Google+ Followers

viernes, enero 13, 2012

BALANCE DEL GOBIERNO DEL DOCTOR SANTOS EN COLOMBIA


Este año se cumplirá la mitad del periodo presidencial del gobierno del presidente Santos. Su independencia quedó plasmada desde el día en que ganó las elecciones en su discurso frente a sus pares y gracias a ella, se produjo un distanciamiento con su antecesor. La primera preocupación que se impuso, recuperar la institucionalidad, gobernar solo a través de ella y respetar la autonomía de sus funcionarios, que en adelante responderían a una agenda y no a los caprichos del caudillo. Empezó su mandato con una nomina de lujo, además de técnica, con hojas de vida sin ninguna tacha.  Sus temas prioritarios, asumir la resolución del conflicto armado a través de la ley, devolverle a las víctimas su estabilidad, la restitución de sus tierras,  perdidas a sangre y fuego, acabar con el desplazamiento, enfrentar la delincuencia y  generar la plataforma legal,  técnica y las políticas, que incorporen a Colombia a un verdadero desarrollo que elimine la inequidad  social existente. Como es costumbre, traer inversión y, firmar acuerdos comerciales con los principales países del mundo.
Su agenda legislativa hasta la fecha se ha cumplido a cabalidad: Reestructuración administrativa, ley de víctimas y restitución de tierras, reforma a las regalías, reforma al sistema de salud, ley de sostenibilidad fiscal, ley de delitos menores, el estatuto anticorrupción, reforma de la comisión nacional de televisión, para solo citar las más importantes de un paquete de más de setenta leyes. De igual manera se han firmado los  tratados con Canadá, Estados Unidos, Panamá, la comunidad económica europea, Turquía y Japón, entre otros.
El gobierno a través de la ley de víctimas ya ha entregado 800.000 hectáreas de tierra. Esto dijo el presidente en el último acto protocolario de restitución: Durante el acto, en la localidad de Ayapel, Santos informó que, aunque la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras entró en vigencia hace 12 días, el gobierno ya entregó 800 mil hectáreas a los campesinos. Indicó que “no sólo se trata de devolver la tierra a los agricultores sino de brindarles la ayuda necesaria, los instrumentos necesarios y la asistencia técnica requerida para que esos predios se vuelvan productivos.
Por otra parte, Santos sostuvo que más de 700 mil hectáreas de tierra han sido robadas al Estado o a los campesinos, por la vía de los trucos legales y de procedimientos, o haciendo fraude.”  Las sucesivas reformas agrarias hechas en el país desde el 36 del siglo pasado, nunca alcanzaron estas cifras. Hay una voluntad para eliminar el desplazamiento y desde la semana pasada el gobierno asumió como prioridad  enfrentar los grupos al margen de la ley detrás de estos hechos.
Si esta agenda se traduce en empleo y rompe el cerco de inequidad social, estaremos frente a un gobierno exitoso desde lo social. Si no lo hace, será otro gobierno que enriquezca a una clase social que siempre ha sido la dueña del país. Esta es la diferencia entre gobernar con justicia social o conservar un statu quo lleno de injusticias históricas. Está apenas a mitad del camino, esperamos como termina. Indudable: un presidente de concertaciones, conciliador y prudente.




1 comentario:

canticoprimaveral dijo...

Se ha demostrado que no se podía depender de los vecinos de a el lado, que había que aoscultar nuevos mercados. Se hizo así, y se abrió el panorama del crecimiento.
Somos la cuarta economía de latinoamérica (Brasil, México, Argentina y Colombia). Si seguimos así, y con ayuda de la providencia, vencemos el conflicto armado, que no es descabellado lo que dice el expresidente Andrés Pastrana: De revisar la agenda del Caguán, no en las mismas condiciones sino con otras de acuerdo al momento; podems enfocar nuestra economía a ser la tercera de Latinoamérica.
Colombia es un paraiso para vivir por su geografía, clima, situación geográfica y desarrollo. ¿Qué les parece pasar a ser la tercera economía y acercarnos a la segunda?
Eso se logra con un presidente del talante del que hoy tenemos.
No voté por él, pero lo acepto hoy.