Google+ Followers

miércoles, abril 15, 2015

SE NOS FUERON TRES GRANDES DE LAS LETRAS UNIVERSALES



Huellas
Una pareja venía caminando por la sabana, en el oriente del África, mientras nacía la estación de las lluvias. Aquella mujer y aquel hombre todavía se parecían bastante a los monos, la verdad sea dicha, aunque ya andaban erguidos y no tenían rabo.
Un volcán cercano, ahora llamado Sadiman, estaba echando cenizas por la boca. El ceniza ¡guardó los pasos de la pareja, desde aquel tiempo, a través de todos los tiempos. Bajo el manto gris han quedado, intactas, las huellas. Y esos pies nos dicen, ahora, que aquella Eva y aquel Adán venían caminando juntos, cuando a cierta altura ella se detuvo, se desvió y caminó unos pasos por su cuenta. Después, volvió al camino compartido.
Las huellas humanas más antiguas han dejado la marca de una duda.
Algunos añitos han pasado. La duda sigue. EDUARDO GALEANO


En pleno aniversario de la muerte de Gabriel García Márquez, se no fueron Gunter Grass, Eduardo Galeano y Ernesto Cardenal, tres grandes escritores, quienes fueron referencia obligatoria de una época, dejaron una obra importante para las letras universales. Toda una pléyade de pensadores y escritores del siglo XX han venido desapareciendo, marcando definitivamente la extinción de una generación de suma importancia en la historia.
Gunter Grass es uno de los escritores más grandes del siglo XX, ciudadano Alemán, sufrió todos los avatares de la Alemania en este siglo. Esta nación estuvo comprometida seriamente en las dos guerras mundiales, generó los hechos oprobiosos del genocidio nazi de tantos costos para su pueblo y el pueblo judio, padeció los problemas de la posguerra y  tuvo la división flagrante de su territorio gracias a la guerra fría. Hoy es una potencia comercial y política, que aún no ha hecho una catarsis completa con su pasado, pero que gracias a novelas como “El tambor de hojalata”, ha podido tener las herramientas para descifrar todo el cumulo de acontecimientos, hechos que la generación de hoy tiene sometida a un proceso de revisión histórica de suma importancia. Es un obra que desde la condición estética, constituye un patrimonio para la humanidad, aborda el tema de la guerra de manera magistral. En el caso personal, esta novela ha dejado huellas imborrables y de hecho su personaje central, pese al enfrentamiento frontal que asume frente a los hechos que vivía, me producía una especie de terror, de miedo. He leído varias veces esta novela, además sus memorias, así como los artículos de prensa. Gunter Grass fue un hombre polémico y como buen Alemán, de una inteligencia abrumadora.
Eduardo Galeano es una referencia obligatoria para entender los procesos de opresión de Latinoamérica. Fue un hombre siempre comprometido con la situación de inequidad de nuestros pueblos y describió de manera detallada el itinerario de explotación de nuestras riquezas en toda su dimensión. Su prosa era impecable y de ella dan muestra los textos literarios que son de una riqueza textual sin discusión y se dejan leer con absoluto agrado. Era además un tipo encantador, con una conversación siempre fresca y sus denuncias estaban por fuera de ese comunismo mamerto tan de moda en el siglo XX. Quien puede olvidar “Las venas abiertas de américa latina”, creo que nadie, todos leímos esta obra con absoluto asombro.
Su texto “El libro de los abrazos”, me parece de una factura especial, escrito con el más profundo compromiso de rescatar la memoria de nuestros pueblos desde la voz y la experiencia de sus protagonistas. La técnica utilizada fue novedosa y le permite al lector tener fotografías en prosa, cortas, humanas y bien hilvanadas. Cada recuento le deja a uno impertérrito, conmovido y le suma a nuestra piel un pedazo de américa y un sentimiento de pertenencia inolvidable. Lamentaremos mucho su ausencia. De este corte son sus libros sobre el futbol y algunas obras más, que es preciso traer a colación en próximas entregas.
Ernesto Cardenal es el poeta de la revolución. Un nicaragüense en todo el sentido amplio de la palabra, Su voz, entrañable, le canta a su pueblo y rescata, usa la lengua no como un simple artificio de la memoria, sino en su condición esencial. Hay un texto sobre su experiencia en cuba que nunca se me ha podido olvidar. Lamento profundamente su desaparición y espero nuestros  no seamos inferiores a la grandeza de su nombre.
Esperamos que se vuelvan a publicar algunos textos de estos tres grandes de las letras universales.










1 comentario:

Maritza Buendía Restrepo dijo...

Muy buen artículo. No sabía que Ernesto Cardenal había muerto y no encuentro nada en las noticias referente a su muerte.