Google+ Followers

domingo, febrero 16, 2014

LA CUMBRE DEL PACIFICO



Desde hace muchos años esperábamos de la clase dirigente latinoamericana una alianza de este tipo. La ceguera de nuestros gobernantes es inexplicable en algunos casos. Mirar al pacifico era una  necesidad inaplazable frente a los lineamentos del desarrollo del mundo, que ha encontrado en las economías de China, Japonesa, los tigres asiáticos, verdaderas locomotoras que han revolucionado la manera de hacer negocios y generado procesos de innovación tecnológicos verdaderamente catalizadores en el termino más general, tanto para la industria, el mercado y el propio consumo, pues tienen pensando y actuando al mundo al ritmo de su irrefrenable crecimiento.
El acuerdo firmado en Cartagena Colombia entre México, Chile, Perú y Colombia que eliminará el 92 % de los aranceles, constituye el reto de producir y competir por un mercado de 2000 millones de habitantes. Pondré un ejemplo de dicho dinamismo. El departamento de Santander Colombia a octubre de 2013 realizó  exportaciones con destino a México, Perú y Chile por un valor cercano a los US$20 millones, en productos como tabaco, cacao, prendas de vestir y calzado[1]. Estoy hablando de una sola región y con aranceles corrientes. Sí los congresos respectivos de cada país lo ratifican y no se dejan meter gato por liebre de los gremios e intereses particulares, el acuerdo creara una plataforma comercial inigualable.
Esta ola de acuerdos multilaterales tuvo un auge muy intenso después de 1991, pero de la noche a la mañana los gobiernos de la zona se dejaron influir por los grandes conglomerados comerciales, quienes no permitieron que sus monopolios internos fueran tocados y ejercieron una presión que termino en el desmonte de los mismos, lo que con el tiempo fue un retroceso de las políticas de apertura y globalización en boga en el mundo.
Este acuerdo se produce en medio de los graves problemas de Venezuela, quien ha eliminando de un solo tajo la libertad de prensa, además de cercenar la participación política, en amagos dictatoriales más fruto de su incapacidad que de otra cosa. A la par vive una crisis económica sin parangón, con problemas de suministro de los productos mínimos para la supervivencia de la gente, que realmente no sabe qué hacer en medio de tanta incompetencia de sus gobernantes. No entiendo como no hay ningún pronunciamiento de sus vecinos frente a las medidas en contra de la prensa libre.
El acuerdo que le da vía libre a la Alianza para el pacifico es el primer paso de la consolidación de un comercio global, que de ser exitoso, será la apertura a un mercado inmenso con amplias posibilidades para la industria, el mercado y el empleo en Latinoamérica. Esperamos no halla retroceso en esta materia.




[1] Vanguardia liberal c16 de febrero del 2014

No hay comentarios.: