Google+ Followers

lunes, diciembre 10, 2012

LAS PROFECÍAS SOBRE EL FIN DEL MUNDO


Este tema recurrente en las mitologías euro-asiáticas, las narraciones fantásticas, las grandes religiones, en los mitos indígenas y de la mano de charlatanes y falsos profetas, cíclicamente asusta a sirios y troyanos en el mundo desde tiempos remotos. Es un hecho que algún día desaparecerá el planeta, pero posiblemente no la raza humana, como está la ciencia humana hoy en día, esto es una garantía.

El hombre siempre ha buscado infructuosamente la eternidad, sólo la ha ganado a través de sus logros y obras, más no para su vida, que es efímera y frágil por naturaleza. Dracula en la literatura, hasta el mismísimo diablo a buscado la eternidad.  Cada Faraón Egipcio lo hizo como política de estado. Mefistófeles se le aparece al Dr. Fausto, un viejo científico, cansado de la vida y frustrado por no llegar a poseer los conocimientos tan amplios que desearía tener, que decide entregarle a este diablo su alma a cambio de alcanzar la cumbre de la sabiduría, ser rejuvenecido y obtener el amor de una bella doncella.   Esto ha hecho que la eternidad haya sido remplazada por mitologías y creencias sin fundamento científico y solo terminan teniendo un valor estético.  

Las profecías del apocalipsis son muchas. Por estos días la de los mayas está de moda por la fecha del 21 de diciembre del presente año,  día fatal según la misma. Hoy tiene a un mundo de fanáticos en veremos, infartados.

National Geographic público las diez profecías fallidas sobre el fin del mundo. Desde el incendió de Londres, la aparición del cometa Halley, el descongelamiento de los polos, hasta el regreso de Jesús a la tierra, quien acabará hasta con el nido de la perra, como decías mis ancestros, lógicamente antes salvará a los hombres de fe. No las enumero todas, porque no vale la pena, pero el corte es del mismo talante. Esperemos que la de este mes no se cumpla y entre a engrosar la lista del canal científico.

Los mayas fueron una civilización espléndida, brillante y asombrosa, que reinó durante más de 17 siglos sobre la zona mesoamericana, dejándonos su calendario maya y sus famosas interpretaciones sobre las profecías del 21 de diciembre del 2012.

El calendario maya de la cuenta larga establece como punto de comienzo el 13 de agosto del 3114 a .C. y finaliza el 21 diciembre del 2012, un total de 5125 años, en los cuales los mayas establecen un periodo de un mundo, después de este periodo nuestro planeta Tierra y los seres humanos cambiaran radicalmente.

Un grupo de personas defiende la idea de un cambio de mentalidad hacia nosotros mismos y la tierra, conectaremos con una conciencia única y comprenderemos que todo el universo es uno y que cada ser vivo forma parte de esa única entidad.

Otros grupos de personas defiende que los mayas nos indicaron el momento en el cual el Sol se situará sobre el centro de nuestra galaxia, una vez el sol se encuentre colocado recibirá una gigantes onda energética del centro de la galaxia que activará el astro rey, produciendo grandes radiaciones solares a nuestro planeta, así como terremotos, cambios climáticos, la inversión de los polos, el fin del mundo. Los mayas se refieren a mundos como grandes cambios que ha sufrido el planeta tierra, definiendo que actualmente estamos viviendo el Cuarto Mundo. El calendario de la cuenta larga de los mayas establece como origen de este mundo el 13 de agosto del 3114 a .C. al cual si le sumamos los 1.872.000 días que los mayas establecen como duración de un mundo, la fecha resultante es el 21 de diciembre del 2012.

No me preocupa si la profecia se cumple o no, quiero hacer enfasis en la histeria colectiva que suscita  y el miedo que siempre nos produce nuestra propia muerte,  por supuesto tambien el fin de la humanidad que para el caso, sus resultados son similares.  Sobra decir que nuestra existencia transcurre en una constante lucha entre la vida y la muerte. Freud planteó desde el psicoanálisis que esa lucha se libra entre la pulsión de vida (Eros) y la de muerte (Tánatos). “Hay una fuerza que nos empuja hacia la vida, la supervivencia, el amor, el deseo. La otra, que es una fuerza similar, nos impulsa al sufrimiento, al dolor, a autodestruirnos, se trata de la pulsión de muerte”.

Mis hijos han estado bromeando con el tema,  en el fondo se les nota un respeto y una reverencia con el mismo, con un miedo que no expresan, se lo guardan, denotan una  vulnerabilidad producto de la edad,  donde el amor por la vida es inconmensurable.  Este sentimiento es el que aprovechan los charlatanes y uno que otro pastor de iglesia. Esperaremos la fecha con impaciencia y ojala la profecia no se cumpla para bien de ellos y de todos en últimas.



                              






No hay comentarios.: