Google+ Followers

jueves, enero 10, 2013

EL CORAJE DE LA VERDAD


Este es el nombre del testamento intelectual de Foucault, antes de su muerte y es el último escrito del filósofo. “Habla del valor frente a la muerte de Sócrates, donde propone una interpretación de la última frase del “Fedon” de Platon: Criton,- debemos un gallo a Asclepios; no se te olvides pagar esta deuda-, que reniega de las interpretaciones que tradicionalmente leen esta frase como sí Sócrates declarara que la vida es una enfermedad y la muerte su remedio”.[1] Este escrito  indaga las relaciones entre sujeto y verdad. Traigo a colación esta cita, a propósito de la enfermedad del presidente Chávez y la difícil situación del pueblo Venezolano.

Es difícil sustraerse de las mieles del poder, todos los gobernantes tienen la tendencia a perpetuarse en el mismo. Nadie podrá negar que el presidente Chavez ganó la presidencia legítimamente. Hoy su estado de salud es muy grave. No existe Chavismo sin Chávez.  La revolución popular que este caudillo dice estar implementando en Venezuela está  en ciernes y el comandante-presidente, como todos los caudillos, intenta crear un partido revolucionario, de izquierda, que está lejos de tener una estructura seria y con alguna proyección. Ideológicamente aun no  ha logrado alguna coherencia y políticamente es un hibrido, variopinto,  cargado de buenas intenciones, confuso aún, con una excesiva burocracia y oportunismo a granel  sin conviccion alguna. El sistema que pretende imponer, hasta ahora con su personalidad avasalladora, no es aun, una realidad institucional consolidada.

La imposibilidad física para posesionarse por su enfermedad, llevó a su partido de gobierno a solicitar una interpretación de la constitución ante la corte suprema, que al final conceptuó, que su presencia no es necesaria por tratarse de una reelección. El caso es que ni siquiera pudo firmar la nota de solicitud para suplir este vacío.

En este blog escribí, a propósito del tema, las intrincadas tensiones que genera las relaciones entre salud y poder. Todas las constituciones contemplan algún tipo de responsabilidad al respecto. Cité las memorias de Adriano, la excelente novela de Margaret Yourcenar, traducida por Julio Cortazar, que trata con absoluta lucidez el tema sobre las relaciones entre el poder y la salud de los gobernantes, las presiones que le asedían a los mismos por este topico y las sabias decisiones que deben tomar, frente al sino fatal. Cite  algunos ejemplos históricos. El de Franco en España, es emblematico. Fue un dictador que dejó la transicion perfectamente planeada y se cumplió a cabalidad. En los Estados Unidos, la salud del presidente es un problema de estado y su condición física y mental debe ser de conocimiento público.  Chávez, como el dictador del “Otoño del Patriarca”, se preocupó, por dejar muy en claro el nombre de su sucesor y actuó como si fuera eterno, pero nadie puede asegurar que sus ordenes se cumplan literalmente. Sobre todo, porque sabe que  las luchas intestinas por el poder se darán entre los miembros de su partido. Es un hecho que está rodeado de áulicos y sanguijuelas, que han feudalizado el estado para beneficio de unos pocos. Nadie está dispuesto a perder sus fueros y cuotas.  La cita del filósofo francés no es casual.  ¿Dónde está el coraje y el valor del presidente frente a su eminente muerte?.  ¿Hasta dónde llegan las responsabilidades de los dirigentes Venezolanos, tanto del gobierno como de la oposición?. Al pueblo, le queda pensar, sí es posible y actuar en consecuencia. La revolución Chavista tiene buenas cosas. Ha buscado eliminar la inequidad a toda costa y pretende ser el gobierno de las oportunidades. Su fatalidad, depender de un solo hombre. Esperare como se desenvuelve el ovillo y estare pendientes de cualquier suceso al respecto.


















[1] http://filosofiacontemporanea.wordpress.com/

No hay comentarios.: