Google+ Followers

domingo, noviembre 07, 2010

EL CREPÚSCULO DE UN ÍDOLO, LA FÁBULA FREUDIANA



Este es el nombre del libro de Michel Onfray, que hoy es el centro de un debate mayor en Francia, donde afortunadamente, aun se producen este tipo de discusiones. La obra de Freud es monumental, ha sido el centro de toda una corriente de pensamiento, es a la vez un método de investigación, un método psicoterapéutico y una teoría, sus presupuestos científicos siempre han estado en cuestión, se podría afirmar, que esta realidad ha sido consustancial a su existencia, lo que no le quita importancia. 

Onfray es un autor bastante conocido en Francia. A su juicio, el austríaco transformó sus propios “instintos y necesidades fisiológicas” en una doctrina con pretensión universal, pero el psicoanálisis es “una disciplina verdadera y justa en lo que concierne a Freud y nadie más”. Sostiene que Freud falló en curar a pacientes que él mismo atendió, pero ocultó o alteró sus historias clínicas para que pareciera que el tratamiento que les había dado fue exitoso.

Por ejemplo, señala que Sergei Konstantinovitch, apodado por Freud como “el hombre de los lobos”, siguió psicoanalizándose más de medio siglo después de haber sido supuestamente curado por Freud.

O que Bertha Pappenheim, conocida como “Anna O.” y presentada por Freud como un caso exitoso de tratamiento contra la histeria y las alucinaciones, siguió sufriendo recaídas luego del mismo.

Durante un debate con la psicoanalista francesa Julia Kristeva publicado esta semana en Le Nouvel Observateur, Onfray rechazó la noción de que el método de Freud “cura todo el tiempo”.

“El psicoanálisis cura tanto como la homeopatía, el magnetismo, la radiestesia, el masaje del arco plantar o el exorcismo efectuado por un sacerdote, cuando no una oración ante la Gruta de Lourdes”, sostuvo.

“Sabemos que el efecto placebo constituye el 30% de la cura de un medicamento”, agregó. “¿Por qué el psicoanálisis escaparía a esta lógica?”

La historiadora y psicoanalista Elisabeth Roudinesco aseguró en un artículo publicado por Le Nouvel Observateur que el nuevo texto de Onfray está “plagado de errores y cruzado por rumores”.

Roudinesco acusó a Onfray de haber sacado las cosas de contexto y sostuvo que Freud “de ninguna manera se adhiere al fascismo y nunca hizo apología de los regimenes autoritarios”.

“Cuando sabemos que ocho millones de personas en Francia se tratan con terapias derivadas del psicoanálisis, está claro que en el libro y en las palabras del autor hay una voluntad de daño”, sostuvo.

En su debate con Onfray, Kristeva defendió el psicoanálisis como un mecanismo capaz de tratar problemas como la histeria, el complejo de Edipo o las conductas anoréxicas y bulímicas, entre otros.

“Onfray nos insulta cuando dice que el psicoanálisis no cura”, escribió el psiquiatra y psicoanalista Serge Hefez en el semanario Le Point. “¿Qué hacemos todos nosotros en nuestros consultorios, centros de terapia familiar, conyugal, nuestros hospitales y servicios hospitalarios si no es ayudar al sujeto a convertirse en actor de su propia historia?”.

Hefez afirmó que “el psicoanálisis sí cura, es un tratamiento útil y vivo, practicado por miles de terapeutas concienzudos que conocen de fracasos, éxitos parciales y éxitos”.

Onfray respondió que muchas reacciones contra su libro evitan responder sus argumentos centrales y, en un artículo publicado en el diario Le Monde, preguntó si es imposible hacer una relectura crítica de Freud.

“Con este libro, algunos amigos me habían anticipado el odio porque me metía con el monedero”, escribió. “Hoy me doy cuenta lo acertados que estaban…”.

Solo queda leer la obra y entrar por tierra en un debate, que tiene mucha importancia para el pensamiento actual, frente al quiebre de la subjetividad humana.

Una gran información fue tomada de este blog, que recomiendo:





No hay comentarios.: