Google+ Followers

jueves, octubre 29, 2015

EL TRISTE OCASO DE LA POLITICA EL CASO COLOMBIANO

Hablaré de los últimos resultados de las elecciones de Mitaca en Colombia, así se denominaban en otros tiempos, son a mitad del periodo presidencial, eligieron el pasado domingo gobernadores, alcaldes, concejales y diputados, la democracia local en síntesis. Fueron comicios con resultados rápidos, los perdedores aceptaron los mismos, lo que habla muy bien del sistema y hubo en todas partes un abstencionismo alarmante. La democracia funcionó desde lo formal.
En Colombia hay dos partidos tradicionales: El Conservador y El liberal, una izquierda diezmada por la violencia de todos los pelambres en los últimos años,  representada por varias tendencias, pero cuyo partido más emblemático es “El Polo”.  Hay dos partidos formados por coaliciones, muy fuertes, que nacieron en los últimos diez años, cercanas al poder ejecutivo, una liderada por el presidente: El partido de la U y otra por el ex presidente Uribe: Centro Democrático. Hay partidos independientes nacidos de los partidos tradicionales: Cambio Radical, bastante fuerte y con más de quince años de aparición con una cuota de poder muy alta y una organización vertical, rigurosa en cabeza del expresidente actual, nació del partido liberal, Progresistas, nacida del Polo, verdes,  y muchas industrias electorales: Mira, Convergencia..etc,ect
Las elecciones en Colombia continúan en gran parte manejándose por sistemas clientelistas,  en esta contienda, de nuevo hubo dinero desmedido, la gente no se informa y la publicidad es el medio y el fin, se dieron muchas sorpresas, pero al final la clase política, sigue manejando los hilos del poder en las grandes capitales y de manera  elocuente en los municipios pequeños, casi siempre ganaron los varones electorales.
Dos cosas importantes: Hay una generación entre 18 y 35 años, des-politizada completamente,  no le interesa para nada la participación en la política y lo que es peor, se siente orgullosa de estar lejos del sistema. Cumple con el estado, pero su escepticismo por todo lo que tenga que ver con la política es radical.
La otra, la red y las TIC,  herramientas de suma importancia dentro de los procesos que buscan implementar la trasparencia y participación en estos procesos, paradójicamente, terminaron siendo plataformas para las propagandas negras, manejadas por expertos en estas materias, sirvieron como mecanismo intimidatorios.
Las sociedades liquidas, aún están lejos de articularse con la política en el más literal sentido Aristotélico. Esta generación no ha comprendido que la política es la única manera de oponerse o ser dentro del sistema, es imposible desconocer que existe el mecanismo, decide sobre absolutamente todo.
Y por último, murieron los líderes y los discursos, la palabra perdió peso específico, esas piezas magistrales son cosa del pasado. Ya no hay un hombre que cohesiona a este país. Los partidos se opacan, no tienen fuerza y muchos jóvenes no tienen ni idea sobre ellos. Por último, este país se está quedando sin memoria…a las nuevas generaciones para nada les preocupa el pasado. Estamos en la época del ya y el ahora.  






No hay comentarios.: