Google+ Followers

domingo, mayo 25, 2014

UN DÍA CRUCIAL PARA COLOMBIA


Parece de Perogrullo, cuando decimos con sorna que estas son las elecciones más trascendentales de la historia de los últimos 30 años, el estribillo pareciera ser el mismo y no lo es. Trataré de demostrar en este artículo por qué es cierto para este caso y como no corresponde a un infundía periodística. En primer lugar en este momento de la historia pareciera que se acabaron los encubrimientos, aquellas posiciones mentirosas, vestidos de rosa, cuando sólo existían espinas. Hay dos proyectos de estado; uno de corte fascista y otro democrático, el cual no cree en procedimientos espurios sobre el pretexto de acabar con el terrorismo, democrático propone reformas desde la ley y la democracia. Aun así la situación no es tan sencilla, su lectura no se puede hacer en blanco y negro, requiere de más contexto para entenderla a cabalidad.  La óptica va mucho más y constituye la síntesis de un país que se alimentado perversamente de la violencia. Esta se volvió un negocio para todo el mundo: Para el estado, que aprueba impuestos, presupuestos y trae grandes capitales para enfrentarla y por ahí la clase política roba y muerde tajadas inmensas; el del ejército que maneja la gran mayoría de estos recursos; de la guerrilla que se apropió del negocio y las rutas del narcotráfico; de los grandes vendedores de armas quienes supieron acomodarse perfectamente en medio de nuestro conflicto; de los países que manejan la venta de arma y me cansaría de nombrar el número infinito de . Es la historia de una clase política perversa  que nunca ha cedido en el manejo del poder y lo usufructúa perversamente. Desde la gran reforma de la gran López Pumarejo del 36 del siglo pasado que le llegó muy tarde al país, y la cual nos incluyó por fin en la modernidad, en esta se incorporaron las leyes necesarias para enfrentar la marginalidad, la apertura y reconocimiento a sectores hasta la fecha excluidos, estas contemplaron desde: Los principios de la reforma agraria, la legalización de los sindicatos, la función social de la propiedad, la creación de la ciudadela universitaria en la universidad nacional y el fortalecimiento de la universidad pública.  Qué paso después a lo largo del siglo: Reformas de este tipo y Contrarreformas a granel que,  comenzaron a falsear lo poco que  se ha avanzaba en materia social, es una costumbre de aquellos enquistados en el poder, como siempre ha pasado en nuestra atribulada república, venimos falseándonos desde que nacimos soberanos después de abandonar la madre patria, así lo hizo la hegemonía conservadora en 30 años de poder a principios del siglo XX y en general la clase política.  Colombia nunca ha tenido un presidente popular por ejemplo. La excepción fue Marco Fidel Suarez un hombre humilde de Bello Antioquía,  conservador, que gobernó en medio de la burguesía camandulera de su partido  y el cual terminó traicionado de la peor forma gracias a la envidia de sus copartidarios.
Los sucesos han sido desafortunados desde la mal llamada violencia del siglo pasado y mucha sangre ha corrido en nuestros suelos, los hechos desafortunados de la historia se han venido en cascada: La caída del 2do gobierno de López Pumarejo; la muerte de Gaitán; la cruel violencia de los 50 y 60 que termino con población inerme;  el gobierno violento de Laureano Gómez; la dictadura del Doctor Rojas; el desahucio de sectores políticos claves de izquierda en el frente nacional y el nacimiento de los movimientos guerrilleros, pacto oprobioso donde se repartió el país en el peor saqueo por parte de las dos colectividades tradicionales; el recrudecimiento de la violencia en los años 60 y 70 el incremento de la violencia con la consolidación del narcotráfico de los 70, con grandes masacres perpetradas por la mafia, lo que produjo más de 200 hombres importantes asesinados impunemente incluyendo candidatos a la presidencia, verdaderas reservas morales e inteligencias excepcionales, fuera de miles de muertes violentas  y masacres, que suman hoy más de 6 millones de víctimas y por última el proceso lento  de putrefacción de la sociedad que se acostumbró a pescar en estos ríos revueltos y esta completamente permeada por la corrupción.

Colombia en estas circunstancias entró en un punto clave de su historia y le llegó la hora de definir cuál es la salida de estado a semejante galimatías que nos mantiene en el peor conflicto social cabalgándolo en los hombros en nuestra cotidianidad sin que nada cambie. Ahí estas los dos caminos de solución y el electorado deberá escoger cual es el ideal para salir de semejante encrucijada. No es poco lo que estamos decidiendo.  Está en juego el futuro del país. Como puede verse, lo que decidimos es de suma importancia. Esperamos que el ejercicio del sufragio se desarrolle dentro de la paz que amerita y que Colombia decida en sana lid.  




No hay comentarios.: