Google+ Followers

jueves, diciembre 22, 2016

QUE NOS DEJO ESTE AÑO Y ALGUNAS LECTURAS


Joanat Bonet una filóloga y periodista española, tiene un excelente blog que aparece en el portal de “Bomerang literario” del periódico ““El país” de España, el cual suelo leer habitualmente, realizó una descripción del año que termina, la cual traigo a colación por sabía y elegante: “La palabra del 2016 según el Diccionario Oxford, post-truth (posverdad), ha sido profusamente utilizada para entender el nuevo mundo que desafina –el Brexit, Trump y el auge del populismo de extrema derecha–. Aseguraba The Economist que el presidente electo es el principal exponente de la política de la posverdad, que se basa en frases que “se sienten verdaderas, pero que no tienen ninguna base real”. Me resulta imposible afirmar que lo factual es menos influyente que lo emocional. Pero no cabe duda de que vivimos instalados en la era del fake: importa más la apariencia que la autenticidad. Y por otro lado, parece que la verdad no interesa a esos votantes que, sacudidos por un vendaval nostálgico, alimentan pasiones temerarias: reivindican un pasado que no han conocido y utopías ya disipadas: la de un mundo lavado en seco, que no se arruga ni encoge”[1]. Solíamos  hace pocos años tomar algunas verdades expresadas con mucho acierto por Debord, para describir el desasosiego que nos producía la sociedad de consumo que se tomaba el mundo a pasos agigantados “En la sociedad del espectáculo” que describe todo lo que pasó este año: “"Y sin duda nuestro tiempo... prefiere la imagen a la cosa, la copia al original, la representación a la realidad, la apariencia al ser... lo que es 'sagrado' para él no es sino la ilusión, pero lo que es profano es la verdad. Mejor aún: lo sagrado aumenta a sus ojos a medida que disminuye la verdad y crece la ilusión, hasta el punto de que el colmo de la ilusión es también para él el colmo de lo sagrado”[2]. En Colombia el proceso e acuerdo con la FARC nos ha mostrado la disfuncionalidad del sistema, de nuestros políticos, nos ha dejado ver una democracia débil, corrupta y plagada de intereses particulares perversos, camuflados con una demagogia barata y mentirosa. Como dice la autora en su escrito, nos ha tomado cierto abatimiento frente a hechos que nos parecen inexplicables a la luz de lo razonable. En todo caso estos días no dejan de obligarnos a reflexionar y tomar algunas lecturas como refrescos para el alma.
Tomé un libro que desde hace dos  o tres años reposaba en mi biblioteca pese a que Juan Gustavo  Cobo Borda es uno de mis críticos y poetas preferidos, su labor encomiable y lúcida en pro de la lectura y la literatura es ardua, lleva muchos años en esta tarea, sus textos son un verdadero bálsamo. Quiero hablar de: “Cruce de lecturas” publicado por el fondo editorial de EAFIT, la universidad de Medellín. La primera parte es un cumulo de pequeños ensayos, lucidos, bien hilvanados, con una prosa impecable, sobre nuestro idioma, el español de los americanos, las culturas hibridas configuradas en un multiculturalismo poco comprendido y menos estudiado aún.  La denomina “Cultura, identidad y raíces”, las trasformaciones del español en medio de una emigración hacía los países del norte incontenible, el spanglish, como fenómeno lingüístico sin parangón, cuyo sustrato sociológico es muy particular y que no dejade ser un tema importante y recurrente. Después hay varios textos sobre poesía hispanoamericana, harto estudiada por este autor, ha caminado por su geografía desde hace muchos años: Gonzalo Rojas, Claudio Rodríguez, Joao Cabral De Melo Nieto, José Hierro, Angel Gonzales, Alvaro Mutis, José Angel Valente, Mario Benedeti, Pere Gimferrer y el cual remata con un texto que llama “Recuerdo del boom de la novela latinoamericana”. Después hay un ensayo que debería ser leído con mucha atención:  “ La década en la cultura Colombiana, Dos revistas”. Escribe también sobre algunos poetas Colombianos de su preferencia: Rafael Pombo, Meira Del Mar, Mario Rivero, Mutis de Vuelta, Eugenio Montejo, sobre pintores y críticos, desde nuestro Botero hasta un texto sobre Marta Traba. Este libro que es una excelente recopilación de muchos de sus artículos y ensayos, del cual sólo les hable de la primera parte, sería una lectura fresca para estos días. 

Fernando Cruz Kronfli, uno de los más importantes escritores y críticos de la literatura Colombiana, muy poco leído por infortunio, dedicado a la academia, por fuera de los círculos cerrados de nuestra mojigata y encerrona elite cultural capitalina, afortunadamente tiene lectores de culto y la academia en toda Latinoamérica es estudiosa de su obra. “Falleba” es una novela fascinante, donde las formas, una prosa exquisita, respetuosa, de un clasicismo que decanta en la medida que hacemos una lectura juiciosa y reflexiva: “ Y logró llegar hasta el filo de la última alcoba del patio, atravesando la neblina que cuajaba como vaho seco alrededor de las paredes, para quedarse de esta manera plantado ante el desastre del tiempo, perdió sin necesidad de más tramite, toda la cordura de su visión”. Como expresa su reseña: Los asuntos de Falleba son múltiples: La muerte, la crisis del sujeto que estalla en fragmentos, el derrumbe de la pareja en la batalla del desamor, la pasión realizada pero imposible, el cuerpo y sus servidumbres”, que buen texto.
El otro, más duro de mascar, pero igualmente encantador, es “Los orígenes del orden político” de Francis Fukuyama”, este es un recorrido desde los primates hasta la revolución francesa de la conformación de las instituciones políticas con todo el sustrato de sus batallas ideológicas y sus contravenciones con el poder instaurado a lo largo de los tiempos. Que buen texto.












[1] http://www.elboomeran.com/blog/922/blog-de-joana-bonet/
(A) Aquí el primer texto:
http://www.cepi.us/posgrado/recursos/archivos/ebooks/JGCobo.PDF
[2] FEUERBACH, prefacio a la segunda edición de La esencia del Cristianismo”.

No hay comentarios.: