Google+ Followers

sábado, marzo 25, 2006

PENSEMOS EN LA COLOMBIA REAL


Existe gozo y despacho de parte en los comunicados oficiales, que establecen que el país es diferente al que el gobierno recibió hace cuatro años, donde anarquía y la ausencia de orden era lo prevalente. Talvez sea cierto, pero es bueno recordar que realidad nos ronda con certeza. En casi todas las ciudades han aparecido unos señores, que son los dueños del espacio público. Se presentan cuando usted menos piensa, le explican que debido a la inseguridad es importante darles una colaboración, que es fija, mensual y que ellos nos aseguran el gozo de este espacio y la seguridad, por lo demás no se preocupe señor. Estos mismos señores con el tiempo le ofrecen préstamos gota a gota, al módico veinte por ciento y sin saberlo, usted termina en una especie de esclavitud, donde la amenaza y el amedrantamiento son lo corriente. En ciudades como Barranquilla y Medellín, existen oficinas de cobranzas, que reciben sus deudas por el cincuenta por ciento, y a renglón seguido inician un cobro, que está cargado de amenazas, chantaje y muerte, funcionan a la luz pública. En casi todos los barrios, aparecieron empresas de celaduría sin ton ni son, que además de cobrar una tarifa fija, les ha dado por cobrar por la seguridad de los negocios comerciales, con la sugerencia implícita de no se preocupe por los problemas, cualquier cosa nos informa. En Medellín, los lanzamientos por atraso en los arriendos, ya nos los realiza un Juez, ciertos señores se encargan de hacerle el favorcito y si le deben mucho, nosotros le decomisamos el televisor al arrendatario….Hace tres meses se hizo, en esta misma ciudad una ronda de limpieza, que le permite a los taxistas decir con despacho, que nos acabaron con los atracadores y jaladores…desaparecieron a estos personajes por arte de magia.
El chance, el trasporte público y la salud ha venido ganando nuevos dueños de muy dudosa procedencia, ronda el dinero a dos manos en círculos en apariencia protegidos por el estado y los dólares en ciertos sectores son la moneda común…es cierto hay una quietud y paz..Señores pero a que precio.

No hay comentarios.: