Google+ Followers

jueves, agosto 31, 2006

LAS MEMORIAS DE CLINTON

No es fácil en estos tiempos asumir la lectura de un libro de 1142 paginas, pero existen ciertos textos, frente lo atribulado de los hechos en el mundo, que resultan necesarios, constituyen una luz para entender ciertas decisiones de la geopolítica, que nos cuesta comprender con ojos de simples mortales. El libro del expresidente Clinton, constituye una excelente mirada desde la óptica personal, de un estadista demócrata, pluralista, en contraposición a la derecha de estos tiempos, de la política Norteamericana, del mundo y de Latinoamérica. En la primera parte, los matices de una biografía personal absolutamente excepcional, del mundo familiar, sus estudios, la carrera llena de momentos deslumbrantes, la relación con Hilary, el ascenso a la carrera de la presidencia, son el primer bocado, contada con minucia y en un alarde de memoria absolutamente fascinantes. Queda claro, que muchos de los propósitos que cualquier persona asume en la vida, requieren de mucha voluntad, perseverancia, norte y además que un libro de esta textura entrega mucho más que tanto manual de autoayuda pésimo, ofrecido por el mercado editorial. La presidencia del presidente Clinton, queda perfectamente retratada, con lujo de detalles, análisis de mucha prefundida y en perspectiva a los días de hoy, con las tribulaciones políticas de un mundo cargado de intereses que no son fáciles de identificar dentro del marco de las noticias de primer plano y superficialidad a que nos acostumbra la prensa. En esta parte, la visión del expresidente de los lideres de la última mitad del siglo pasado, las paginas sobre el Nóbel y la impresión que le dejo lectura de cien años de soledad y el cuadro especifico de lo que le está sucediendo al mundo nos entregan una mirada muy diferente a la que esperamos de un líder Gringo. Con esta lectura, recordé algo así como las memorias económicas de los noventa narradas por Joseph Stigliz, en el libro los felices 90, que le permiten comprender muchas de las cosas que nos asaltan a los latinoamericanos, los peligros del TLC y comprender como el presidente de Norteamérica debe asumir las responsabilidades y decisiones de geopolítica que definitivamente atienden más a intereses que a otra cosa. En Colombia los expresidentes no escriben sus memorias, omisión que para nada contribuye a la comprensión de nuestro pasado, sería bueno que se volviera costumbre este ejercicio por el bien de la interpretación del país.

No hay comentarios.: