Google+ Followers

jueves, marzo 14, 2013

LA IGLESIA CATOLICA Y EL NUEVO PAPA



Muchos son los retos del nuevo pontífice frente a situación que vive la iglesia católica en la actualidad. Jorge Mario Bergoglio estaba en la baraja de candidatos más opcionados, pero nunca espere que se eligiera dentro de la terna por aquellas vicisitudes propias del poder en el vaticano, que siempre terminan entronizando a un cardenal cercano a la ortodoxia católica europea, que es la dominante en estos tiempos. Es un sacerdote Jesuita, nacido en Argentina el 17 de diciembre de 1936 en el barrio porteño de Flores de Buenos Aires, descendiente de italianos.   El día 21 de febrero del 2001, cuando iba a ser consagrado cardenal rememoró las palabras de su padre: “Cuando vayas subiendo, saludá a todos. Son los mismos que vas a encontrar cuando vayas bajando". “Hijo de Mario, un trabajador ferroviario, y Regina, un ama de casa, ambos de origen italiano”. Es un hombre humilde, austero por naturaleza.  Elige pasar sus días de descanso de la manera más reservada, siempre mantiene un perfil bajísimo, viaja en subte y hace largas caminatas por la ciudad porteña. “Suele cenar o almorzar en pequeños comedores populares; lo hace solo y jamás acepta una invitación para ir a un restaurante”. Es muy duro con la clase política, recurrentemente denuncia sus malos actos y las bajezas de los partidos.  Hace poco, expresó: “Continua, la pobreza masiva, la marginación y la desigualdad social: La esclavitud no está abolida. En esta ciudad fracasó y sigue fracasando el librarnos de esa esclavitud estructural que es la situación de la calle". Es hincha fervoroso del club San Lorenzo, club que paradójicamente fue fundado por otro cura, el padre Lorenzo Massa.
El hecho que haya sido elegido un papa por fuera del círculo cerrado europeo no es casual. La iglesia, como todo poder instaurado, superará todos las divisiones internas, naturales de por sí e inevitables, su problema más grave es otro. Tiene que ver con su clientela. Otras religiones le disputan feligreses y de no actuar con diligencia, estos seguirán desertando masivamente. Latinoamérica constituye la parte del planeta con más cristianos en el mundo. Es una rebaño que el vaticano debe cuidar y de la actitud y evangelización que realice depende su futuro, de hecho es aquí donde se dará una verdadera disputa con las nuevas comunidades y organizaciones religiosas protestantes.
Ahora, en esta elección se dieron dos hechos emblemáticos: Fue elegido un Latinoamericano y pertenece a la compañía de Jesús, que constituye la organización más importante de la iglesia católica por fuera del vaticano y la cual cumple un papel preponderante en materia educativa, pues en su haber están los mejores colegios y centros universitarios de Hispanoamérica, en países europeos y en los Estados Unidos. Con respecto a la primera, ya establecimos qué papel que jugará el nuevo pontífice. Con respecto a la segunda es preciso recordar algunos aspectos relevantes. La orden Jesuita fue fundada en 1540 por San Ignacio de Loyola. Es una de carácter apostólico y sacerdotal -aunque la conforman también Hermanos, es decir, religiosos no sacerdotes-. Está ligada al Papa por un "vínculo especial de amor y servicio"; su finalidad, según la Fórmula del Instituto, documento fundacional de la Orden (1540) es "la salvación y perfección de los prójimos". En términos de Derecho Canónico, la SJ es una asociación de hombres aprobada por la autoridad de la Iglesia, en la que sus miembros, según su propio derecho, emiten votos religiosos públicos y tienden en sus vidas hacia la "perfección evangélica"[1]. La Fórmula del Instituto (confirmada por Julio III en 1550) dice: «Militar para Dios bajo la bandera de la cruz y servir sólo al Señor y a la Iglesia, su Esposa, bajo el Romano Pontífice, Vicario de Cristo en la tierra». El papel de esta orden  es muy importante, en el entramado de poder del Vaticano y la crisis de la iglesia, en temas graves como las denuncias recibidas, por los delitos sexuales de sus sacerdotes y el fuero que mantiene la iglesia; el reto que tiene frente a temas como el celibato; el homosexualismo; el aborto y la revolución de las tecnologías de la información; serán asumidas posiblemente desde esta organización, como cuerpo y con las herramientas que le brindan la educación  y no desde el dogma y la imposición como se ha venido dando, aunque no debemos ilusionarnos que el cambio se dé súbitamente. Aun así, el cambio para enfrentar la crisis se hará en el discurso pedagógico, lo que no quiere decir que se vaya a cambiar la posición de la iglesia.
Las expectativas están abiertas y esperamos nuevas sobre esta elección, mucha será la información que pase por debajo del puente.







[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Compañía_de_Jesus

No hay comentarios.: