Google+ Followers

viernes, septiembre 18, 2009

SLAVOJ ŽIŽEK
Resulta necesario hacer un reconocimiento a este excelente pensador Europeo, cuyos escritos están por fuera del canon tradicional , pues se expresa a través de un integrado excepcional, que contempla en un solo precipitado Psicoanálisis de corte Lacaniano, filosofía del más alto calibre, Marxismo, explicitados con la interpretación de lo más selecto del cine de Hollywood, que constituye un icono indiscutible de la sociedad moderna. Se reivindica la filosofía como creación de conceptos y como instrumento de develación de la multiplicidad simbólica que nos oprime. En la red, en un artículo de infoamerica se sintetiza su pensamiento de manera magistral: describe el mundo sin sustancia de la sociedad postpolítica. La degradación de la realidad a través de soluciones de simulación, de la `virtualización’ o digitalización del espacio social y cultural. Una sociedad artificial, donde la administración de las cosas sustituye a la administración de las personas, regulada también artificialmente. Más allá de esa realidad virtual, demanda conocer la realidad de lo virtual.
Asistimos, advierte, a la ‘virtualización’ del vacío. A una seducción que nace de la dialéctica entre mercados y medios de comunicación, que desplaza la realidad y la sustituye por ensoñaciones paralizantes, por las que circulan los fantasmas y los miedos, pero también las utopías ilusionantes. Se induce y cultiva el victimismo –‘la máxima expresión narcisista de la postmodernidad’
- como un estadio de debilidad que permite el control a través de las redenciones de las utopías controladas". Sebastián Waingarten, en el prologo al libro “ A propósito de Lenin “ escribe: “lo que caracteriza la opuesta teórica del autor es la búsqueda rigurosa y casi obstinada de una forma de sostener los estándares básicos de ilustración: el ascenso a una verdad Universal, la fundación de un sujeto político, el deseo de la emancipación radical, dice adelante, “ no se trata de hacer oídos sordos a las críticas a la modernidad, de ignorar el legado y la lección de pensamiento que se remonta a Nietzsche-Heidegger y llega hasta Deleuze y Derrida: lo que Zizek realiza es más bien atravesar ese discurso, produciendo indicaciones y elementos que posibilitan el relevo de la utopía de las luces.” No es fácil leerlo, exige un esfuerzo, pero esta claro que el pensamiento Europeo recuperó en Zizek una mirada diferente, lucida y polémica. Por ejemplo, Cuando analiza el estado nación a través del conflicto del medio oriente escribe: Muchos teóricos políticos, desde Blaise Pascal a Emmanuel Kant a Joseph de Maistre, han elaborado sobre las formas en las que las naciones-estado han fabricado mitologías nacionales heroicas para sustituir y en definitiva borrar sus "crímenes fundacionales", es decir, la violencia política ilegítima necesaria para su creación. Con respecto a esta noción, es cierto lo que se ha dicho a menudo: El infortunio de Israel es que fue establecido como nación-estado un siglo demasiado tarde, bajo unas condiciones en las que tales "crímenes fundacionales" no son ya aceptables (y -la ironía definitiva-, ¡la influencia intelectual judía contribuyó al alza de esta inaceptabilidad!). ¿Por qué somos más "sensibles" hoy acerca de esta violencia? Precisamente porque, en nuestro universo global que se legitima con moralidad, los estados soberanos ya no están exentos de los juicios morales, sino que son tratados como agentes morales a ser castigados por sus crímenes, por tanto conteniéndose su soberanía. (Por supuesto, como ejemplifica la resistencia de EE.UU. al tribunal La Haya, los problemas de quién ejecutaría esta justicia y cómo será juzgado el propio juez permanecen)”. Estamos frente a un filósofo diferente, que invita a la lectura, alucinante, solo queda aconsejar su lectura.

No hay comentarios.: