Google+ Followers

lunes, marzo 02, 2015

EL TENSO Y CULMINANTE MOMENTO DEL PROCESO DE PAZ EN COLOMBIA




Varios hechos confirman el principio a un acuerdo final entre el gobierno colombiano y la FARC. El primero, la oposición obcecada y recalcitrante ha bajado el tono radical y desde hace un mes ha mostrado un cambio de actitud, aunque mantiene una posición crítica del proceso, valido de antemano, asumió hacer las críticas desde la dialéctica propia en que se desenvuelven los diálogos, de hecho reconociendo la importancia del proceso. Me refiero por su puesto al Uribismo recalcitrante y a sectores de derecha bastante conocidos. El segundo la vinculación directa del gobierno americano con la entrada del asesor Bernard Aronson; la tercera la apertura de los negociadores de la FARC, que salieron de su escafandra, ahora discuten seriamente y abiertamente con los medios de comunicación, la prensa y la academia; por último el viaje del generalato colombiano para acordar el cese al fuego.
Curiosamente, antes de escribir esta columna, estaba leyendo un artículo de Luis Bassets, director adjunto del diario “El país” de España, esto escribe en su última columna, pertienente para el tema que trato:
En política el tiempo es una materia preciosa. El arte de la política es en buena parte el de la gestión del tiempo. Todo tiene su tiempo y no hay mayor virtud política que saber encontrar el momento exacto, es decir, el punto de madurez de las cosas. Hay ocasiones en que el tiempo aún no ha llegado y el político que se precipita lo pierde todo y se pierde a sí mismo. Sucede también el caso contrario, en que dejamos pasar el punto preciso sin tomar la decisión trascendental y, cuando la voluntad dicta el momento, ya no sirve porque el tiempo ha cerrado sus puertas. El tiempo es también un gran ingrediente de la fórmula para la solución de los conflictos.
Nada más certero para entender los diálogos y el propio acuerdo con la FARC, después de tantos años de conflicto. Queda claro que el acuerdo no solucionará mágicamente el conflicto, pero constituye una apertura para ir tejiendo una gran bitácora que nos permita erradicar el fenómeno de la violencia enquistada en nuestra realidad. Este es apenas el principio de una estrategia total, que desde el gobierno y con carácter estatal siente las bases de inclusión y principios de cambio, atendiendo todos los actores del conflicto, incluyendo a las BACRIM y creando los cambios institucionales al respecto.  Es responsabilidad de todos los colombianos estar atentos al proceso, nadie deberá sentirse excluido del mismo, menos ser indiferente.
Los partidos políticos, la sociedad civil, la academia, la iglesia, las ONG, tienen responsabilidades muy puntuales y de hecho históricamente están comprometidos. El presidente ha sido perseverante en este tópico y el proceso se ha consolidado seriamente, al cierre del mismo, de nuevo Colombia se dará una oportunidad histórica.
“En estos momentos el enviado especial de Estados Unidos para el proceso de paz de Colombia, Bernard Aronson, se encuentra en La Habana, donde se reunió este fin de semana, por separado, con los delegados del Gobierno de Juan Manuel Santos y con los de las Farc, confirmó a Efe una fuente cercana a la negociación. Aronson, un veterano diplomático que fue nombrado enviado para el proceso hace un par de semanas por el presidente estadounidense, Barack Obama, se reunió el sábado con el equipo de negociadores del Gobierno colombiano, tras su llegada a la capital cubana, precisó la fuente consultada sin dar detalles de los temas abordados en los encuentros”
Esto significa que estamos muy cerca de firmar el acuerdo, que están dadas todas las condiciones y que es preciso estar muy atentos como colombianos que somos. Estaré por lo tanto pendiente esta semana de como se desenvuelven los diálogos en la Habana.




No hay comentarios.: