Google+ Followers

lunes, mayo 10, 2010

LA CRISIS GRIEGA

Los Griegos, al igual que Islandia, viven una crisis económica de proporciones mayores que afectará toda Europa y lo que es peor, pondrá en cuestión al euro y a la propia comunidad. Muy simple, los Griegos gastaron más de lo debido, no tienen como servir sus deudas y pueden caer en el colapso del sistema financiero vía bancos, una cesación de pagos generando un efecto domino que desvertebrará la estabilidad de la unión. Es indudable, los efectos de la misma afectaran la economía mundial y la recuperación general está comprometida.

El periódico “El tiempo” en su editorial sintetiza con absoluta claridad sus efectos: “Si bien en un comienzo las inquietudes parecían circunscribirse al Viejo Continente, con el paso de los días está quedando claro que las réplicas del movimiento telúrico que comenzó en Atenas se están sintiendo en todas las latitudes. Tanto en Asia como en Estados Unidos, se han tenido que posponer millonarias emisiones de títulos, ante el temor de los inversionistas por la marcha de los acontecimientos. No solo el oro -que es el refugio preferido ante la incertidumbre- ha llegado a máximos históricos, sino que los márgenes de riesgo de los bonos de deuda se han ampliado, sin importar el país que los emita. En Colombia, por su parte, el dólar pasó de largo por encima de la barrera de los 2.000 pesos, mientras que la bolsa interrumpió su tendencia alcista”.

Stigligz es categórico cuando habla de las causas, que siempre fueron previsibles: El premio Nobel Robert Mundell estableció las condiciones según las cuales una moneda única podía funcionar. Europa no cumplió con esas condiciones en su momento; y sigue sin hacerlo. La eliminación de barreras legales para el movimiento de trabajadores creó un mercado laboral único, pero las diferencias lingüísticas y culturales hacen que la movilidad laboral al estilo norteamericano resulte inalcanzable. Es más, Europa no tiene manera de ayudar a aquellos países que enfrentan problemas serios. Consideremos el caso de España, que tiene una tasa de desempleo del 20% —y más del 40% entre la gente joven—. El país tenía un excedente fiscal antes de la crisis; después de la crisis, su déficit aumentó a más del 11% del PBI. Pero, según las reglas de la Unión Europea, España ahora debe recortar su gasto, lo cual, probablemente, exacerbe el desempleo. Conforme su economía se ralentiza, la mejora de su posición fiscal puede ser mínima.

Cuando estuve en Europa, detecte como la comunidad funciona en apariencia por la eliminación de los controles aduaneros, pero las barreras culturales están implícitas y muy marcadas en cada país, lo Franceses no pueden ver a los ingleses, esto no admiten nada con los Españoles y así sucesivamente. La unión produjo en ciertas economías una capacidad de endeudamiento que estaba por encima de las condiciones para cumplirla, se crearon burbujas y los déficit fiscales han cumplido a cabalidad con la cuota de inestabilidad.

“.Hasta ahora, sin embargo, no ha pasado nada irreversible. Como es sabido, la semana pasada, los 16 países que integran la llamada zona euro acordaron, junto con el Fondo Monetario Internacional, prestarle 110.000 millones de euros a Grecia para que pague las acreencias que se le vencen a lo largo de los próximos tres años. El primer tramo de esa suma se haría efectivo el 19 de mayo, cuando empiezan a cumplirse los plazos de papeles emitidos hace algún tiempo y todo indica que los poseedores de dichos títulos recibirán su dinero. En contraprestación, el gobierno del primer ministro George Papandreou logró que el Parlamento aprobara un duro paquete de austeridad con el fin de llevar el déficit fiscal griego del equivalente del 13,6 por ciento del Producto Interno Bruto el año pasado, a apenas el 3 por ciento en el 2014.

Pero las inquietudes van mucho más allá, pues los observadores han señalado que la helénica no es la única economía altamente endeudada. Portugal, España, Italia, Irlanda e, incluso, Gran Bretaña están bajo observación, sobre todo después de que una calificadora de riesgo les bajara la nota a los bonos emitidos por los dos primeros. En el peor escenario, una moratoria de los pagos generaría una crisis sin precedentes por el tamaño de los recursos involucrados y por el hecho de que tanto los principales bancos como los fondos de pensiones europeos han invertido sumas millonarias en dichos títulos”.

Ayer, se aprobó una línea de crédito, que actuará como colchón y que podrá ser utilizada por cada miembro de la unión que lo requiera, que evite los coletazos y la incertidumbre que producen ciertas economías en estado grave, como la Española y la Portuguesa.

Lo que está claro es que el mundo no ha salido de la grave crisis producida por las burbujas inmobiliarias y por la banca de inversión, relamente nunca se ha hecho un replanteamiento de aspectos estructurales del sistema que definitivamente son injustos y no funcionan a pesar de la crísis. Será que el mundo seguirá pagando los excesos de unos pocos. Parece que continuaremos en esta tónica. Colombia ha sufrido efectos muy concretos, basta ver lo que pasó el jueves con las acciones de Ecopetrol y la subida del dólar. Está semana, sino se estabiliza los mercados, Estados Unidos, entrará a mediar directamente, el panorama está para alquilar balcón, esperaremos como se resuelve el problema.







1 comentario:

canticoprimaveral dijo...

Bueno, pero a hoy, ya Europa se pellizcó y creó el Fondo Común de 1.700 millones de Euros, para salvar la región; algo así como lo que pasó en USA. El asunto es que cada país tiene que cumplir con unas mcondiciones para acceder a su salvamento. Dentro de esas condiciones, va a sufrir la clase trabajadora, pues los que tienen el capital, no les pasará nada. Los que tienen más, les ayudarán a tener más. Mientras tanto, llos obreros y empleados verán reducir sus logros alcanzados.
Hay que escribir sobre cómo los obreros y los empleados, pueden volver a recuperar su estado anterior alcanzado antes de la crisis; y como pueden volver a empezar a recibir ciertas prerrogativas; que por ejemplo, en el gobierno de Uribe, para hablar de Colombia, las perdieron. Ejemplo: las horas extras desde las 18 a las 22 horas de cada día.