Google+ Followers

sábado, julio 08, 2017

CIENCIA Y PSICOANALSIS

El psicoanálisis sigue siendo un instrumento valioso para entender la naturaleza humana. La neurociencia y el conductismo pretenden negarle cualquier importancia, pareciera que un  prozac suele ser más efectivo que entender nuestras disfunciones y negaciones desde lo que nos ha pasado en la vida, a partir del revelamiento de los miedos, negaciones y emociones con lo que hemos construido eso que llamamos personalidad, que no es otra cosa que el piloto automático con que manejamos la vida. “El modelo de ciencia que la psicología académica ha adoptado y se atiene casi exclusivamente a criterios empírico-experimentales. Desde este bastión se ha tratado de derruir el saber psicoanalítico, arrojándolo a la cárcel de las pseudociencias o de los mitos”[1].  Con el descubrimiento del inconsciente, aporte invaluable, se demostró que el hombre no es siempre dueño de sus pensamientos, de ciertos actos y pulsiones, Lacan lo expresa con más lucidez: “ Pero si la verdad del sujeto, aun cuando se halla en la posición de amo, no está en lo mismo, como lo demuestra el análisis, en un objeto por naturaleza velado, hacer surgir ese objeto es, propiamente, el elemento del cómico puro”.  Estanislao Zuleta un gran pensado Colombiano, quien dicto unas conferencias muy lúcidas sobe el psicoanálisis escribió: “En psicoanálisis dependemos mucho de las posiciones, las dificultades  y de los errores de Freud”.  De hecho la discusión se refiere al estatuto científico, “al estudio de hechos de carácter objetivo y propiciar explicaciones de tipo causalista, o, al menos, funcionalista, basadas en presuntas leyes reguladoras de carácter general”. Expresa Zuleta al respecto: “No quiero decir con esto, que no haya allí el acontecimiento mayor del pensamiento humano, en el último siglo, sino que su forma de desarrollo  no ha llegado ni probablemente vaya a llegar-algunos dicen que tampoco se propone-a una formulación propiamente cinetífica, en el sentido que le damos en el caso de la Química o la físicia”[2].  Aclara en todo caso: “ Este tipo de doctrinas , como casi todas las ciencias que tienen por objeto al hombre, las relaciones humanas, la psicología ( En el caso del psiquismo y la conducta) tienen el problema  que las resistencia par acceder a esta clase de saber, son muy diferentes a las que se pueden producir, por ejemplo, para estudiar geometría,  porque para ello se pone en cuestión precisamente todo lo que uno creía”. Ciencia entonces que sólo se puede aprender con el sufrimiento.  E l aprendizaje del psicoanálisis no es independiente de un proceso en que uno se pone en cuestión.
Pero la discusión con la ciencia no se resuelve, tal vez nunca satisfaga al positivismo exacerbado. Ciencia positiva-versus psicoanálisis. “En cuanto a las reformulaciones empiristas, la gran falla de sus defensores fue el dejar al psicoanálisis sin su alma, sin su esencia, pues tales propuestas derruían totalmente el soporte metapsicológico, su núcleo fundamental. A partir de la década de los sesenta del pasado siglo, sin embargo, se ha venido intentando una nueva forma de justificar el psicoanálisis, encuadrándolo dentro de las denominadas ciencias histórico- hermenéuticas, lo que ha permitido recuperar sus principales señas de identidad. Pero para que ello sea posible es preciso abandonar una serie de apriorismos, como el de concebir la realidad, campo de estudio de toda ciencia, como un conjunto exclusivamente formado por hechos objetivos u objetivables, incluyendo en tal realidad lo subjetivo, de imposible objetivación a través de los métodos científicos habituales”[3]. Aun así hay algo contundente, el psicoanálisis sigue siendo un método, una terapia y un instrumento excepcional para entender la naturaleza humana en sus más profundas contradicciones, en ese mundo intrincado de la subjetividad que no logramos dilucidar a cabalidad.  El determinismo, el sentido, la lengua, los actos, comienzan a ser derroteros con los cuales nos iremos entendiendo mejor después de Freud, de hecho el convirtió estos términos en verdaderos paradigmas. El cine para mi es quien mejor ha ejemplificado los aportes del psicoanálisis como instrumento de comprensión de la naturaleza humana, de su psiquis.  Miremos apenas uno de sus aciertos. En el sueño somos espectadores y no amos, al descubrir  que los sueños son lenguaje, el lenguaje es anterior a la comunicación; el sueño no se sueña para contarlo, ni se rige por las leyes del lenguaje, aunque a través el mismo llegamos a lo esencial, aquello que se nos oculta. Esto quiere decir que los procesos de interpretación de la conducta humana desde el psicoanálisis constituyen una verdadera revolución, que tampoco ha podido refutarse.  Las micropatologias estudiadas en “Psicopatologia de la vida cotidiana” constituyen un aporte de suma importancia para la psiquis, estos son el conjunto de acontecimientos que parecen inexplicables pero que guardan algún sentido, están ahí por alguna razón, los olvidos, para hablar solo de un tópico. El determinismo significa que nada en la vida resulta espontaneo, libre, más bien corresponde a razones que no siempre conocemos.
Basta ver ahora todos los cambios que como un tsunami le llegan al hombre contemporáneo,  desde la aceptación y comprensión de conductas que antes eran reprimidas y no comprendidas, como el homosexualismo, la posición y el nuevo rol de la mujer en la sociedad contemporánea, la sexualidad con todas sus variantes, la expresión humana en toda su dimensión, hechos que aun no están totalmente asimilados y que generan tensiones que son difíciles de comprender, dilucidar e interpretar desde la perspectiva de la subjetividad humana. Creo que nunca antes se hace necesario tanto del psicoanálisis.  La discusión tal vez sea interminable, pero ahí está para expertos y profanos como el suscrito

















[1] EL PSICOANÁLISIS ¿QUÉ TIPO DE CIENCIA ES?. Antonio Sánchez-Barranco Ruiz, Pablo Sánchez-Barranco Vallejo, Fernando Sánchez-
Barranco Vallejo
[2] Estanislao Zuleta. El pensamiento psicoanalisitico. Hombre nuevo Editores.
[3] [3] EL PSICOANÁLISIS ¿QUÉ TIPO DE CIENCIA ES?. Antonio Sánchez-Barranco Ruiz, Pablo Sánchez-Barranco Vallejo, Fernando Sánchez-
Barranco Vallejo

No hay comentarios.: