Google+ Followers

martes, octubre 14, 2014

EL GASTO PÚBLICO EN EL ESTADO MODERNO

En Colombia se está discutiendo en el congreso la aprobación del presupuesto nacional, se aprueban las adiciones que tienen que ver con los gastos que implicaría el pos-conflicto, que no son pocos, que serán definidos en los acuerdos de la Habana, a esto se suman los compromisos de la agenda del presidente en materia de desarrollo y gasto social.  Esto en blanco negro significa, aprobar la bitácora de cómo se hará el gasto público en los próximos cuatro años.   
Cuando hablamos de “Gasto público”, nos referimos a un capitulo especialísimo de la economía.  Recordé el texto de Joseph Stiglitz de tanta importancia, cuando lo estudie comprendí lo relevante que es este componente como matriz general, como matriz del gasto, refleja los aspectos ideológicos que guían las políticas públicas, la manera como se asume la gobernabilidad desde la perspectiva macroeconómica y las políticas sociales.
El gasto público define como serán las relaciones entre el sector privado y el sector público, “que suelen tener una carga política e ideológica  muy alta”. Este componente se delimita las políticas públicas en materia de sanidad, defensa, la educación, la seguridad social, para citar solo los más importantes. Los gastos definen  los lineamientos en materia de impuestos y las  temidas reformas tributarias.
Esto quiere decir que el gasto público define como se desarrollaran las políticas públicas de un gobierno. Se hace necesario saber cómo funciona el estado moderno, para entender todo lo referente a este componente y dilucidar a claramente la bitácora aprobada por el gobierno, para determinar hacia dónde van sus políticas,  como concibe el desarrollo, los lineamientos sociales del mismo, pues en el mismo se define la matriz que determinará la gobernabilidad de un gobierno desde la perspectiva del gasto.
Este no es un tema menor, desde hace muchos años, los técnicos y economistas lo manejan con absoluta soberanía, sin someterlo a las discusiones que su importancia amerita, sin el componente ideológico que resulta vital, la gente fuera de quejarse no se preocupa por entenderlo a cabalidad, hablo de los profesionales, de aquellos que los afecta, pues desde su aprobación quedan asumidos como se derminará las políticas públicas. Esta discusión está circunscrita en Colombia a los gremios y el gobierno central, los demás no cuentan.







No hay comentarios.: