Google+ Followers

miércoles, octubre 19, 2016

LAS ELECCIONES DE LOS ESTADOS UNIDOS

Nadie puede ser indiferente frente a la próxima elección presidencial de la primera potencia del mundo. El debate no ha estado a la altura frente a las responsabilidades que tendrá el ganador frente a la coyuntura interior y los problemas globales.  Los candidatos en un espectáculo bastante grotesco se han dedicado a los ataques personales, los grandes temas han pasado a un segundo plano, debe ser que son producto de un pragmatismo que aún no comprendemos del todo, primero ganar y después gobernar, como ha sucedido en todo el mundo las campañas negras de desprestigio desplazaron a los temas de rigor.
Son varios los temas que preocupan.  El económico por su puesto, el mundo aun no sale de la desaceleración y de no haber cambios drásticos podría entrar en una recesión, el consumo está en su nivel más bajo, el comercio no arranca, las exportaciones americanas no toman el curso que se requiere para despegar,  sus cifras no siendo graves, no llenan las expectativas que vislumbren una salida firme,  se volvieron expertos en nadar contra la corriente, su economía pese a esto funciona y de hecho su liderazgo se mantiene, siguen siendo la primera potencia. La dirigencia norteamericana debe preocuparle lo que está sucediendo en Europa, este continente aún no sale de la crisis económica, su política de integración y de bloque ha perdido solidez, ideológica y material, hay brotes de independencia en muchos países. En materia internacional Estados Unidos debe darle norte y salida a las tensas relaciones con Rusia por el tema de Siría, a problemas del medio oriente que no dan espera, la migración producto de las guerras fratricidas crece exponencialmente, como potencia está obligado a definir con claridad su posición estratégica en esta zona tan delicada. Es evidente que ninguno de estos temas se ha debatido con la seriedad que amerita.
Hoy se dará el último debate, advirtieron por anticipado los candidatos que no habrá apretón de manos, esperamos que el debate alcance la altura acorde a la gran nación. Las elecciones americanas son también el reflejo de la sociedad mediática y del espectáculo que aprovecha al máximo la revolución de los  medios de comunicación, de las TIC, con toda la parafernalia de un país donde la televisión constituye el medio prevalente, un Dios, que es capaz de darle giros de 180 grados a la decisión de sus electores.
Latinoamérica, el tema de los inmigrantes, la cobertura de la salud, no han sido tratados con la profundidad que esperábamos, pareciera que por ahora poco importan. El candidato Trump, un verdadero fiasco, le dio visibilidad a una derecha recalcitrante, xenófoba, racista y cerrada, creo que esto es positivo, pues demostró que los americanos no han solucionado sus problemas históricos, están lejos de superarlos, las heridas y la actitud de una gran mayoría  no cambia, todos los días hay noticias que lo confirman.






No hay comentarios.: