Google+ Followers

sábado, abril 08, 2006

LA SUERTE ESTÁ MARCADA

El Pasado debate de los precandidatos presidenciales, sin la presencia del presidente deja un sabor amargo. La ausencia del Doctor Uribe, es insólita y no corresponde a las responsabilidades políticas que tiene dentro del esquema nuevo de reelección, que él mismo promovió; decisión que demuestra una vez más que los jefes de campaña son los publicistas y el programa poco cuenta en estas lides. El debate como tal se inició cojo, pero está situación debió constituirse en el mejor pretexto para que los candidatos invitados expusieran, de acuerdo a las preguntas hechas (que desafortunamente fueron flojas) la diferencia de sus tesis y propuestas frente a la del candidato presidente. Desafortunamente no fue así y no se explica como muchas de sus respuestas fueron mas de lo mismo, no sorprendieron a nadie, llenas de cifras sin contexto, faltas de peso y lo que es peor en los mensajes proselitistas, no convencieron, porque algo es de suma importancia en política, no basta con tener la razón, es necesario convencer, persuadir, saber llegar. El debate dejó en claro, que no se han se han asesorado los opositores del presidente bien para está contienda, y que al pensamiento unilateral y univoco del candidato-presidente, pocos se le oponen con la seriedad que amerita. Hay hechos muy delicado, no se nos puede olvidar que la semana que pasó se conocieron los peores escándalos de la actual administración y como cosa rara el señor presidente, muy a pesar de estos, continua subiendo en las encuestas, lo que significa que no estamos frente al fenómeno del efecto teflón, sino a un hecho peor, que la gente ve en el Doctor Uribe, la única salida, al problema más grave del país, que es el orden público. Los que creemos que la salida es mucho más compleja, y no corresponde a la estrategia militar en la que estamos montados, esperamos que se presenten en el escenario verdaderas propuestas frente a la situación del país. La economía para los cuatro siguientes años, talvez no será igual al pasado cuatrenio, así lo demuestra la necesidad de comprar petróleo frente a la disminución de las reservas, el mismo TLC, que en principio generará una contracción en la economía, pues no existe agenda interna, ni estamos preparados para la andanada de importaciones, todo hechos que obligan al presidente a volver a exigir impuestos temporales, para pagar la guerra, sin atender la necesidad de una reforma tributaria estructural, razones que no auguran un futuro estable en materia económica para el país. Por último, da tristeza, las propuestas frente al desempleo de los precandidatos. Espero, que él Doctor Gaviria, aproveche la oportunidad histórica que le brinda el momento, sobradas capacidades tiene, cosa que parece no han visto los pésimos asesores que tiene.

No hay comentarios.: