre el futuro de esta nación paradójica que nos toco por patria.
En una columna, de Enrique Santos en 1996, recordando la muerte de Galán y la experiencia personal que le dejo el hecho, se pregunta “como estaría el país si Galán si hubiera llegado” y remata “lo único seguro es que no estaríamos como estamos”. La verdad, el país no ha cambiado a pesar, de que muchos nos han querido vender este sofisma, y digo que no lo ha hecho, mirando en esencia la manera como los colombianos sentimos nuestra patria, como la padecemos.
La mafia en cabeza de los paras han logrado, lo que nunca se imagino Pablo Escobar, ni los Ochoa, ni mucho menos los Rodríguez Orejuela, legalizar sus grandes fortunas, suspender la extradición y entrar en negocios oficiales por la puerta de atrás, pero con pretensiones muy grandes: El congreso, La salud, las loterías y algunas alcaldías. La FARC, amparados en el negocio de la coca, replegados por ahora, parecen no sufrir mayores problemas en sus órganos de poder, la permanencia en la geografía nacional y en sus zonas de influencia, cuando el mundo está por encima de las anacrónicas guerrillas, parece muy duradera.
Las elecciones de los cuadros directivos del congreso nos dejó la sensación palpable de que la politiquería continua rampante, muy a pesar de los discursos del presidente; los mismo pasó con los cargos diplomáticos y nombramientos del gobierno central. Para rematar el juicio del Doctor Santofimio y las declaraciones de la Diva Virginia Vallejo, demuestra que la mezcla de política y mafia continúa como si nada en nuestro país.
Entonces en que hemos cambiado en esencia, cuando el mundo va ha pasos agigantados hacia una era de una alta exigencia económica, política; exige excelentes competencias técnicas y comerciales, que son necesarias para poder participar de los excedentes económicos de otras latitudes, en nada; la mentalidad del político es electorera, la del gobierno parece no diferenciarse de los lideres que lo antecedieron y que nos han dejado en semejante postración y la de los ciudadanos que dejamos mucho que desear en cuanto al compromiso y los niveles éticos imprescindibles para salir adelante.

No hay comentarios.: