Google+ Followers

domingo, octubre 06, 2013

EL TALANTE XENOFOBO DE EUROPA


La tragedia ocurrida en Italia donde murieron ahogados más de doscientos emigrantes africanos demuestra la incapacidad de Europa para asimilar una política coherente con la condición humanística acorde con su formación histórica, de la cual alguna vez se sintieron orgullosos, pero que parece no aplicar cuando se trata de reconocer a los otros, esa parte de la humanidad que los apena y de la cual no se siente parte, inclusive rechazan y han pretendido eliminar. Este es un planeta cargado de inequidades e injusticias, que vive manipulado por élites indiferentes, frías y ensimismadas en un consumo galopante, sin sentido, mientras media humanidad se muere de sed y hambre a sus pies.
Del griego xenos −ajeno, extraño, extranjero− y fobos −miedo, fobia, aversión, Al rechazo y/o discriminación del que viene de fuera del grupo de pertenencia. “Esencialmente del grupo de pertenencia nacional o nación lo llamamos xenofobia. Una de las formas más frecuentes de xenofobia es aquella que se hace en función de la raza, y le llamamos racismo”. El fenómeno de Europa es mucho más complejo. A sus atavismos históricos se suma la incapacidad para solucionar sus propios problemas, la radicalización de  nacionalismos anacrónicos y una crisis económica que no han podido superar y que ha servido para revivir antiguas radicalizaciones.  Como si fuera poco hay una proliferación y afianzamiento de grupos de derecha muy sólidos, quienes han ganado mucha fuerza y expansión en los parlamentos nacionales y en las instituciones de la unión europea.
España tiene responsabilidades históricas al respecto. Pierre Vilar en su célebre historia de España escribía “Tenemos el triste privilegio de comenzar en nuestro país con el antisemitismo moderno que va paralelo al surgimiento de los Estados Nación, como ya señaló Hannah Arendt en su -Historia del Totalitarismo-. Durante los siglos XIV y XV "la influencia de los judíos en las altas esferas, y el trabajo más humilde de los artesanos y campesinos moros al servicio de los nobles cristianos, excitan la envidia de las clases populares de estirpe cristiana””. El orgullo de origen, de , compensa en los vencedores de la Reconquista el temor de la superioridad material, demasiado sensible, del vencido[iv]". “De esta manera, la política de la España desde los Reyes Católicos hasta el emperador Carlos V, al expulsar y perseguir a los intelectuales (los judíos) y a los trabajadores (los moros) se quedó poblada por los brutos, de quienes descendemos en nuestra peor parte. Tras las matanzas de judíos del siglo XIV, acusados, entre otras cosas, de provocar la peste, la ortodoxia católica iba a vertebrar la línea de depuración de judíos, mozárabes y mudéjares, con la creación de su brazo armado, la Inquisición o Santo Oficio, en 1478, llegándose al decreto de expulsión de los judíos en 1492 por los Reyes Católicos. Era éste el surgimiento del país más reaccionario, conservador y arcaico de todo el continente europeo, líder de la Contrareforma y anclado en medievalismos que perduran, aún insuperados, siendo una de sus últimas grandes manifestaciones la dictadura del sublevado general Franco. Decir que pese a todo pudo haber brotes de creatividad y mestizaje es una verdad que no ayuda mucho. Lo mejor de los habitantes de la Península Ibérica, sus legados árabe y judío, junto al greco-romano y a su diversidad lingüístico-cultural, no desaparecieron nunca, cierto, pero tampoco nunca han dejado de ser perseguidos por fuerzas reaccionarias antagónicas que han procurado, sin cesar, su erradicación”.

Cada país, carga con un peso histórico similar. Francia, Alemania por  su puesto y lo más emblemático de la unión que son los países del norte. Es difícil esperar de la gente del común una actitud diferente cuando las propias autoridades y las elites incentivan un odio hacía el extranjero pese a que, siempre han vivido del mismo o a través de saqueo y la explotación o de la manipulación, algo deberían empezar a pagar a favor de los pueblos del mal llamado tercer mundo.














No hay comentarios.: