Google+ Followers

martes, abril 01, 2014

LA TRAGEDÍA AMBIENTAL DE COLOMBIA

Foto tomada de la revista Semana de Colombia.
En Colombia las tragedias ambientales se repiten todos los años y los gobiernos se dan golpes de pecho con reacciones irresponsables que ocultan su incompetencia e irresponsabilidad frente a un problema de absoluta gravedad.  Todos los años vivimos la misma novela: Primero la catástrofe, llámese inundación, derrumbes; después las reacciones del gobierno, los actos solidaridad y por último las medidas coyunturales que no pasan de meros anuncios…con el tiempo no pasa nada, no se toman las acciones radicales para solucionar los problemas.
Los hechos son dos: la mortandad de animales producida en Paz de Ariporo  y la segunda el incendio de más de 2000 hectáreas de bosques en la sierra nevada de Santa Marta.  La muerte de miles de animales en el llano colombiano realmente  es de dimensiones inconmensurables y está demostrado que es una de “las más devastadoras de los últimos años” .
El Casanare viene sufriendo un irreparable daño, la enorme sequía consecuencia de la deforestación y el extractivismo en especial la extracción de hidrocarburos fósiles, ha perjudicado a la fauna y flora, con resultamos realmente espantosos.
Oficialmente se habla de 20 mil animalitos muertos, siendo los chigüiros la especie más afectada. También han perecido peces, tortugas, reptiles y ganado vacuno. En la zona 7 multinacionales petroleras extraen petróleo, y han desviado los ríos para su beneficio produciendo así esta sequía nunca antes vista en Colombia.
En la sierra nevada se han quemado más de 2000 hectáreas de bosque nativa gracias al calor infernal sin que nadie haya hecho algo para evi
El incendio de más de 2000 hectáreas de bosque nativo en la Sierra Nevada de Santa Marta gracias al intenso calor de estas épocas, repite un viacrucis de nunca acabar, que termina siempre con las mismas explicaciones y soluciones de coyuntura del gobierno de turno.
Siendo de suma importancia las cifras, las estadísticas de siempre las cuales nos suelen vender como consuelo,  quiero hacer énfasis en los niveles de improvisación de absolutamente todos los gobiernos en materia de prevención ambiental. Todos los años vivimos la misma tragedia, el gobierno, los funcionarios locales y nacionales entran en la escena con las mismas frases hipócritas, haciendo relevancia en las ayudas y no su protuberante negligencia que cobra vidas humanas de gente humilde. No valoramos la riqueza ambiental, somos ambivalentes en las políticas, pues es imposible hacer minería sin hacer huecos, explotación petrolera sin utilizar grandes volúmenes de agua, sembrar arroz en amplias zonas sin canalizar el agua potable. En fin, hay intereses contrapuestos, políticas de estado contradictorias,  la pregunta del millón frente a esta catástrofe que ha cobrado la vida de miles de seres vivos, es quien está defendiendo el medio ambiente. No podemos seguir tan sólo en la denuncia.
Estos interrogantes no solo deben ser resueltos sino que se deben tomar las medidas estructurales que eviten que el país continúe presenciando catástrofes como las citadas. Ahora se viene el invierno con las lluvias infernales. Esperamos el gobierno esté preparado.  







1 comentario:

CANTICO PRIMAVERAL dijo...

Siempre me he hecho la pregunta: ¿Por qué las zonas más ricas de Colombia son las más pobres en su desarrollo?
Mi respuesta:
1 - Se ha demostrado que no existen Corporaciones Ambientales sino Corporaciones Burocráticas. No solucionan nada. Siempre están atrasadas. Hay una estrategia de siembra de agua, y ellos no la conocen o no la aplican.
2 - Los bosques. En todas las partes del mundo existen los guarda bosques; solamente aquí, eso no se aplica. Todo el que quiera entra al bosque y hace lo que le da la gana.
3 - Los municipios menos desarrollados están en la zona rica de Colombia. Isque no les alcanza el presupuesto para realizar las obras. Pregunto: ¿Dónde están las autoridades de vigilancis o son simplemente buócracia?
¿Quién puede resolver estas preguntas? De pronto nadie porque si abren la boca pierden su puesto.